PROTESTAS

La primera gran huelga contra los efectos de la inflación anticipa un otoño caliente en Francia

Pese a la ausencia de algunos sindicatos, que prefieren guardar fuerzas para futuras movilizaciones, se prevé que los paros generen perturbaciones en medios de transporte y educación

EFECiudadanos franceses protestan en París durante una huelga. Imagen de archivo

Varios sindicatos de Francia, entre ellos la poderosa CGT, han convocado para este la primera jornada de huelga nacional contra los efectos de la inflación, una protesta a la que se suman reivindicaciones como el rechazo a la reforma de las pensiones.

La ausencia de las otras grandes centrales sindicales CFDT y FO, que prefieren guardar fuerzas para futuras movilizaciones, parece que va a limitar el impacto de la huelga, aunque creará perturbaciones en los medios de transporte y en la educación.

La huelga contará con el respaldo del sindicato español CGT, asociado con el francés Solidaires, que también forma parte de los convocantes, y tendrá una representación en la manifestación de París. Esa se prevé que sea el desfile de mayor calado de los convocados en un centenar de ciudades de todo el país.

Junto a la CGT, mayoritario entre los ferroviarios, figura entre los convocantes la Federación Sindical Unitaria (FSU), con fuerte presencia entre los docentes, además de federaciones de ferroviarios de otros sindicatos.

Los representantes de los trabajadores de la empresa pública de trenes SNCF rechazan la propuesta de subida salarial de la dirección, aunque el paro no afectará apenas a los trenes de alta velocidad ni a los internacionales, según la dirección, que anuncia "ligeras perturbaciones" en las líneas con destino o salida en España.

Sí se verán afectados el resto de los de largo recorrido, que de media solo saldrán uno de cada dos, mientras que en los regionales la frecuencia será del 60 % y en los cercanías dos de cada cuatro.

En el transporte metropolitano de París, se espera incidencia en autobuses y tranvías, pero no en el metro, que funcionará con normalidad.

Un 20 % de los docentes de primaria han avisado de que no irán a los colegios, lo que obligará a cerrar muchos centros, con grandes diferencias entre regiones.

En el sector de la energía, el llamamiento a la huelga comenzó ya el pasado martes en el gigante TotalEnergies, cuyos trabajadores reclaman una subida salarial que palíe los efectos de la inflación, lejos de lo que propone la empresa.

Persisten dudas sobre la movilización en otros sectores, como los supermercados o los servicios.