El Vaticano siente "vergüenza" y "remordimiento" por los casos de abusos en el seno de la Iglesia

La Santa Sede está a la espera de examinar un estudio que acusa a Benedicto XVI de inacción durante su etapa como arzobispo de Múnich y Freising

El Vaticano ha expresado "dolor" y "remordimientos" por los abusos cometidos en el seno de la Iglesia, a la espera de conocer "el contenido" de un informe encargado por la archidiócesis de Múnich que acusa a Benedicto XVI de inacción en cuatro ocasiones, durante su etapa como arzobispo de Múnich y Freising.

"La Santa Sede cree que debe prestar la debida atención al documento cuyo contenido desconoce por el momento. En los próximos días, tras su publicación, lo leeremos y podremos examinar adecuadamente los detalles", ha especificado el director de la Oficina de Prensa del Vaticano.

Asimismo, ha reiterado "el sentimiento de vergüenza y remordimiento por los abusos de menores cometidos por clérigos". "La Santa Sede asegura su cercanía a todas las víctimas y confirma el camino recorrido para proteger a los menores, garantizándoles entornos seguros", ha afirmado.

Según el estudio publicado este jueves, se contabilizaron al menos 497 víctimas de abusos, la mayoría de ellas, niños y adolescentes varones que fueron objeto de ataques entre 1945 y 2019, tal y como ha informado en Múnich el bufete de abogados Westpfahl Spilker Wastl (WSW), que ha elaborado el estudio en nombre de la archidiócesis.

Además, el informe revela que hubo al menos 235 presuntos agresores, entre ellos 173 sacerdotes y nueve diáconos. El bufete de abogados precisó que 40 clérigos retomaron la labor pastoral a pesar de las acusaciones de haber perpetrado o tolerado abusos.

Por otro lado, este miércoles, el periódico alemán 'Die Zeit' publicó unas declaraciones del secretario personal del Papa emérito, Georg Gänswein, en nombre de Benedicto XVI, según las cuales negaba haber conocido un dossier con una lista de víctimas de abusos de la orden religiosa de los Legionarios de Cristo.

Estas declaraciones se producían después de que el cineasta Christoph Röhl acusara al Papa emérito de haber recibido este dossier cuando era el cardenal Ratzinger y presidía la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Benedicto XVI lo ha negado a través de unas declaraciones de su secretario personal. "No, esto no es correcto", declaró Gänswein en nombre de Benedicto XVI al periódico alemán 'Die Zeit'.

Los Legionarios de Cristo eligieron en enero del año pasado al estadounidense John Connor como nuevo superior general en sustitución del mexicano Eduardo Robles Gil, después de que una investigación interna hubiera revelado que el mexicano Marcial Maciel, fundador de la orden, quien murió en 2008, abusó de por lo menos sesenta niños.

En el informe presentado en diciembre de 2019 y titulado 'Radiografía de ocho décadas para erradicar el abuso' se detalla que desde 1941 hasta la actualidad, 175 menores fueron víctimas de abusos sexuales cometidos por 33 sacerdotes de la Congregación.

Las primeras acusaciones contra Maciel se hicieron en 1954, pero sólo empezaron a reconocer lentamente los abusos en 2006, cuando Benedicto XVI, como Papa recién elegido, ordenó que se retirase a una vida de "oración y penitencia".

Como Papa, Benedicto XVI reconoció 4.000 casos de abusos sexuales a menores por parte de clérigos. El Papa emérito pidió entonces una profunda renovación de la Iglesia, asegurando que "la ayuda de curación a las víctimas debe ser la preocupación principal de la comunidad cristiana, y debe ir de la mano de una profunda renovación de la Iglesia a todos los niveles". Asimismo, coordinó el lanzamiento de una página web para aprender a prevenir los abusos sexuales a menores.

Sobre el autor de esta publicación