ITALIA

Mario Draghi dimite e Italia se prepara para votar el 25 de septiembre

El presidente de la República ha aceptado su renuncia, pero ha pedido al Gobierno que permanezca en sus puestos para resolver temas administrativos hasta que lo italianos elijan a sus sustitutos; dos ministros de Forza Italia han dejado el partido de Berlusconi por su postura en la crisis

Mario Draghi dimite

EFEMario Draghi

Mario Draghi, punto y final. Su Gobierno es ya parte de la historia política de Italia. El primer ministro italiano ha comparecido este jueves por la mañana en el Parlamento, apenas el tiempo para recibir un largo aplauso y solicitar la suspensión de la sesión parlamentaria porque tenía que desplazarse al Palacio del Quirinal a presentar su dimisión al presidente de la República, Sergio Mattarella.

Esta vez no hay alternativa, no hay rechazo posible, como hizo Mattarella hace justo una semana. De hecho, el presidente de la República ha comunicado esta tarde la disolución del Senado y el Parlamento para la convocatoria de elecciones anticipadas tras reunirse con los presidentes del ambas cámaras.

No hay plan B. Las urnas se abrirán el próximo 25 de septiembre. Pero eso es el futuro y lo que preocupa ahora y mucho, son los efectos económicos de la grave crisis política que abre la marcha de Draghi.

Dimisión en diferido

De hecho Mattarella ha pedido a Draghi y a sus ministros que permanezcan en sus cargo hasta que los italianos elijan a sus sustitutos para resolver los temas administrativos de rutina. Dimite pero con efecto en diferido, se podría decir.

Gracias”, ha dicho Draghi a los disputados antes de marcharse, “incluso los banqueros tienen corazón”, en alusión a un chiste que él mismo contó ante los periodistas sobre la elección de un paciente que necesitaba un trasplante y prefería el corazón de un banquero en lugar del de un joven en plena forma física “por el del banquero esta sin usar”. “Gracias por esto y por lo que hemos hecho juntos”, insistió ante los diputados en pie.

Este jueves, el rostro del primer ministro italiano era mucho más relajado que el de este miércoles, cuando el cambio de opinión de sus socios de Gobierno de la Liga Norte (Matteo Salvini) y Forza Italia (Berlusconi) sentenció la caída del Ejecutivo italiano.

Ambas formaciones son parte de la coalición de centro derecha que se presenta a las elecciones junto a Fratelli d’Italia, liderado por Giorgia Meloni. Esta última fue la única que se negó en febrero de 2021 a formar parte del Gobierno con Draghi y desde meses reclama la convocatoria de elecciones anticipadas.

La Liga y Forza Italia habían asegurado desde el inicio de la crisis que su posición sería conjunta, harían lo mismo, pero en Italia nadie esperaba que Berlusconi llegara a hacer caer el Gobierno. De hecho, hasta sus ministros (tenía dos en el Ejecutivo) se han sorprendido tanto que han decidido darle la espalda.

Dos ministros abandonan a Berlusconi

Mariastella Gelmini, ministra de asuntos Regionales y Autonomías, y Renato Brunetta, ministro de Administraciones Públicas, ambos ‘fedellissimi’ de Berlusconi desde la fundación de Forza Italia, han abandonado el partido con el que dicen no identificarse después de no haber votado este miércoles la moción de confianza.

Esta Forza Italia no es el movimiento político en el que he militado durante casi 25 años, no puedo quedarme ni un minuto más en este partido”, tajante ella, una ‘fedelissima’ de Berlusconi hasta ahora. “Se ha traicionado el espíritu de 1994, la historia y los valores del partido fundado por Berlusconi. No soy yo que lo dejo, es Forza Italia que se deja a sí misma”, durísimo también él.

Ambas formaciones comparten responsabilidades de la caída del Gobierno con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), cuyos senadores tampoco votaron ayer la moción de confianza para apoyar al Gobierno. Su líder Giuseppe Conte intenta ahora cambiar el papel por el de víctima, “diana de todas las acusaciones”, sin más elección de salir del Ejecutivo.

También en sus filas se escuchan opiniones discordantes que pueden terminar por restarle representación parlamentaria. En lo que va de legislatura ha perdido la mitad de sus disputados por discrepancias con la línea de partido, incluido el ministro de Asuntos Exteriores, Luigi di Maio.

El M5S tiene aún nueve representantes en el Gobierno entre ministros, viceministro y subsecretarios que no se ha movido del sillón a pesar de que su partido no ha apoyado el Gobierno del que forman parte. Y no son pocos los que desde otras fuerzas políticas exigen su dimisión formal.

Cambios en la coalición de centro izquierda

La decisión de Conte tendrá también consecuencias en el acuerdo que hasta ahora mantenía con el Partido Democratico para concurrir a las elecciones como una coalición de centro izquierda. Desde Italia Viva, su líder Matteo Renzi (ex primer ministro cuando era del Partido Democratico) se ha apresurado a preguntar qué hará el PD frente a la inminente cita electoral en Sicilia.

Es más que probable que no renueven la alianza, pero se abre otra incógnita: dónde se situarán los ministros y diputados que han ido abandonando sus siglas, como los del M5S y Forza Italia. Lo cierto es que la campaña electoral ha comenzado.

Luigi di Maio ha hecho una dura declaración este jueves para advertir a los italianos que se acuerden de lo sucedido cuando en otoño Conte y Salvini les pidan el voto y les prometan que ellos harán las reformas para bajar los precios. “Recordad que han sido ellos quienes han acabado con el Gobierno que ya tenía preparadas las reformas para hacerlos y no lese creáis”.

“Éste esta un Gobierno con una clara vocación internacional”, ha añadido el aún ministro de Asuntos Exteriores, “con un compromiso claro en la ayuda a Ucrania y no es casual que quien lo haya hecho caer hayan sido dos fuerzas políticas que guiñan el ojo al presidente ruso Vladimir Putin".

Mientras los políticos acumulan declaraciones en busca de votos, los italianos que estos días se han movilizado como nunca antes para apoyar del Gobierno de Draghi, asisten a las primeros efectos de su marcha.

La caída de las Bolsas ha sido inmediata, mientras las prima de riesgo italiana vuelve a ofrecer cifras que atraen los peores augurios económicos, ya anticipados por las agencias de ‘rating’ Finch y Moody’s. “Este es un día dramático para Italia”, ha resumido el sentir de muchos en Italia el secretario general del PD, Enrico Letta.

Sobre el autor de esta publicación

Isabel Longhi-Bracaglia

Isabel Longhi-Bracaglia (Madrid, 1968) es periodista. Comenzó a ejercer convencida de la importancia de la información local en varios medios hace mas de 30 años (Efe, Onda Cero, Telemadrid y El Mundo). En este diario, se especializó primero en temas sociales, en temas de comunicación después y en información internacional al final, antes de decidir mudarse a vivir a Italia. Desde allí, observa y cuenta en Republica.com lo que ocurre en este país, que la fascina.