Guerra en Ucrania

Gibraltar y Rota pueden ser dos objetivos militares de un ataque de misiles de Putin

En el Gibraltar el Reino Unido y en las fragatas americanas de Rota, con el ‘escudo anti misiles’ de USA, puede haber misiles aliados de largo alcance

tension-2- Putin

tension-2- Putin

En el caso de una guerra abierta y nuclear en Europa, con la que amenaza Putin, las bases militares del Reino Unido en Gibraltar y la base conjunta de España y EE.UU. en Rota (Cádiz) podrían ser objeto de los ataques de los misiles rusos de Putin, incluso con dispositivos nucleares.

No en vano es probable que en esas dos bases existan, en las seis fragatas del ‘escudo anti misiles’ de USA de Rota y en los ‘silos’ ocultos del Peñón de Gibraltar del Reino Unido, unos misiles de largo alcance con capacidad de transportar cabezas nucleares, como a buen seguro saben y lo temen en Moscú.

El presidente de los EE.UU. Joe Biden ha declarado que hay que tomar en serio las amenazas nucleares de Vladimir Putin porque, según Biden, desde la crisis de los misiles de Rusia en Cuba en 1962, ‘nunca hemos estado tan cerca de un Argamedon’, o Apocalipsis, nuclear. Y en términos parecidos hablaron en los últimos días desde la UE Josep Borrell ante el Parlamento Europeo y el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg.

Todos ellos primeros dirigentes políticos occidentales que tienen acceso a una información secreta y privilegiada política y militar. Coincidiendo Biden, Borrell y Stoltenber en valorar las últimas victorias de Ucrania en el Donbas frente al ejército ruso (el último ataque al puente que une Crimea con Rusia es otro hecho relevante) para decir que Putin está en situación desesperada, que puede llevarlo a lanzar un ataque nuclear contra Ucrania.

Sobre todo tras quedar en ridículo por el avance del ejército de Ucrania en el Donbas en el mismo momento en el que Putin acababa de proclamar, en una solemne ceremonia en el Kremlin, la anexión de las cuatro provincias ucranianas del Donbas que ahora está recuperando el ejército de Volodimir Zelenski.

Paralelamente a todo esto hemos asistido en España en los últimos días a unas declaraciones de la ministra de Defensa Margarita Robles en contra de las afirmaciones que había hecho públicas la embajadora de Alemania en Madrid, Margarete Goses, sobre la existencia de conversaciones entre los gobiernos de Madrid y Berlín para la posible creación, en el marco de la OTAN o de la, UE de un ‘escudo anti misiles europeo’ en vísperas de la reciente visita a España del canciller Olaf Scholz.

Tras la que el presidente Sánchez y el canciller Scholz se interesaron en desmentir las consultas hispano-alemanas sobre el ‘escudo anti misiles’ europeo.

Porque Sánchez teme la reacción de los ministros de Podemos, y que Putin incluya a España entre sus posibles objetivos militares como probablemente ya lo está por la presencia del ‘escudo anti misiles USA en la base española -‘de utilización conjunta hispano americana’- de Rota. Como puede estarlo también Gibraltar, la única base militar del Reino Unido en el continente europeo.

El presidente Sánchez, para no crear alarma social ni más problemas con Podemos en el seno de su Gobierno, está ocultando estas cuestiones al conjunto de los españoles. Y no solo por la alarma sino también por temor a que la izquierda radical, con UP a la cabeza que está en contra de la OTAN, le exijan la salida de las seis fragatas americanas de la base de Rota con el argumento de que puede ser un objetivo militar de Putin que pone en peligro la población gaditana.

Puede que Putin no se atreva a lanzar un ataque nuclear sobre Ucrania y menos aún sobre otros países europeos y atlánticos como Estados Unidos, pero si no es así ¿por qué el presidente Biden habla de un ‘Argamedon Nuclear’ alarmando con sus palabras a la población occidental?

Algunos analistas enmarcan las duras palabras de Biden en la campaña electoral del Partido Demócrata ante las elecciones legislativas americanas del 8 de noviembre. Pero Biden es el presidente de los EE.UU. y todo lo que dice tiene trascendencia mundial, al margen de que su partido esté en plena campaña electoral.