La guerra en Ucrania

El G-7 acuerda limitar el precio del petróleo ruso

Bruselas se adhiere a esta propuesta e incluso pide ampliarla también al gas, lo que ha llevado a Rusia a amenazar con cortar el suministro

Chimeneas en una refinería de gas y petróleo, en una fotografía de archivo

EFEChimeneas en una refinería de gas y petróleo, en una fotografía de archivo

El G-7 ha llegado a un acuerdo para instaurar una limitación de precios al petróleo ruso y otros productos derivados, según el comunicado publicado por el club de países al término de la reunión de ministros de Finanzas que ha tenido lugar este viernes.

La limitación de precios se realizará de forma efectiva mediante una prohibición generalizada de prestar servicios que permitan el transporte marítimo de estos productos de origen ruso. Únicamente se permitirá proveer servicios de transporte si el petróleo y los derivados se compran a un precio igual o menor al fijado por la coalición.

En su comunicado, los ministros de Finanzas de las naciones del G-7 no han detallado el precio límite. Únicamente han señalado que la cifra se decidirá con arreglo a un abanico de detalles técnicos. "El límite de precios se comunicará públicamente de una forma clara y transparente", ha indicado el G7. Además, estos precios se revisarán en caso de ser necesario.

El club de países asegura que esta medida está "específicamente diseñada" para reducir los ingresos de Rusia y su capacidad de financiar la guerra, al tiempo que limita el impacto en los precios globales de energía.

No obstante, el viceprimer ministro de Rusia, Alexander Novak, ya avisó el jueves de que Rusia no exportaría petróleo a ningún país que se adhiera a esta limitación de precios.

El G-7 ha invitado a todos los países que quieran a aportar comentarios e ideas sobre el diseño y la implementación del límite de precios. "Buscamos establecer una amplia coalición para maximizar su efectividad e instamos a todos los países que todavía busquen importar petróleo ruso a que se comprometan a hacerlo a precios iguales o inferiores al del límite", recoge el comunicado del G7.

De su lado, la Unión Europea ha expresado su apoyo a esta medida, ya que fortalece los paquetes de sanciones que ha ido aprobando en los últimos meses. "La Comisión cumplirá su papel tratando de lograr unanimidad entre los Veintisiete Estados miembros para implementar esta medida en la UE. Nuestro objetivo es hacerlo en el horizonte temporal acordado bajo el sexto paquete de sanciones de la UE: el 5 de diciembre de 2022 para el crudo y el 5 de febrero para los derivados", ha apostillado el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en un comunicado.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha pedido además imponer un techo al precio del gas ruso como medida de intervención urgente del mercado eléctrico para contener la factura de la luz, aparte de abordar una reforma a medio plazo para desacoplar el precio del gas del de la electricidad.

"Creo firmemente que es hora de aplicar un techo al precio del gas ruso exportado a Europa", ha subrayado la líder del Ejecutivo europeo durante un evento de su partido en Alemania, la CDU, en el que ha señalado directamente al presidente ruso, Vladimir Putin, al que ha acusado de estar detrás de "manipulaciones" que provocan "severas alteraciones" en el mercado eléctrico.

Ante esta posibilidad, Rusia ha respondido amenazando con cortar el suministro de gas a Europa si Bruselas limita su precio. "Será como con el petróleo. Simplemente no habrá gas ruso en Europa", ha asegurado el jefe adjunto del Consejo de Seguridad de Rusia, Dimitri Medvedev, en su perfil de Telegram, según ha recogido la agencia estatal de noticias rusa TASS.

Según los datos de la Agencia Internacional de la Energía, entre marzo y julio Rusia ingresó 95.000 millones de dólares (94.870 millones de euros) de sus exportaciones de petróleo y gas solo a la Unión Europea, casi el doble que en años anteriores.

Otras medidas que baraja Bruselas

Entre las herramientas para frenar la escalada de precios de la luz, Von der Leyen ha apuntado además al diseño del mercado eléctrico y ha puesto como ejemplo la opción de "desacoplar el precio del gas del coste de la electricidad", aparte de apostar por "inversiones masivas" en energías renovables.

Von der Leyen ha insistido además en la necesidad de recortar la demanda de energía, ante la escasez en los mercados internacionales. "Hay que ahorrar energía, de forma inteligente, especialmente en momentos de mayor demanda, para no necesitar ese gas", ha afirmado.

Asimismo, la conservadora alemana ha apuntado a los beneficios excesivos de las empresas productoras de electricidad, asegurando que hay que garantizar que estos fondos sirvan para apoyar "a las personas con bajos ingresos y a los negocios vulnerables en estos momento de electricidad cara".

Todas estas medidas estarán sobre la mesa en la reunión de emergencia de ministros de Energía europeos del próximo 9 de septiembre, que debatirán formas de intervenir el mercado para frenar el auge de los precios.

En todo caso, la jefa de la Comisión Europea ha defendido el trabajo a nivel europeo para contrarrestar las manipulaciones rusas, señalando medidas adoptadas como las reservas conjuntas de gas, que en la UE se sitúan en el 80 por ciento.

"Es algo que hemos logrado hacer más rápido de lo esperado. Estamos trabajando duro para acabar con la dependencia del gas ruso y diversificando proveedores", ha dicho, recordando que ahora Noruega suministra más gas a Europa que Rusia y que Estados Unidos ha aumentado considerablemente los envíos de gas natural licuado.