SEXO Y ABUSOS EN LA IGLESIA

El Vaticano investiga una 'orgía' en una catedral inglesa

La reciente e inesperada dimisión del obispo de la catedral de Newcastle ha despertado las sospechas sobre la celebración de una fiesta, organizada en pleno confinamiento por un sacerdote que se ha suicidado

El Vaticano investiga una 'orgía' en una catedral inglesa

Catedral de Newcastle.

Por si no bastara a la Iglesia católica con los escándalos de abusos sexuales, se suman ahora las pesquisas sobre la celebración de una orgía en un espacio de la catedral de St. Mary, en Newcastle. El Vaticano ha abierto una investigación para aclarar qué ocurrió en esa fiesta, que para más inri se habría celebrado en pleno confinamiento por el Covid.

El escándalo lo recogen los medios británicos, que lo relacionan directamente con la inesperada dimisión del obispo de Hexham y Newcastle, Robert Byrne, el pasado mes de diciembre. Su renuncia fue el detonante de la decisión de indagar sobre la fiesta. Sorprendieron sus motivos y se sumaron a algunas noticias sobre abusos en la misma catedral.

Hay otro suceso que completa el escenario: el suicidio en abril de 2021 del decano de la misma catedral, Michael McCoy. El sacerdote, de 57 años, se ahorcó después de recibir la visita de la policía por una denuncia de abusos sexuales en su contra. Él habría sido quien habría organizado la fiesta que ahora se investiga.

Llama la atención que su muerte se hiciera pública un año después en Gran Bretaña. Ahora, durante la investigación de la fiesta, se ha descubierto que en 2020 invitó a algunos de sus fieles a una fiesta privada en su residencia dentro de la catedral.

'Sex party' en casa del sacerdote

Según ha publicado el Sunday Times de fuentes de la diócesis, "varios feligreses han presentado una serie de quejas tras la difusión de la investigación sobre la celebración de una 'sex party' en las viviendas de los sacerdotes, adyacentes a la Catedral de Newcastle". A la cita habrían acudido también algunas drag queen, según el mismo medio.

Michael Mc Coy, en una foto difundida en redes sociales.

Michael McCoy, en una foto difundida en redes sociales.

El dimisionario Robert Byrne fue quien nombró a McCoy decano de la catedral en 2019 para suceder al fallecido Dermott Donnelly, hermano del conocido presentador de televisión británico Declan Donnelly. 

No hay indicios de que Byrne asistiera a la supuesta fiesta, pero cuando decidió dejar su cargo en diciembre, alegó que "se había vuelto una carga demasiado grande". "Me siento incapaz de seguir sirviendo a la gente de la diócesis como me hubiera gustado", dejó escrito el pasado diciembre.

El Papa ha aceptado su dimisión y encargado al arzobispo de Liverpool, monseñor Malcolm Patrick McMahon, "un informe detallado sobre los acontecimientos que han llevado al obispo Byrne a renunciar" a los 67 años y solo tres después de su nombramiento.

Además, la Catholic Safeguarding Standars Agency (CSSA), un organismo independiente creado por la conferencia episcopal de Inglaterra y Gales para prevenir y combatir los abusos sexuales en la Iglesia, ha abierto "una investigación oficial e independiente" sobre lo ocurrido en la catedral. 

El organismo que tiene el visto bueno del Vaticano, indagará también sobre las denuncias anteriores a la fiesta, que señalan a a McCoy como presunto responsable de varios casos de abusos a menores.

El ex fiscal jefe del noroeste de Inglaterra, Nazir Afzal, presidente de la CSSA, ha asegurado que "no debe haber ninguna duda de que no dejaremos piedra alguna sin remover cuando se trata de mantener a las personas seguras, y esto incluye investigar lo que ocurre en Hexham. y Newcastle", ha publicado The Guardian.

El "lobby gay" de la Iglesia

El escándalo de las sospechas sobre la celebración de una orgía en la catedral de Newcastle sale a la luz casi en la misma semana en que ha llegado a las librerías italianas el libro póstumo del Benedicto XVI. El volumen supone un nuevo golpe para el Papa Francisco, en pleno ataque del ala más conservadora de la Curia.

Entre otras cosas, Joseph Ratzinger habla de abusos y del "derrumbe" en la formación de los sacerdotes. Y denuncia el "lobby gay" en algunos seminarios de Estados Unidos, en los que "los obispos permiten ver películas pornográficas a los seminaristas".

El Papa emérito ironiza explicando que lo hacen "presuntamente con la intención de aprender así a resistir a un comportamiento contrario a la fe". Además, lamenta que "en bastantes seminarios, los estudiantes sorprendidos leyendo mis libros eran considerados no aptos para el sacerdocio. Mis libros eran señalados como literatura dañina y, por así decirlo, sólo se leían en secreto".

Bajo el título ¿Qué es el cristianismo?, Joseph Ratzinger reúne en 190 páginas los escritos que compuso en el monasterio Mater Ecclesiae durante su periodo como Papa emérito y que ordenó que se publicaran después de su muerte.

"No quiero publicar más en vida. La furia en mi contra de los círculos en Alemania es tan fuerte que cada palabra mía provoca un chismorreo asesino. Quiero ahorrar esto a mí mismo e a la cristiandad", dejó escrito y dicho a su secretario personal, Georg Wansgëin, que también se ha despachado a gusto tras el fallecimiento de Ratzinger.

No es causalidad que las últimas intervenciones públicas del Papa Francisco hayan incluido insistentes llamamientos a la unidad de la Iglesia y al cese del "chismorreo letal" y las declaraciones que atacan a su Pontificado.

Sobre el autor de esta publicación

Isabel Longhi-Bracaglia

Isabel Longhi-Bracaglia (Madrid, 1968) es periodista. Comenzó a ejercer convencida de la importancia de la información local en varios medios hace más de 30 años (Efe, Onda Cero, Telemadrid y El Mundo). En este diario, se especializó primero en temas sociales, en temas de comunicación después y en información internacional al final, antes de decidir mudarse a vivir a Italia. Desde allí, observa y cuenta en Republica.com lo que ocurre en este país, que la fascina.