Crisis política en Italia

El programa de Draghi

En su discurso ante el Senado, el primer ministro ha desgranado una serie de medidas y reformas que supondrán la hoja de ruta de su Gobierno los próximos ocho meses

Mario Draghi

EFEMario Draghi

Ha dado marcha atrás en su decisión de dimitir. Ha agradecido el apoyo social sin precedentes. Se ha declarado dispuesto a continuar al frente del Consejo de Ministros italiano si los partidos políticos son capaces de renovar el pacto de unidad. “Italia no necesita un acuerdo de fachada, que desaparezca ante medidas incómodas. Necesita un nuevo pacto de Gobierno sincero y concreto, como el que hasta ahora nos ha permitido cambiar a mejor el país”, ha puntualizado.

Y para convencerlos de que eso sería lo mejor para el país, Mario Draghi ha incluido en su discurso ante el Senado una larga lista de propuestas que suponen todo un programa de Gobierno para los próximos ocho meses, aquel para el que pedirá el voto de confianza (siempre que las cosas no se tuerzan antes y vuelva a pensar en dimitir).

El PNRR

El Plan de Recuperación y Residencia italiano es clave para el futuro inmediato del país, un ambicioso plan de inversión y reformas ligado a los fondos europeos. En palabras de Mario Draghi “una ocasión única para mejorar nuestro crecimiento, crear oportunidades para los jóvenes y las mujeres y sanar las desigualdades entre el Norte y el Sur”.

Antes de final de año tenemos que alcanzar 55 objetivos que nos permitirán recibir un nuevo pago de 19.000 millones de euros”, ha advertido el primer ministro italiano. “Los objetivos afectan a temas fundamentales como las infraestructuras digitales, el apoyo al turismo, la creación de alojamientos universitarios y becas de investigación, la lucha contra el trabajo sumergido”, ha subrayado.

Si no demostramos que sabemos gastas ese dinero con eficacia y honestidad, será imposible pedir nuevos instrumentos comunes de gestión de la crisis económica.

Burocracia

Como economista, Draghi sabe bien que la histórica burocracia italiana frena su desarrollo. “Tenemos que estar unidos contra la burocracia inútil”, ha dicho a sus señorías, “y tenemos que asegurarnos de que los entes territoriales -a partir de los Ayuntamientos- dispongan de los recursos necesarios para resolver sus problemas”.

Reformas

Antes de terminar la Legislatura, Draghi querría terminar también algunas reformas iniciadas y comenzar otras anunciadas. Como la reforma de los concursos públicos con el fin de asegurar la ejecución de obras públicas en un tiempo rápido y reforzar la lucha contra la corrupción. “Es el mejor modo de honrar la memoria de los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borselino y de los hombres y mujeres de sus escoltas asesinados hace 30 años”.

Impuestos

El primer ministro ha recordado también que la Ley de Reforma de la Justicia Tributaria se encuentra en trámite de discusión en el Senado (La liga Norte y Forza Italia reclaman una amnistía fiscal para apoyar a Draghi). “Somos conscientes de que en Italia, el fisco es complejo y a menudo inicuo”, ha reconocido. “Por eso no hemos aumentado nunca los impuestos a los ciudadanos. Pero es necesario un esfuerzo de transparencia”.

Mario Draghi se ha anunciado que pretende reducir las cuotas de Irpf (en revisión) para quienes tienen ingresos “medios-bajos” y racionalizar el IVA. “En Italia, la Agencia Tributaria cuenta con 1,1 billones de euros, equivalente al 60% del PIB, una cifra impresionante”, ha destacado. “Tenemos que aprobar cuanto antes la reforma fiscal”.

Agenda social

El primer ministro pide el apoyo de todos los partidos también para llevar a cabo una agenda social que “habla de los más débiles, de discapacitados y ancianos que no son autosuficientes”. 

El aumento del coste de la energía y el regreso de la inflación han causado desigualdades que agravan las creadas antes por la pandemia”. Para Draghi es “esencial” continuar con el trabajo iniciado en colaboración con sindicatos y asociaciones para responder a la emergencia derivada del Covid y establecer las prioridades en los próximos Presupuestos Generales del Estado.

La inflación

Antes de agosto necesitamos adoptar un nuevo acto para atenuar el impacto del aumento del costo de la energía sobre los ciudadanos y las empresas. Y para reforzar el poder adquisitivo de la franjas más débiles de la población”, ha añadido Draghi ante los senadores.

El primer ministro italiano querría aligerar la presión fiscal en los salarios más bajos y establecer un salario mínimo (Italia no lo tiene) de acuerdo con lo que se está debatiendo al respecto en la Unión Europea.

Esto podría interpretarse como un guiño al Movimiento 5 Estrellas, junto con la referencia a la Renta Ciudadana que ha definido como “una medida importante para reducir la pobreza, pero puede ser mejorada para favorecer a quienes más lo necesitan y reducir los efectos negativos en el mercado de trabajo”. El matiz sería un mensaje dirigido a la derecha (Liga Norte y Forza Italia), que ha pedido eliminarla.

Después ha sido clarísimo: la Renta Ciudadana es una buena medida si funciona bien, si se aplica mal, es una mala medida”.

Draghi considera también necesaria “una reforma de las pensiones que garantice mecanismos de flexibilidad, sujetas al sistema contributivo”.

Energía

Antes de enumerar sus propuestas, Draghi ha asegurado que en el plazo de un año y medio el país no dependerá en absoluto del gas ruso, después de haber reducido esta dependencia en un 40% hasta situarla en un 25% sobre el total del gas que consume Italia.

“Italia debe continuar diseñando su política energética. La reunión en Argelia (este mismo lunes) confirma nuestra determinación a diversificar los suministradores y de nuestro convencimiento por apostar por la energía renovable (la Liga y Forza Italia han solicitado recuperar las centrales de energía nuclear que el país rechazó en referéndum).

“Tenemos que llevar adelante con la máxima urgencia la transición energética hacia fuentes limpias. Antes de 2030 tenemos que instalar casi 70 GW de plantas de energía renovable”, ha declarado.

La sequía y el calor

No duda tampoco Draghi cuando considera “urgente” una actuación seria ante la crisis climática que ha dejado un aumento de temperaturas por encima de los 40 grados.

“Pienso en las intervenciones para mejorar los recursos hídricos, que han sufrido un mantenimiento gravemente deficitario. El PNRR establece 4.000 millones de euros para estas inversiones, a las que debemos sumar un ‘plan agua’ cuanto antes.

Ucrania

Sobre la guerra en Ucrania, Draghi mantiene la postura que ha llevado al país a ser unos de los principales defensores en Europa respecto al envío de armas. Ningún cambio a pesar de las fuerte críticas del Movimiento 5 Estrellas, abiertamente en contra.

“Italia tiene que continuar siendo protagonista de la política exterior. Nuestra posición es fuerte y clara: en el corazón de la Unión Europea, en la alianza trasatlántica, del G7, de la OTAN”, ha defendido. “Tenemos que seguir apoyando a Ucrania en todo lo posible, como se ha comprometido este Gobierno con una resolución parlamentaria”.

Sobre el autor de esta publicación