Macron avisa a las "democracias iliberales" de que no pueden elegir solo "una parte" de los valores de la UE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha advertido este miércoles de que la democracia no se debe dar "por sentada" ni siquiera dentro de la Unión Europea y ha abogado por seguir defendiendo los principios fundamentales del bloque, con un aviso a "democracias iliberales" para que tengan claro que no se puede elegir solo "una parte" de estos valores, los que "vengan bien".

Macron

macron

MacronMacron ha participado este miércoles en la sesión plenaria del Comité de las Regiones, desde donde ha aprovechado para exponer, por videoconferencia, algunas de las líneas de actuación de Francia durante el primer semestre de 2022, cuando ejercerá la Presidencia de turno del bloque.

El mandatario galo ha asumido que Europa se enfrenta a "desafíos", a constantes "críticas" a pesar de los "logros" de un proyecto para el que, sin aludir a ningún país en concreto, sí ha defendido iniciativas como el mecanismo de condicionalidad de los fondos para cerrar el grifo a los países que puedan poner en peligro el Estado de Derecho.

"El Estado de Derecho no es algo abstracto", es "algo muy concreto en nuestros textos", ha apuntado Macron, en plena polémica por las medidas adoptadas por los gobiernos de Hungría y Polonia y que han llevado a estos dos países a estar en el punto de mira de Bruselas.

Así, ha abogado por una justicia "independiente e imparcial", "exenta de presiones", en los veintisiete Estados miembro, así como por "contrapoderes activos" y medios de comunicación "libres y plurales" que permitan examinar con transparencia la labor de las administraciones públicas. Macron está dispuesto a poner en marcha "todos los dispositivos" con tal de que estos aspectos sigan "intactos".

Teme que pueda haber democracias que, "poco a poco", pasen a ser "iliberales", término por el que se conoce a los regímenes derivados de procesos teóricamente democráticos pero tintes autoritarios, y ha subrayado que Francia trabajará para que todos los ciudadanos de la UE "puedan disfrutar sus derechos y libertades sin discriminación alguna", estén donde estén.

Macron ha abogado en este punto por proteger a la comunidad LGTBI de posibles riesgos y de los "desproporcionados" ataques al derecho al aborto, en una velada alusión a Polonia. "Todavía hay discriminaciones que manchan la cara de Europa", ha criticado durante su alocución.

Asimismo, ha avanzado una serie de iniciativas que espera promover en la primera mitad de 2022 y entre las que figuran el impulso de una directiva en favor del fin de la brecha salarial entre hombres y mujeres o la integración del discurso de odio en la lista de delitos europeos --una reforma esta última que también ha puesto sobre la mesa la Comisión Europea--.

Frente a los "enemigos", reformas

Para hacer frente a los "enemigos" del proyecto europeo, Macron ha llamado a reforzar el sentimiento de pertenencia al "proyecto común". De lo contrario, ha advertido, "perderemos a la ciudadanía", razón por la cual ha agradecido la labor del CdR y el hecho de que tenga en cuenta las "especificidades" de los distintos territorios.

El presidente galo, promotor de la Conferencia sobre el Futuro de Europea, ve igualmente "indispensable" que se reformen las instituciones, para que la UE esté "más cerca de la ciudadanía" y deje de ser "algo lejano, a veces tecnócrata". En este sentido, ha vuelto a plantear las listas electorales transnacionales y la instalación de un debate político "realmente europeo".

Por otra parte, cree que es momento de defender "la soberanía de Europa y su independencia" desde todos puntos de vista, incluidos el militar y el tecnológico. En este último ámbito, ha apostado por un mecanismo de resiliencia para hacer frente, por ejemplo, a potenciales ciberataques contra procesos electorales dentro de la UE.

Macron ha afirmado que hay nuevas amenazas que van desde mecanismos de "propaganda" en redes sociales hasta una "guerra híbrida" como la que el bloque atribuye al Gobierno de Bielorrusia, acusado en estos últimos meses de empujar a miles de migrantes y refugiados hacia territorio de la UE como medida de represalia y presión tras las sanciones.

La aparición de estas "fuerzas hostiles", en palabras de Macron, hace necesario acelerar la reforma migratoria dentro de la Unión. El presidente francés ve necesario "mejorar" el sistema de protección de las fronteras, apostar por el desarrollo de los países de origen e instaurar un "mecanismo de solidaridad" claro para que los Estados miembro cooperen.

Macron ha aprovechado igualmente su discurso para resaltar la importancia de las administraciones regionales y locales, simbolizados en el CdR y en su "representatividad e importancia". "Sin los cargos locales, no habríamos podido afrontar el traumatismo que hemos sufrido en Francia", ha aseverado, aludiendo a los efectos colaterales de la pandemia de COVID-19.

Las regiones, ha agregado, desempeñan "un papel importante" en la recuperación tras la pandemia. "Lo tendremos muy en cuenta durante nuestra presidencia", ha dicho Macron, que ve en las regiones "la plasmación cotidiana de la democracia europea".

Sobre el autor de esta publicación