El COVID-19 ha causado 15 millones de muertes en todo el mundo, el doble de lo inicialmente estimado

La OMS recalcula los fallecimientos por la pandemia, contando únicamente los acontecidos en 2020 y 2021. El organismo cifra en 103.000 las muertes ligadas al COVID en España

El COVID ha causado 15 millones de muertes en todo el mundo, el doble de lo inicialmente estimado

El COVID ha causado 15 millones de muertes en todo el mundo, el doble de lo inicialmente estimado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que la pandemia de COVID ha causado casi 15 millones de muertes en todo el mundo, el doble de lo que inicialmente se había calculado. En total, el organismo sanitario indicó que calcula que 14,9 millones de muertes pueden asociarse a la pandemia, lo que representa un punto medio entre un mínimo de 13,3 millones y 16,6 millones de fallecimientos contabilizadas del 1 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2021.

Así lo ha asegurado este jueves el portavoz de la OMS, William Msemburi, quien ha detallado que la mayor parte de fallecimientos por COVID, es decir, el 84 por ciento, se concentra en el sudeste asiático, Europa y América. En el caso de los países de renta media-baja y meda-alta han representado el 81 por ciento de la cifra total, es decir, el 53 por ciento pertenece a los países de renta media-baja y el 28 por ciento a los de renta media-alta.

Asimismo, se ha desglosado que existe un exceso de fallecimientos por COVID en algunos países, por lo que las cifras podrían representar alrededor de nueve millones más de muerte. Por ejemplo, en este caso, el experto ha indicado que en India se han producido 4,7 millones de muertes, lo que supone diez veces más que las cifras oficiales.

La OMS también ha registrado un mayor exceso total de muertes en países como Rusia, Indonesia, Estados Unidos, Brasil, México y Perú.

Las estimaciones para un período de 24 meses (2020 y 2021) incluyen el desglose del exceso de mortalidad por edad y sexo. Confirman que el número global de muertes fue mayor para los hombres que para las mujeres (57% hombres, 43% mujeres) y mayor entre los adultos mayores. El recuento absoluto del exceso de muertes se ve afectado por el tamaño de la población. El número de muertes en exceso por cada 100.000 ofrece una imagen más objetiva de la pandemia que los datos de mortalidad por COVID informados.

"La medición del exceso de mortalidad es un componente esencial para comprender el impacto de la pandemia. Los cambios en las tendencias de mortalidad brindan información a los tomadores de decisiones para guiar las políticas para reducir la mortalidad y prevenir crisis futuras de manera efectiva. Debido a las inversiones limitadas en sistemas de datos en muchos países, el verdadero alcance del exceso de mortalidad a menudo permanece oculto", ha asegurado la Subdirectora General de Datos, Análisis y Entrega de la OMS, la doctora Samira Asma.

La medida utilizada por el organismo sanitario se basa en calcular el exceso de muertes que se ha producido desde el inicio de la pandemia, en función de las cifras habituales de personas fallecidas en este tiempo, tal y como han explicado los expertos. La OMS también tiene en cuenta las muertes que no se produjeron directamente de la enfermedad, sino de los efectos secundarios que ha generado el virus.

Más de 103.000 muertes en España

La OMS también ha cifrado el número de muertes en España y estima que un total de 103.937 personas fallecieron por COVID o por problemas médicos y de asistencia vinculados a la pandemia en nuestro país durante los años 2020-21.

La cifra de muertes directas e indirectas por COVID es muy cercana a las notificadas directamente por el Ministerio de Sanidad español a la OMS, que a finales de 2021 ascendían a 91.000 (en la actualidad son 104.600).

España se situó así en el puesto 24 en el ámbito mundial en cuanto a exceso de mortalidad a causa de la pandemia, una lista encabezada por India (4,7 millones de fallecidos), Rusia e Indonesia (más de un millón cada uno) y Estados Unidos (932.000).

En cifras relativas, sin embargo, España cae al puesto 54, con un exceso de mortalidad ligado al covid de 111 personas por cada 100.000 habitantes. En este indicador el país más afectado fue Perú (437 decesos por 100.000 habitantes), seguido de Bulgaria (415) y de Bolivia (375), según el estudio publicado hoy por la OMS.

La menor incidencia desde la irrupción de Ómicron

Según los datos presentados este miércoles por la OMS, el mundo ha reportado 3,8 millones de casos de COVID en la última semana, la cifra más baja desde que a mediados de noviembre se detectaran los primeros casos de variante Ómicron, actualmente la dominante en el planeta.

La cifra supone una reducción del 17 % con respecto a los contagios registrados en la anterior semana (18-24 de abril), según la OMS, que insiste en su informe epidemiológico semanal que debido a la reducción de test en muchos países esta caída debe ser interpretada con cautela.

Se trata, en todo caso, de la sexta semana consecutiva de descensos globales, lejos ya de los récords de finales de enero, cuando se superaron los 23 millones de contagios en el mundo por semana.

Europa se mantuvo como la región con más contagios en los siete días estudiados (1,8 millones, un descenso del 22 % con respecto a la anterior semana), seguida de Asia Oriental (1,1 millones, un 20 % menos) y América (616.000, un ascenso del 13 %).

Del 25 de abril al 1 de mayo se registraron por otro lado 15.700 muertes, una reducción del 3 % con respecto a la semana anterior, y confirmando una tendencia a la baja que se inició ya a principios de febrero. La cifra semanal de fallecidos es la más baja desde finales de marzo de 2020.

Europa reportó la semana pasada 6.400 muertes por COVID, un descenso del 16 %, mientras que en América se registraron 4.200, una cifra similar al periodo semanal anterior, y en el sur de Asia 2.600, un ascenso del 69 % que se explica en parte por la contabilización en India de decesos de meses anteriores.

En el informe de esta semana la OMS ha dejado de informar el porcentaje de casos analizados en laboratorio que pertenecen a variantes del coronavirus distintas a la dominante (delta, alfa, etc), señalando que "prácticamente todas las secuencias reportadas son Ómicron".

En el acumulado desde el inicio de la crisis sanitaria hace más de dos años, se han registrado 511 millones de casos de COVID en el planeta, de los que 6,2 millones fueron mortales, lo que constituye la peor pandemia desde la gripe de 1918-20.

Sobre el autor de esta publicación