Kazajistán confirma la muerte de "decenas" de manifestantes que intentaron irrumpir en edificios públicos

Kazajistán

EFEKazajistán

Las autoridades de Kazajistán han confirmado este jueves la muerte de "decenas" de personas que intentaron irrumpir en la noche del miércoles en varios edificios administrativos en la ciudad de Almaty en el marco de las protestas de los últimos días por el aumento de los precios del gas licuado.

La portavoz de la Policía de Almaty, Saltanat Azirbek, ha indicado que "fuerzas extremistas intentaron irrumpir en edificios administrativos", entre ellos la sede de la Policía. "Decenas de atacantes han sido eliminados, están determinándose sus identidades", ha agregado.

Asimismo, ha dicho que hay una operación antiterrorista en esta zona de la ciudad y ha pedido a los residentes que "eviten salir de sus casas, por su propia seguridad", según ha recogido la agencia rusa de noticias TASS. La Policía de la ciudad ha recalcado en un comunicado que el objetivo es "establecer el orden".

Así, la Policía local ha dicho que "seguidores radicalizados de los disturbios han causado enormes daños a la ciudad y han opuesto resistencia a las acciones legítimas de las agencias de seguridad para establecer el orden y garantizar la seguridad".

"Los extremistas están saqueando y causando daños a negocios", ha apuntado, al tiempo que ha subrayado que "ponen en peligro la vida y la salud de los civiles, obstruyendo el trabajo de los trabajadores médicos y causando daños a clínicas y hospitales".

"Los bandidos que están actuando en Almaty están altamente organizados, lo que demuestra que fueron entrenados de forma seria en el extranjero", ha reseñado la Policía, que ha denunciado que "su ataque contra Kazajistán es un acto de agresión y un intento de alterar la integridad del Estado".

Horas antes, el Ministerio del Interior había confirmado la muerte de ocho de uniformados, entre policías y soldados de la Guardia Naciona, después de que el presidente kazajo, Kasim Jomart Tokayev, se dirigiera a la nación para reafirmar que actuará "con la mayor dureza posible" contra los responsables de los disturbios, así como con todos aquellos que hayan participado en ellos.

"La mitad del territorio de nuestro país está envuelta en disturbios. La situación es especialmente difícil en Almaty (...) y esto no se puede tolerar", dijo, antes de apuntar por primera vez desde el inicio de las manifestaciones a la existencia de "varios muertos y heridos".

La ciudad de Almaty es por ahora el principal escenario de las manifestaciones, que también se han extendido a grandes ciudades como Nursultán, la capital, y Mangistau, por ello el presidente Tokayev he decretado el estado de emergencia en varias regiones y un toque de queda entre las 23.00 y las 07.00 horas (hora local).

Ante esta situación, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) --una alianza militar conformada por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán-- ha anunciado que enviará tropas al territorio kazajo, en respuesta a la petición del presidente.

"En relación con la petición del presidente de Kazajistán y en vista de la amenaza a la seguridad nacional y la soberanía de Kazajistán causada, entre otras cosas, por la interferencia externa, el Consejo de Seguridad Colectiva de la OTSC (...) decidió enviar las Fuerzas Colectivas de Mantenimiento de la Paz a Kazajistán", ha destacado el primer ministro de Armenia y presidente del Consejo, Nikol Pashinián.

Ataques contra un canal de televisión

A lo largo de la jornada, un grupo de manifestantes ha asaltado la sede central del canal de televisión Mir24 en la ciudad de Almaty, donde han provocado varios destrozos, según el propio medio de comunicación, que también ha informado del incendio en el edificio de la cadena estatal Qazaqstan.

"La sede de la Compañía interestatal de radio y televisión Mir en Almaty fue destrozada", ha indicado el canal en la red social Telegram. Los empleados han sido evacuados con la ayuda del Ayuntamiento y todos están a salvo, recoge la nota.

Horas antes, una turba de violentos manifestantes había tratado de irrumpir en el Ayuntamiento y la residencia del presidente, provocando un incendio. Vídeos difundidos por varios medios muestran las llamas extendiéndose por el edificio gubernamental y una gran columna de humo.

El Ejército habría acordonado la zona, si bien varios testigos han señalado que los manifestantes han logrado atravesar las barreras. Una de las residencias del presidente también habría sufrido un incendio.

Tokayev ha asegurado que ha ordenado que desciendan los precios del petróleo en la región de Mangistau, en el oeste del país, para recuperar la "estabilidad del país". Miles de personas llevan protestando desde el fin de semana, mientras que el director de la principal planta de procesamiento de gas ha sido arrestado acusado de intervenir en la fijación de precios.

Reacciones internacionales

Desde Naciones Unidas, el portavoz de la Secretaría General, Stéphane Dujarric, ha confirmado que el organismo está siguiendo "con preocupación" los acontecimientos en Kazajistán y ha hecho un llamamiento para que las partes "se abstengan de emplear la violencia y promuevan el diálogo".

Por su parte, el Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha matizado que el bloque se encuentra analizando la situación "de cerca" y ha hecho un llamamiento a los implicados a actuar "con responsabilidad y evitar cualquier acción que pueda llevar a una escalada de violencia".

"Reconocemos el derecho a la manifestación pacífica, pero esperamos que se evite cualquier acto de violencia. Además, pedimos a las autoridades que respeten este derecho fundamental y hagan uso de la fuerza de forma proporcionada a la hora de defender sus intereses legítimos en materia de seguridad", ha indicado en un comunicado.

Para Bruselas, Kazajistán es un "aliado importante", tal y como ha manifestado antes de solicitar que Nursultán actúe de acuerdo con el Derecho Internacional y respete la libertad de prensa y el acceso a información. Asimismo, ha recalcado la importancia de hallar una "solución pacífica con un diálogo inclusivo".

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha hecho un llamamiento al diálogo en el país para frenar las protestas que sacuden el territorio desde el 2 de enero. "Insto a rebajar la tensión y comenzar el diálogo en línea con los compromisos en el marco de la OSCE", ha expresado el presidente del organismo regional, el polaco Zbigniew Rau, a través de Twitter.

Poco antes, Rusia ha condenado la violencia registrada en el marco de las protestas y ha instado también a hallar una solución pacífica mediante el diálogo. Según Moscú, el presidente kazajo busca estabilizar la situación, por lo que ha defendido las medidas tomadas por el momento en las regiones más afectadas.

Por su parte, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) --una alianza militar conformada por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán-- ha anunciado que enviará tropas al territorio kazajo en respuesta a la petición del presidente Tokayev.

"En relación con la petición del presidente de Kazajistán Tokayev y en vista de la amenaza a la seguridad nacional y la soberanía de Kazajistán causada, entre otras cosas, por la interferencia externa, el Consejo de Seguridad Colectiva de la OTSC (...) decidió enviar las Fuerzas Colectivas de Mantenimiento de la Paz a Kazajistán", ha señalado el primer ministro de Armenia y presidente del Consejo, Nikol Pashinián.

Pashinián ha lanzado un comunicado en su perfil de Facebook en el que ha detallado que las tropas se desplegarán por un periodo de tiempo "limitado" y tendrán el objetivo de garantizar la estabilidad y devolver el país a la normalidad tras los últimos acontecimientos de violencia registrados.

Finalmente, desde Washington, el Departamento de Estado ha lamentado los "actos de violencia y destrucción" registrados en un país que consideran "un socio valioso". "Pedimos a todos los kazajos que respeten y defiendan las instituciones constitucionales, los Derechos Humanos y la libertad de los medios de comunicación", ha zanjado el portavoz del Departamento, Ned Price.

Sobre el autor de esta publicación