Italia

Loca campaña electoral: cuchillos, ‘Dirty dancing’, un cómic, el ‘TicTokTak’ de Berlusconi…

Algunos de los candidatos a ocupar los 600 escaños entre el Parlamento y el Senado italianos exhiben las ideas más bizarras en busca de atención y votos de cara a las elecciones del 25 de septiembre

Campaña electoral italiana

Campaña electoral italiana

Cuando los italianos acudan a las urnas el próximo 25 de septiembre, 5.558 de ellos contendrán la respiración durante el recuento. Sus nombres se leen en las listas de 35 partidos. Muchos. Pero además, los escaños a repartir son muchos menos que en las últimas elecciones, un 30% menos, 600 en total entre el Parlamento y el Senado, tras la reforma constitucional. Hacemos cuentas: tocan a casi 10 por cada uno. Quizá eso pueda explicar (quizá) la sucesión de ideas bizarras que hacen ya de la actual campaña electoral italiana la más loca de su historia.

Uno de los que se han dado cuenta de que ésta era una cita diferente a las precedentes ha sido Silvio Berlusconi. A sus 85 años, con una incuestionable experiencia en campañas y en comunicación audiovisual, el todopoderoso propietario de Mediaset ha creado su canal en TikTok.

@silvio.berlusconi

Ciao ragazzi, eccomi qua. Vi do il benvenuto sul mio canale ufficiale #Tiktok per parlare dei temi che più stanno a cuore a Forza Italia e al sottoscritto e che vi riguardano da vicino: parleremo e discuteremo del vostro #futuro Vi racconterò di come vogliamo rendere l'#Italia un Paese che possa darvi nuove opportunità e la possibilità di realizzare i vostri sogni. Ci rivediamo presto su TikTok ! #silvioberlusconi #berlusconi #elezioni #forzaitalia🇮🇹💪❤️ #politica #giovani

♬ suono originale - Silvio Berlusconi

“¡Hola chicos, os doy la bienvenida a mi canal de TikTok!”, lo inauguraba al más puro estilo showman el pasado 1 de septiembre. “En esta plataforma vosotros sois cinco millones y el 60% de vosotros tiene menos de 30 años”. En sólo unas horas acumulaba miles de seguidores. Son ya más de 538.000.

Si la cifra fuera proporcional a los votos, Berlusconi podría estar más que tranquilo porque tiene muchos más seguidores que casi todos los demás cabezas de lista. Entre ellos, la mismísima favorita a convertirse en la primera prime ministra de Italia, Giorgia Meloni. La líder de Fratelli d’Italia se queda en 135.000.

“Me gusta y quiero mantenerlo”, ha declarado il Cavaliere, “aunque no sé cuántos votos me llegarán por aquí. Mi primer vídeo ha superado los 8,5 millones de visualizaciones y ha batido un récord del mundo”. La cifra es real y apabullante. Lo del récord no es cierto, pero entre que lo dice y lo desmienten, está en boca de todos.

Y así, un día tras otro suma vídeos para prometer a los votantes más jóvenes que él les asegura un contrato de trabajo con un salario de “al menos 1.000 euros”, lamentar la muerte de la reina de Inglaterra, aconsejarles que deben memorizar “al menos 10 chistes porque son terapéuticos y ayudan a ser cordiales” o presentar “al hijo de Dudú (su perro). Tiene dos años y medio y es una mezcla entre un ángel y un niño”… Y cada vídeo multiplica su visibilidad en manera exponencial porque alimenta un sinfín de parodias.

“Ahora me dirijo a vosotros los que tenéis más de 18 años. ¿Para que me presentéis a vuestra novia? No, para pediros que me votéis, que votéis a Forza Italia”, habla sonriente Berlusconi a la cámara para terminar con su ya tradicional “y TikTokTak” (cada sílaba acompañada de un movimiento de cabeza y una sonrisa digna de anuncio de pasta de dientes). Una aclaración: el ‘tak’ de más es también resultado de las creatividad berlusconiana “porque suena mejor, más completo” (il Cavalire dixit).

Como reconoce el propio líder de Forza a Italia, no se sabe si la estrategia se traducirá en muchos más votos, pero lo que es seguro es que la apuesta tiene sentido en un país donde 8 de cada 10 italianos siguen alguna red social. De hecho, no es el único que ha dado que hablar.

Sin salir de sus propias filas, al senador Massimo Mallegni, candidato en la Toscana, le han llovido las críticas y las acusaciones de machista después de tener la increíble idea de promover una de las promesas electorales estrella de su partido: un sueldo y una pensión para la amas de casa. Ahí está, todo sonriente entre dos señoras, una que plancha y la otra que pasa la aspiradora… “¿Acaso no es un trabajo ocuparse de una familia los siete días de la semana?”.

La diana humana

Difícil calcular cuántos votos ha podido perder en sólo unos minutos de vídeo. Es también complicado valorar la eficacia del vídeo promocional de Maria Teresa Baldini, diputada saliente y aspirante a mantener su escaño como líder del partido Nosotros los moderados (centroderecha). Sin más rodeos: se ha colocado como una diana humana delante de un lanzador de cuchillos (cuchillos de verdad), un hombre calvo y tatuado que trabaja en un circo de Milán, y ha aguantado sin pestañear a que ocho lamas se fueran clavando una tras otra a su izquierda, a muy pocos centímetros de su cuerpo.

No se antoja precisamente “moderada” la elección, pero al menos no contradice el eslogan: “vota María Teresa Baldini, una mujer valiente”. Ella, además se ha explicado. “He pensado en los cuchillos que vuelan en política y a la violencia que se ve, no solo contra las mujeres, y me ha parecido un mensaje acertado para enviar a los electores: en la vida hace falta valentía”

- ¿Ha tenido miedo?, le han preguntado algunos periodistas

-Bueno, un poco sí. De todos modos, he estado muy quieta durante todo el tiempo del lanzamiento de cuchillos. Sé que el mismo lanzador ha errado el tiro una semana después con su compañera de trabajo”.

-¿Le han hecho comentarios a su vídeo?

-Alguno se ha lamentado porque lo considera demasiado fuerte. Mi líder, Luigi Brugnaro, me ha escrito que era muy guay.

De momento, ya ha obtenido mucho más tiempo de atención que si se hubiera plantado ante las cámaras con su programa electoral. Igual que  Giuseppe Civati, que dicho así no les suena de nada porque no se encuentra entre los políticos más famosos de Italia. En el país transalpino es conocido como Pippo, es editor y ensayista, es ex diputado y espera ser elegido senador el próximo 25 de septiembre por Alianza Verdes e Izquierda.

Better call… ¿Pippo?

Hasta aquí, todo normal. Después, ha llegado su eslogan: Better call Pippo. Sí, como la famosa serie televisiva del peculiar abogado ‘Better call Saul’. Y su chat de Whatsapp para hacerlo realidad. “Respondo yo”, asegura. Ejemplo reciente: una señora le ha escrito que ha convencido a su suegra para que le vote y él responde jocoso “se non nuora, quando?”. “Nuora” significa nuera, pero lo usa en lugar de “ahora” para contestar con una frase muy habitual en Italia. “Si no es ahora, ¿cuándo?”. Al menos no ha imitado las camisas del protagonista de la serie.

Hay incluso quien sin necesitar publicidad alguna para ganar minutos ante las cámaras se presta al más absoluto ridículo. Es el caso del reconocido crítico de arte italiano, Vittorio Sgarbi, a la sazón senador. Se presenta en la circunscripción de Bolonia con el centroderecha y se juega el escaño con el político italiano del PD y expresidente del Parlamento, Pier Ferdinando Casini.

A Sgarbi, le precede su notoriedad como tertuliano histriónico, un fijo en los debates que buscan audiencia, un personaje televisivo irascible hasta el punto de pasar del grito al insulto y terminar agrediendo a quien lo contradice. Tiene varias condenas por injurias y calumnias, que alimentan el personaje que se ha creado. Pero para las próximas elecciones ha querido cambiar su imagen y se ha convertido en superhéroe: se ha hecho dibujar con músculos y un traje parecido al de Superman, pero con una cabra en el pecho, en lugar de la S.

“Es una simple estrategia comunicativa”, ha aclarado el interesado, bautizado Sgarbiman. De esta guisa, despliega su poder para enderezar las emblemáticas torres de Bolonia o para eliminar de un puñetazo “i casini”, un juego de palabras que hace alusión al apellido del rival y que en italiano significa líos, problemas.

Una de sus promesas estrella es que el horario escolar no iniciará antes de las 10.00 y que retirará los radares que vigilan la velocidad de los coches. En vivo y en directo, se pasea por los mercadillos enfrascado en la camiseta de superman para probar y elogiar la gastronomía boloñesa.

‘Dirty dancing’ en la pizzería

Hay que reconocer que el tema gastronómico es una parte importante de la cultura italiana y los políticos tampoco lo olvidan. Cambiamos candidato. Con ustedes el todavía ministro de Asuntos Exteriores, ex líder del Movimiento 5 Estrellas y ahora candidato con su nuevo partido Compromiso Cívico, Luigi di Maio, que ha regalado un vídeo impagable para quienes indagan hasta dónde puede llegar un político con tal de obtener votos.

En su ruta electoral del pasado 14 de septiembre, pasó por una pizzería napolitana. No era su primera vez. Los italianos le han visto servirlas como camarero y hacerlas y meterlas en el horno como un ‘pizzaiolo’. Esta vez ha ido más lejos. Con la música del baile final de ‘Dirty Dancing’, se ha lanzado sobre los brazos estirados en alto de los camareros, todos con camiseta roja, que han completado la coreografía haciéndolo girar como la bailarina de la película.

Después, el candidato Di Maio (recordamos, todavía ministro de Asuntos Exteriores, representante internacional del país, ejem) ha mostrado su agradecimiento a los camareros dejándoles una propina de 20 euros.

Ha sido la última ‘hazaña’. Queda poco más de una semana para las elecciones. A juzgar por lo visto, tiempo más que de sobra para enriquecer aún más el archivo de quienes indagan hasta dónde puede llegar un político con tal de hacerse notar para obtener votos.

Sobre el autor de esta publicación

Isabel Longhi-Bracaglia

Isabel Longhi-Bracaglia (Madrid, 1968) es periodista. Comenzó a ejercer convencida de la importancia de la información local en varios medios hace mas de 30 años (Efe, Onda Cero, Telemadrid y El Mundo). En este diario, se especializó primero en temas sociales, en temas de comunicación después y en información internacional al final, antes de decidir mudarse a vivir a Italia. Desde allí, observa y cuenta en Republica.com lo que ocurre en este país, que la fascina.