La campaña electoral concluye en Portugal con empate técnico entre socialistas y centroderecha

Jóvenes, indecisos y más de 1,1 millones de confinados por coronavirus tienen la llave de los comicios del domingo

António Costa, primer ministro de Portugal

EFEAntónio Costa, primer ministro de Portugal

La campaña electoral concluye este viernes en Portugal con un escenario de empate técnico entre socialistas y centroderecha (PSD) para las elecciones del domingo en las que el voto de los indecisos, los confinados por la pandemia y los jóvenes será determinante.

Los sondeos divulgados en Portugal durante las últimas horas, a solo dos días de los comicios, coinciden en que el socialista António Costa perderá terreno, el conservador Rui Rio mejora y cada voto cuenta.

Costa se adjudicaría entre el 32 y el 38% -de 92 a 106 diputados frente a los 108 actuales- y el PSD terminaría con una pinza del 30 al 36%, -de 87 a 101 escaños-, en una encuesta divulgada este viernes por el diario Expresso y la cadena SIC.

También es reñida la carrera por el tercer puesto que disputan el ultraderechista Chega, Iniciativa Liberal (derecha) y la coalición entre comunistas y Partido Verde CDU), con un 6% de votos, seguidos por el Bloque de Izquierda (BE), se quedaría en un 5%. Por su parte, los animalistas del PAN y Livre (izquierda) mantendrían un 2 y un 1% respectivamente.

Las proyecciones coinciden con la encuesta de la Universidad Católica, divulgada este jueves por la noche, que da al PS un 36 % en intención de voto, tres puntos por encima del PSD. También este sondeo arroja empate para la tercera fuerza nacional entre el Bloco de Esquerda, Iniciativa Liberal y el ultraderechista Chega.

En conjunto, la suma de socialistas, Bloco y comunistas, que en el pasado integraron la llamada geringonça, alcanza el 47 % de los sufragios, al que se podría sumar otro 2 % de Livre.

El animalista PAN, que no se cierra a acuerdos y podría incluso tener la llave de la gobernabilidad, tiene otro 2 %.

En la derecha, el PSD y el resto de partidos suman un 47 %, en un sondeo que deja claro que, sin contar con la ultraderecha, tendrá imposible alcanzar una mayoría a ese lado del hemiciclo.

Jóvenes, indecisos y confinados tienen la llave

El voto de los jóvenes -más de 900.000 entre 18 y 24 años- tendrá un peso específico y solo el 8% declara que votará al PS frente al 24% que adelanta que apoyará al PSD, de acuerdo con la encuesta de Expresso.

El voto socialista crece hasta el 22% en el colectivo de 25 a 44 años, alcanza el 31% hasta los 64 años y se dispara al 38% entre los mayores.

La gran incógnita a añadir a este complejo panorama está en más de 1,1 millón de confinados que hay en Portugal por el coronavirus. De ellos, alrededor de un tercio son menores de 18 años, de acuerdo con cálculos oficiales, es decir, más de 700.000 podrían romper el aislamiento para votar en la última franja horaria -entre las 18.00 y las 19.00 horas-.

"No podemos dejar de considerar que a pesar de que los confinados no están impedidos de votar, su situación potenciará el abstencionismo", tanto entre los electores en aislamiento como entre quienes temen contagiarse si acuden a las urnas, subraya un estudio coordinado por el matemático Henrique Oliveira y publicado este viernes por Expresso.

La abstención de los confinados puede perjudicar a la derecha, concluye el informe. Los indecisos, además, superan un 11% que es clave en una carrera tan ajustada.

Más de 10,8 millones de electores están convocados el domingo a las urnas en las legislativas adelantadas tras la crisis política abierta a finales del pasado año que derivó en el rechazo al Presupuesto de 2022 presentado por el Gobierno de Costa.

Sobre el autor de esta publicación