GUERRA DE UCRANIA

Nuevo ataque con misiles contra una zona residencial en Zaporiyia

El bombardeo habría afectado a un edificio con doce apartamentos en el que vivían 59 personas

Nuevo bombardeo en Zaporiyia

EUROPA PRESSNuevo bombardeo en Zaporiyia

Las tropas rusas volvieron a atacar Zaporiyia con misiles, después de que un primer ataque este jueves por la mañana en esta ciudad en el sur de Ucrania dejara al menos tres muertos y doce heridos, informaron las autoridades ucranianas.

"Atención. Otro ataque con misiles del enemigo", advirtió el jefe de la administración militar regional de Zaporiyia, Oleksandr Staruj, en un breve mensaje en Twitter, recogido por las agencias ucranianas Ukrinform y Unian, en el que llama a la población a ponerse a cubierto.

También Anatoly Kurtev, secretario del ayuntamiento de Zaporiyia, escribió en Telegram que los "malditos" rusos "no dejarán en paz la ciudad" al informar de que "el enemigo ha vuelto a atacar infraestructuras".

Recomendó asimismo a la población tener cuidado y permanecer "en lugares seguros".

En el primer bombardeo esta madrugada en Zaporiyia murieron dos mujeres y ocho personas tuvieron que ser hospitalizadas; muchos otros afectados por el ataque pudieron ser rescatados, entre ellos una niña de tres años, precisó la agencia Unian.

En este primer ataque, el ejército ruso disparó siete cohetes contra edificios residenciales y, como resultado del ataque, dos inmuebles de varios pisos quedaron destruidos.

El bombardeo afectó a un edificio con doce apartamentos en el que vivían 59 personas.

Zaporiyia y la central nuclear

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó el miércoles un decreto en el que ordena al Gobierno que se apropie de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la mayor de Europa, bajo control del Ejército ruso desde marzo.

La planta y las instalaciones adyacentes necesarias para su funcionamiento deben ser de propiedad estatal, señala el decreto presidencial.

Para ello, el Gobierno deberá crear una empresa que se encargue de garantizar la seguridad de las instalaciones, objeto de ataques durante los últimos dos meses de los que se acusan ambos bandos.

Precisamente, por ese motivo, los reactores de la planta fueron apagados el pasado 11 de septiembre, lo que volvió a disparar las alarmas del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).