TENSIÓN EN LA ZONA

Pelosi, durante su polémica visita: "No abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán"

Aviones militares chinos cruzan el estrecho de Taiwán a medida que el avión de Pelosi se aproximaba a la isla; la Casa Blanca afirma que no hay ninguna violación con la visita

Pelosi Taiwan

La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, se reunió con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, y proclamó que Estados Unidos "no abandonará a Taiwán", isla que describió como un "ejemplo" para el mundo. La funcionaria aseguró que la "solidad estadounidense con Taiwán es crucial" y que la determinación de su país por "proteger la democracia taiwanesa y en el resto del mundo" permanece "inalterada".

Por su parte, la presidenta taiwanesa, que condecoró a Pelosi con la Orden de las Nubes Propicias por su "apoyo" al territorio, mostró su esperanza de que Taiwán y EEUU "continúen su apoyo mutuo" para hacer que "la democracia brille de nuevo", a la vez que agradeció a Pelosi sus "acciones concretas de apoyo a Taiwán en un momento crítico".

Tsai subrayó el compromiso de Taiwán con "mantener la paz y la seguridad en el Estrecho de Taiwán" y declaró que su Administración convertirá a la isla en "una fuerza estabilizadora clave" a la hora de "garantizar el desarrollo estable del comercio global y de las cadenas de suministro".

La presidenta explicó que la invasión rusa de Ucrania, a donde Pelosi también viajó el pasado mayo, ha hecho que la seguridad en el Estrecho de Taiwán "haya recibido atención mundial".

El Acta de Relaciones de Taiwán de 1979 no garantiza que Estados Unidos vaya a intervenir militarmente si la República Popular China ataca a la isla, pero tampoco lo descarta.

Durante la mañana, Pelosi visitó además la Cámara de Representantes de la isla, donde se reunió con el vicepresidente de la institución, Tsai Chi-chang, y mantuvo un encuentro con miembros de partidos políticos representados en el Legislativo, entre ellos el gobernante Partido Progresista Democrático (PPD) y el opositor Kuomintang.

Durante su visita a la Cámara, Pelosi señaló las "grandes oportunidades de cooperación económica" entre su país y Taiwán.

Está previsto que la funcionaria, cuyo viaje Pekín calificó como "traición deplorable" por parte de EEUU, abandone Taiwán en la tarde del miércoles para reanudar su gira por Asia con paradas en Corea del Sur y Japón tras las realizadas desde el lunes en Singapur y Malasia.

Pelosi aterriza en Taiwán

El avión que transporta a la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU aterrizó esta noche a las 22.43 hora local (14.43 GMT) en el aeropuerto Songshan de Taipéi. Ni la funcionaria ni el Gobierno de Taiwán habían confirmado si la gira que Pelosi lleva a cabo por Asia incluiría una visita a Taiwán, posibilidad adelantada por medios estadounidenses y taiwaneses.  Aviones militares chinos SU-35 están cruzando el estrecho de Taiwán, informaron medios estatales del país asiático.

A su llegada, tras un viaje de siete horas que comenzó en Kuala Lumpur (Malasia) y en el que esquivó el Mar de China Meridional y sobrevoló Indonesia y Filipinas, Pelosi fue recibida por el ministro de Asuntos Exteriores de la isla, Joseph Wu Chao-hsieh y por la directora del Instituto Estadounidense de Taiwán, Sandra Oudkirk.

Pelosi declaró en su cuenta de Twitter minutos después de aterrizar que su visita "honra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con el apoyo a la vibrante democracia taiwanesa".

La funcionaria añadió que su viaje "no contradice las políticas mantenidas desde hace un largo tiempo por Estados Unidos" y que su país "se opone a esfuerzos unilaterales para alterar el statu quo".

Ni Pelosi ni el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán habían confirmado si la gira que la funcionaria lleva a cabo por Asia incluiría una visita a Taiwán, posibilidad adelantada por medios estadounidenses y taiwaneses.

Se trata de la primera visita de un presidente de la Cámara de Representante de EEUU a Taiwán desde 1997, cuando el republicano Newt Gingrich visitó la isla.

"Bienvenida a Taiwán"

En la noche del martes, poco antes de que aterrizara el avión de Pelosi, el rascacielos más alto de Taipéi, el Taipei 101, se iluminó con mensajes dirigidos a la funcionaria estadounidense como "Bienvenida a Taiwán", "Gracias a nuestro amigo democrático", "La amistad entre Estados Unidos y Taiwán siempre será firme" y "Protejamos juntos el orden internacional".

Por su parte, legisladores de la isla expresaron su bienvenida a la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU: "La visita aumentará la fe de Taiwán en el compromiso de Estados Unidos con su seguridad", declaró Lo Chih-cheng, del gobernante Partido Progresista Democrático (PPD) y citado en medios locales.

Su compañero de partido Wang Ting-yu dijo que la presencia de Pelosi en la isla "probará que la alianza entre Estados Unidos y Taiwán puede soportar la presión por parte de China" y vaticinó que una posible intimidación militar por parte de Pekín demostrará su naturaleza "pendenciera" frente a la comunidad internacional.

Maniobras militares chinas en el estrecho

Poco antes de la llegada de Pelosi a Taiwán, medios estatales chinos informaron del cruce del estrecho de Taiwán por aviones militares chinos SU-35, sin que de momento se hayan facilitado más detalles al respecto.

Este martes, la Cancillería china aseguró que es "difícil imaginar una acción más temeraria y provocadora" por parte de Estados Unidos que esta visita, sobre la cual el Ejército chino ya advirtió recientemente de que no se "quedaría de brazos cruzados".

China reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

La Casa Blanca sale al paso

La Casa Blanca aseguró este martes que "no hay ninguna violación o problemas de soberanía" con la visita de la presidenta de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán.

El coordinador de Comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, dijo en una entrevista con la cadena de televisión CNN que su país no apoya la independencia de Taiwán y que la visita de Pelosi únicamente "reafirma la política de una sola China", defendida por Pekín.