GUERRA EN UCRANIA

Dos misiles rusos matan a dos personas en Polonia cerca de la frontera con Ucrania, los primeros que caen en territorio OTAN

El Gobierno polaco pone en alerta a sus tropas, el Pentágono “no puede confirmar” que se trate de cohetes rusos y Moscú acusa a Varsovia de "provocación"

Restos de un misil en Ucrania

EUROPA PRESSRestos de un misil en Ucrania

Al menos dos personas han muerto en Polonia, concretamente en la localidad de Przewodow, en la provincia de Lublin, cerca de la frontera con Ucrania, tras el posible impacto de dos misiles perdidos rusos, según ha adelantado la emisora local Radio ZET y ha confirmado EEUU. Se trataría de la primera vez desde el inicio de la invasión de Ucrania hace ya mas de ocho meses que misiles rusos impactan en territorio OTAN.

La emisora de radio polaca ZET informó esta tarde de que dos misiles rusos impactaron en un granero en Przewodów y causaron la muerte de dos civiles. La policía y el Ejército están presentes ya en el lugar de los hechos, según dicho medio, que agregó que los bomberos han confirmado que se han registrado explosiones en esa localidad.

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, convocó de urgencia a la Comisión de Seguridad Nacional de Polonia, aunque no ha confirmado si el origen de las explosiones se debe a dos misiles rusos perdidos.

Tras la reunión del Consejo de Seguridad Nacional, el portavoz del Gobierno polaco, Piotr Müller, ha indicado que el Gobierno está investigando la explosión sin confirmar que se trate de misiles rusos. "Por la sensibilidad de la situación, haremos un seguimiento muy de cerca", ha afirmado.

Por ahora, el país ha anunciado que aumenta la alerta y la preparación para el combate de sus fuerzas armadas y otros servicios uniformados. El director de la Oficina de Seguridad Nacional, Jacek Siewiera, ha indicado que el presidente polaco, Andrzej Duda, ha hablado con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y que él mismo está en contacto "permanente" con el consejero de seguridad nacional de EEUU, Jake Sullivan, y otros socios. "Estamos investigando si hay motivos para activar el artículo 4 del tratado de la OTAN".

El artículo 4 del tratado afirma que los 30 estados miembros de la Alianza abrirán consultas cuando "a juicio de cualquiera de ellas, la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las Partes fuese amenazada". Por ahora, Varsovia no considera el incidente un "ataque armado", que implicaría la activación del artículo 5 del tratado.

La OTAN se mantiene en estrecha coordinación con Polonia para investigar el impacto de misiles en su territorio. Un portavoz de la Alianza ha confirmado a Europa Press que la organización está siguiendo la situación y está estudiando las informaciones que llegan desde Polonia, en estrecha coordinación con Varsovia.

Países vecinos de Rusia como Letonia, Lituania y Estonia han apuntado a Moscú por el incidente en la localidad fronteriza y han señalado que el territorio OTAN debe ser defendido de ataques externos. El primer ministro checo, Petr Fiala, ha indicado que si Polonia confirma que han sido misiles rusos, "será una nueva escalada por parte de Rusia".

Washington, cauto y Rusia habla de "provocación"

El Pentágono se mostró este martes cauto sobre las posibles consecuencias de un supuesto ataque ruso en Polonia, que por el momento no ha podido confirmar.

El portavoz del Departamento de Defensa de EEUU, el general de brigada Pat Ryder, indicó en una rueda de prensa que su país está evaluando esas informaciones aparecidas en medios de comunicación. "No tengo ningún dato que corrobore que ha habido un bombardeo con misiles" en suelo polaco, apuntó Ryder.

En respuesta a una pregunta sobre cuál sería la reacción de EEUU de confirmarse el ataque contra Polonia, que es miembro de la OTAN, el portavoz no quiso especular sobre hipótesis, pero remarcó los "compromisos de seguridad" de su país y con el Artículo V de la Alianza Atlántica, de defensa colectiva. "Hemos dejado más que claro que defenderemos cada centímetro del territorio de la OTAN", avisó.

Ryder destacó que actualmente hay decenas de miles de soldados rusos en Ucrania, muchos de los cuales han sido movilizados por Moscú recientemente. "Hemos visto un incremento de esas fuerzas que están siendo mandadas a los frentes de guerra como reemplazo", explicó.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia ha tildado de "provocación deliberada" las acusaciones sobre su implicación en el impacto de misiles en la localidad de Przewodow. "Las declaraciones de los medios y funcionarios polacos sobre el impacto de misiles rusos en el área de Przewodow es una provocación deliberada", ha denunciado la cartera de Defensa rusa, según informa la agencia TASS.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha hecho un llamamiento a la "acción" como respuesta al "ataque con misiles rusos" sobre Polonia, territorio de la Alianza Atlántica, y que pone en alerta a "la seguridad colectiva". El mandatario ucraniano ha advertido de que el impacto de misiles sobre Polonia supone una "escalada realmente significativa", según recoge un comunicado de la Presidencia.

Casi 100 misiles

Rusia efectuó hoy el ataque aéreo más masivo contra la infraestructura energética de Ucrania desde el inicio de la guerra con el lanzamiento de más de 90 misiles, y lo hizo en plena cumbre del G-20 en Bali y tras la humillante retirada de su Ejército del norte de la región de Jersón.

Las alarmas comenzaron a sonar en las regiones de Kiev, Leópolis, Chernígov, Vinnytsia, Cherkasy, Poltava, Sumi, Járkov, Zhitómir, Dnipropetrovsk, Volinia, Jmelnitsky y Kirovogrado.

Según el portavoz de la Fuerza Aérea, Yuriy Ignat, Rusia lanzó más de 90 misiles desde el mar Caspio y la región de Rostov, además de unos diez drones kamikaze Shahed iraníes.

El número de misiles supera los 80 que Rusia disparó en el primer ataque masivo el 10 de octubre contra la red eléctrica en represalia por el ataque contra el puente de Crimea.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, recalcó en un vídeo que también hoy la mayoría de los misiles iban dirigidos contra la infraestructura energética. "Está claro lo que quiere el enemigo. No logrará su objetivo", subrayó. "Repararemos todo, sobreviviremos a todo", prometió.

El ministro de Energía, Herman Halushchenko, aseguró que "este es el bombardeo más masivo contra el sistema energético desde el comienzo de la guerra", el pasado 24 de febrero.

El subjefe de gabinete de la Presidencia ucraniana, Kyrylo Tymoshenko, indicó que la mayoría de los impactos se registraron en el centro y norte de Ucrania.

Pese a que las defensas antiaéreas derribaron 73 misiles, según Ignat, 15 infraestructuras energéticas resultaron dañadas.

"La situación es crítica", afirmó Tymoshenko, quien explicó que más de 7 millones de consumidores están sin luz. El operador del sistema de transmisión de electricidad, Ukrenergo, se vio obligado a realizar apagones de emergencia para equilibrar la red.

En la capital, la mitad de los consumidores están sin luz. Tres edificios residenciales en el céntrico distrito de Pechersk fueron alcanzados por misiles, dijo el alcalde de Kiev, Vitali Klitschkó, quien indicó que al menos una persona ha muerto en el ataque.

El alcalde de Leópolis, Andriy Sadovyi, precisó que el 80 % de la ciudad se ha quedado sin electricidad y tampoco hay agua caliente.

"Hay cortes de energía" también en Járkov, confirmó el gobernador de esa región nororiental, Oleg Synegubov.

"¿Alguien piensa seriamente que el Kremlin realmente quiere la paz? Quiere obediencia. Pero al final del día, los terroristas siempre pierden", tuiteó el jefe de gabinete presidencial, Andriy Yermak, quien consideró que el ataque ruso responde al "poderoso discurso del presidente" en el G-20.

El asesor de la Presidencia, Mykhailo Podolyak, subrayó que el bombardeo en plena cumbre supone "la humillación de Rusia a todos los líderes que apoyaron la idea del 'diálogo' con el agresor".

Zelenski avisó durante su discurso telemático ante sus homólogos reunidos en Bali que nadie debe pedir a su país que acepte compromisos sobre su soberanía, territorio e independencia.

De la misma manera, Ucrania no aceptará un Acuerdo de "Minsk-3" que "Rusia violaría inmediatamente" como hizo con los dos anteriores sobre el cese de hostilidades en el Donbás que se firmaron en la capital bielorrusa en 2014 y 2015, dijo.
"Para liberar toda nuestra tierra de los rusos, todavía tendremos que luchar un poco más", señaló.

El decálogo de Zelesnki

El mandatario presentó no obstante un decálogo para la paz que se basa en seguridad radiológica y nuclear, seguridad alimentaria y energética, la liberación de presos y deportados, implementación de la Carta de la ONU, restauración de la integridad territorial de Ucrania y restablecimiento del orden mundial.

Asimismo, exige la retirada de las tropas rusas y el cese de las hostilidades, la restauración de la justicia, la protección inmediata del medio ambiente, la prevención de la escalada con garantías de seguridad eficaces para Ucrania y la confirmación del fin de la guerra por escrito.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, que sustituyó al presidente Vladímir Putin en la cumbre del G-20 y que se marchó hoy de Indonesia antes de que acabe el encuentro, calificó de "irreales e inadecuadas" las propuestas de Zelenski.

La lucha continúa

Mientras, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que "los objetivos de la Federación de Rusia serán alcanzados a través de su operación militar especial" como denomina Moscú la guerra en Ucrania.

"Lucharemos mientras tengamos la fuerza para hacerlo", le respondió el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zaluzhnyi, lo que incluye la liberación de la margen izquierda del río Dniéper en Jersón y todo el Donbás.

La administración prorrusa de Nueva Kajovka, situada la ribera izquierda por de pronto ya abandonó hoy esa ciudad ante los intensos bombardeos del Ejército ucraniano.

Según la portavoz del Mando Sur de Ucrania, Nataliya Gumenyuk, las tropas rusas han tenido que retroceder entre 15 y 20 kilómetros en la margen izquierda del Dniéper.