Reino Unido

La policía de Londres es racista, misógina y homófoba

Una investigación independiente realizada por la funcionaria Louise Casey llega a defender que la Policía Metropolitana de Londres debería ser desmantelada si la situación no mejora.

La baronesa Louise Casey llega al centro de conferencias Queen Elizabeth II, Westminster, Londres, Gran Bretaña, el 20 de marzo de 2023.

Efe.La baronesa Louise Casey llega al centro de conferencias Queen Elizabeth II, Westminster, Londres, Gran Bretaña, el 20 de marzo de 2023.

La Policía Metropolitana de Londres (Met), la fuerza de seguridad más importante del Reino Unido, es "racista, misógina y homófoba", según un informe independiente divulgado este martes, 20 de marzo.

Tras el caso de Sarah Everard, una joven británica secuestrada, violada y asesinada por el agente Wayne Couzens, miembro de la Met, la funcionaria Louise Casey lideró una investigación encargada en 2021.

El informe, de 363 páginas, ha determinado que existen agentes racistas y una "homofobia profundamente arraigada" en la organización.  Louise Casey no  descarta, asimismo, que entre los policías de este cuerpo haya otros como Couzens.

La responsable de la investigación llega a defender que la Policía Metropolitana de Londres debería ser desmantelada si la situación no mejora. La ciudad de Londres ya no tiene "un servicio de vigilancia vecinal en funcionamiento", mientras que los problemas son particularmente agudos para las minorías étnicas, según el informe que cita Efe.

Protegerse de la policía

"No es nuestro trabajo como ciudadanos mantenernos a salvo de la policía. El trabajo de la policía es mantenernos a salvo. Demasiados londinenses han perdido la fe en la policía", subrayó Casey en el documento.

El informe halló que la violencia contra las mujeres y las niñas no se ha tomado tan en serio como otras formas de violencia y que la intimidación es generalizada en el cuerpo.

"Las oficiales y el personal femenino enfrentan rutinariamente sexismo y misoginia. La Met no ha protegido a sus empleadas o miembros del público de los perpetradores policiales de abuso doméstico, ni de aquellos que abusan de su posición con fines sexuales", puntualiza.

A pesar de que la Met dice que la violencia contra las mujeres y las niñas es una prioridad, ha sido tratada de manera diferente a formas de violencia más agresivas, agrega. "En la práctica, esto significa que no se ha tomado tan en serio en términos de asignación de recursos", dice.

La policía en entredicho

Tras ponerse en marcha esta investigación salió a la luz el caso del agente David Carrick, condenado por una serie de violaciones, agresiones sexuales y tortura de mujeres.

El comisario jefe de la Met, Mark Rowley, dijo que acepta el resultado de esta profunda investigación, pero no el término institucionalizado porque tiene una connotación política. "Es espantoso. Te sientas y lees ese informe y te genera toda una serie de emociones. Genera ira, frustración, vergüenza", admitió.

Tras salir a la luz el informe, el primer ministro británico, Rishi Sunak, dijo hoy a la cadena BBC que la confianza en la Met ha quedado "enormemente dañada", pero subrayó que ya hay cambios en marcha.

"Sé que el comisario de la Policía está comprometido a hacer eso, está comprometido a hacer los cambios. Ya hay algunos cambios en marcha en este momento. Todas las fuerzas policiales están inspeccionando a todos sus oficiales nuevamente en la base de datos", agregó.

Día oscuro

Por su parte, el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, dijo a la BBC que hoy es "uno de los días más oscuros en la historia de nuestro servicio de la Policía Metropolitana".

"Si el público no tiene confianza en la policía, no van a presentarse y denunciar un delito. No van a presentarse y ser testigos de un crimen para asegurar que haya un proceso judicial, no van a presentarse para unirse a la policía", añadió.

"Así que nos interesa a todos asegurarnos de que el servicio de policía cambie", subrayó Khan, quien el año pasado forzó la dimisión de la entonces comisaria Cressida Dick al retirarle la confianza por la falta de medidas para atajar el machismo y racismo en la fuerza