Fallece un civil en un atentado talibán contra la OTAN en Kabul

Un terrorista suicida ha detonado los explosivos que portaba al paso de un vehículo de la organización internacional cerca del aeropuerto de la ciudad

kabul

Al menos un civil ha muerto y otros 31 han resultado heridos este lunes después de que un talibán, que también falleció, detonara los explosivos que portaba en un coche al paso de un vehículo de la OTAN cerca del aeropuerto internacional de Kabul. La explosión ha ocurrido a primera hora de la mañana hora local en el área de Hawa Shinasi, cerca del aeropuerto internacional Hamid Karzai de la capital afgana, afirmó en su cuenta oficial de Twitter el portavoz del Ministerio de Interior afgano, Sediq Sediqqi.

"Un civil murió y otros cuatro resultaron heridos por la explosión del coche bomba", detalló el portavoz, que aseguró que los heridos fueron trasladados a un hospital.

Sin embargo, un portavoz del Ministerio de Salud afgano, Muhammad Ismail Kawusi, reveló a Efe que la cifra total de heridos es de 31, entre ellos ocho niños, y agregó que todos ellos se encuentran "estables".

Por su parte, el viceportavoz del Ministerio de Interior, Najeeb Danish, explicó a Efe que el objetivo del atentado era "un convoy de las tropas extranjeras", aunque no pudo concretar si causó alguna víctima entre los miembros de la OTAN.

La oficina de Prensa de la Alianza Atlántica aseguró a Efe que aunque tienen conocimiento del ataque, no creen que "haya nadie de la misión Apoyo Decidido (de la OTAN en Afganistán) envuelta" en el atentado.

Los terroristas hablan de 13 muertos

Los talibanes reivindicaron la acción en un comunicado en el que su portavoz, Zabihullah Mujahid, aseguró que las "tropas invasoras fueron atacadas en un área militar del aeropuerto" por uno de sus insurgentes, Abdul Sattar, que "abrazó el martirio".

Según Mujahid, en el ataque murieron diez extranjeros y tres afganos que trabajaban para la OTAN en el aeropuerto, aunque los talibanes suelen exagerar el alcance de sus acciones, y reconocieron que algunos civiles resultaron heridos por la fuerte explosión.

Este atentado fue perpetrado una semana después de que en otro ataque similar contra un convoy de las tropas afganas e internacionales en las inmediaciones del Aeródromo de Bagram, principal base militar de EEUU en Afganistán, murieran seis miembros de la OTAN y otros tres resultaran heridos.

La OTAN ha anunciado que mantendrá unos 12.000 efectivos en Afganistán durante 2016 en su operación de asesoramiento a fuerzas afganas, el triple de su presencia actual, ante la situación de inseguridad en el país.

Estados Unidos, por su parte, tiene unos 9.800 soldados en el país asiático, de los que casi la mitad permanecerán más allá del final del mandato del presidente Barack Obama, en enero de 2017.