Crisis migratoria

Meloni acusa al mecanismo europeo Frontex del naufragio de Calabria

La primera ministra italiana asegura que Italia no pudo hacer nada para salvar la vida de los 60 migrantes muertos frente a la costa calabresa

La primera ministra de Italia, Giorgia Meloni

EUROPA PRESSLa primera ministra de Italia, Giorgia Meloni

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, se ha defendido de la criticas tras la muerte de más de 60 migrantes frente a las costas de Calabria, en el sur del país, alegando que la agencia europea de fronteras, Frontex, no advirtió al Gobierno de Italia de ninguna emergencia y que las autoridades italianas no pudieron hacer nada.

"No hemos sido avisados de que esta embarcación corría el peligro de naufragar. La ruta no está cubierta por las ONG y, por tanto, las disposiciones de nuestro gobierno sobre estas organizaciones no tienen nada que ver", ha aseverado Meloni en declaraciones a las periodistas recogidas por AdnKronos.

En este sentido, la líder ultraderechista ha arremetido contra quienes acusan al Ejecutivo italiano de haber permitido la muerte los migrantes, asegurando que las autoridades del país no pudieron salvarlos.

"Me pregunto si en este país hay de verdad alguien que conscientemente sostiene que el Gobierno ha dejado morir deliberadamente a más de 60 personas entre las cuales había niños", ha aseverado la 'premier' italiana.

"Os pregunto, mirándoos a los ojos, si alguno de vosotros piensa que el Gobierno habría podido salvar a 60 personas, entre las cuales un niño de tres años, y no lo ha hecho. Os lo ruego, seamos serios", ha continuado notablemente molesta la mandataria italiana.

En tanto, Meloni ha afirmado que el "modo mejor" para honrar a las víctimas es el de impedir que vuelva a ocurrir un hecho así, subrayando que "es lo que debe hacer un gobierno serio", según ha recogido la citada agencia.

"He escuchado que si Meloni escapa, que si Meloni no va. Leo reconstrucciones que me parecen surreales. El Gobierno fue a Calabria el mismo día en el que tuvo lugar la tragedia", ha defendido, resaltando que su Ejecutivo sí le da importancia al asunto.

Las declaraciones de la primera ministra de Italia tienen lugar después de que el domingo pasado 70 personas perdieran la vida, entre ellos varios niños, al naufragar un barco con cerca de 200 migrantes a bordo cerca de la costa de la región italiana de Calabria, en el sur del país.

De acuerdo con las autoridades italianas, el avión de Frontex dio aviso a la sección operativa de la localidad Crotona, pero las pésimas condiciones del mar obligaron al equipo a dar media vuelta.

El Gobierno de Meloni ha sido criticado, no obstante, por la reciente aprobación de una ley sobre salvamento marítimo que contempla multas de hasta 50.000 euros para quienes prestan asistencia humanitaria y que Naciones Unidas ha calificado de "preocupante".

La nueva ley dificulta, entre otros, a las organizaciones humanitarias que operan en el Mediterráneo, pues estipula que las embarcaciones tienen que acudir a puerto inmediatamente después de llevar a cabo un rescate, obligando a obviar las emergencias que puedan surgir de manera adicional.