Johnson asume las críticas pero no cambiará su política

El premier británico se reivindica como guía del país y achaca los resultados a las constantes críticas contra su figura

Johnson sufre un duro varapalo en unos comicios parciales

EfeJohnson sufre un duro varapalo en unos comicios parciales

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha declarado este sábado que no va a atravesar un "cambio psicológico" tras la ola de críticas recibidas después de los pobres resultados de su partido Conservador en las últimas elecciones británicas, pero ha admitido que aceptará "con toda sinceridad y humildad las críticas recibidas" siempre y cuando tengan "sustento".

Por otro lado, Johnson ha indicado que muchos gobiernos británicos son "apaleados" durante las elecciones locales y parciales que marcan la mitad de su mandato y ha declarado que esta sucesión de derrotas está motivada por las noticias sobre sus problemas -- como las fiestas durante la pandemia -- y no permiten a los votantes que se centren en lo que "el Gobierno hace por ellos", como espera que ocurra tarde o temprano según declaraciones a BBC Radio 4.

El presidente del Partido Conservador británico, Oliver Dowden, presentó este viernes su dimisión tras las notorias derrotas sufridas por la formación en las elecciones parciales de este jueves.

Los conservadores mantuvieron ayer un viernes de "reflexión", como ha apuntado la ministra de Interior, Priti Patel, tras la derrota frente a los laboristas en las elecciones de la circunscripción de Wakefield y, sobre todo, la pérdida del escaño de Devon: una hecatombe en la que dejaron escapar una mayoría de 24.000 votos para acabar cediendo el asiento a los liberaldemócratas.

"No podemos seguir haciendo como si no pasara nada", reconoció Dowden en su carta de renuncia, difundida a través de su cuenta de Twitter, en la que resumió las elecciones del jueves como "el último de una larga racha de resultados malísimos" en referencia también a la sonada derrota del partido en las elecciones locales del 5 de mayo, cuando los conservadores perdieron casi 400 escaños en los consejos de distrito.

En respuesta, Johnson ha reivindicado su figura como guía del país. "Lo que puedo hacer y quiero hacer es seguir adelante con la transformación y la mejoría de nuestros sistemas y de nuestra economía", ha declarado el primer ministro británico. "El único argumento sustancial contra mi figura ha sido el deseo expresado por cierta gente de reincorporarnos a la Unión Europea", ha añadido.

El primer ministro abordó unas declaraciones a Sky News en las que indicó que las elecciones parciales pueden interpretarse como "una válvula de seguridad" que los votantes emplean para desahogarse contra el Gobierno.

En este sentido, Johnson matizó que, frente a estas quejas, la tarea de un líder consiste en "discriminar las críticas que realmente importan" y "hace mucho que la gente no escucha cosas sobre temas importantes".

Sobre el autor de esta publicación