Crisis política en Italia

Mario Draghi deja su continuidad en manos de los senadores

Tras escuchar las intervenciones de apoyo y duras críticas desde el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte, el primer ministro ha decidido someter su destino político al voto. “Sois vosotros lo que decidís”.

Mario Draghi

EFEMario Draghi

Se acabó. Llegó la hora de la verdad. Después de escuchar las intervenciones de todos los partidos políticos en el Senado, Draghi ha respondido con una breve comparecencia, directa, seca y un poco airada. Ha pedido que se someta a votación de los senadores la resolución de la moción de confianza.

“El Senado, escuchadas las comunicaciones del presidente del Consejo de Ministros, las aprueba”, reza la brevísima resolución presentada por el senador Pier Ferdinando Casini.

En la práctica deja su destino político en manos de los senadores porque una victoria del ‘no’ significaría la caída automática del Gobierno y la dimisión de Mario Draghi.

El primer ministro ha descartado así la resolución presentada poco antes por la Liga Norte y Forza Italia, que reclamaban la formación de un nuevo Gobierno, con la inclusión de sus propuestas básicas. Y a jugar por el tono irritado de su intervención, no le ha gustado nada ni eso ni algunas comparecencias que han cuestionado su respeto a la democracia parlamentaria italiana.

“Me reconozco en la democracia parlamentaria y de hecho estoy aquí por la movilización ciudadana sin precedentes, imposible de ignorar. Es lo que me ha animado a proponer este pacto que someto a vuestro voto, sois vosotros los que decidía”, ha advertido a sus señorías.

Ha venido a decir que él ya ha dicho lo que quería decir, que se queda al frente del Consejo de Ministros si se recupera el acuerdo de la mayoría para apoyar al Ejecutivo y que no está para amenazas o intentos de negociar nada en el último momento.

Tampoco ha gustado a los senadores de la Liga Norte (Matteo Salvini) y de Forza Italia (Silvio Berlusconi) que no se haya sometido a votación su resolución y ha amenazado ya con ausentarse durante la votación de la moción de confianza. Prueba de la tensión más que evidente que se respira en el Senado italiano.

El gesto sería idéntico al de los senadores del Movimiento 5 Estrellas el jueves pasado, que se ausentaron para no votar un decreto ligado a una moción de confianza y provocaron la crisis que ha llevado a la votación de este miércoles.

La victoria del sí necesita 160 votos de la Cámara Alta. Y después habría que esperar el voto del Parlamento antes de conocer el futuro inmediato de Mario Draghi.

Los partidos están decidiendo sus posturas. No apoyar la continuidad del Gobierno significará asumir la responsabilidad de una nueva crisis y de la celebración de elecciones anticipadas en un momento muy complicado.

Las votaciones se prolongarán hasta las 19.10.

Sobre el autor de esta publicación