GUERRA DE UCRANIA

El arsenal nuclear de Rusia con el que amenaza Putin, ¿peligro real o pura retórica?

Aunque en realidad el número de armas nucleares de las que disponen los países son estimaciones, la cifra de armamento nuclear de Rusia rondaría los 6.000 dispositivos, con sistemas punteros como el Avangard, el misil Satán 2 o el dron submarino Poseidón

El Kremlin exhibe una de sus armas en el desfile del Día de la Victoria en Rusia

EFEEl Kremlin exhibe una de sus armas en el desfile del Día de la Victoria en Rusia

Desde su origen, hace casi ocho décadas, las armas nucleares se han convertido en un elemento disuasorio para los países con potencial armamentístico. Y entre ellos, Rusia. En su última estrategia para hacer frente a la ofensiva en Ucrania, el presidente ruso, Vladimir Putin, no ha dudado en sacar pecho del arsenal nuclear "sin parangón" del que dispone el país. En una clara advertencia a Occidente -llegó a decir que "no es un farol"-, el líder del Kremlin aseguraba que dispone de diferentes sistemas ofensivos, algunos de ellos con componentes más modernos de los que poseen algunos miembros de la OTAN. Amenaza real o pura retórica, lo cierto es que Rusia dispone de armamento y la escalada militar de Putin de los últimos días ha generado preocupación en la comunidad internacional.

Aunque en realidad el número de armas nucleares de las que disponen los países son estimaciones, la cifra de armamento nuclear de Rusia rondaría los 6.000 dispositivos. Según la Federación de Científicos Estadounidenses, Rusia tendrá 5.977 ojivas.

El Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI) calcula que del total de cargas nucleares 1.625 cabezas nucleares estarían desplegadas, 2.870 almacenadas (de las que unas 1.500 podrían estar a punto de ser desmanteladas) y 1.760 calificadas como estratégicas

Según el Boletín de Científicos Atómicos, Rusia dispone de 5.900 cabezas nucleares (de las que unas 1.500 están desplegadas)  frente a las aproximadamente 5.400 que dispone EEUU.

Hay que recordar además que Rusia forma parte de los denominados Estados Nuclearmente Armados (Nuclear Weapons States), cinco países que son los únicos a los que el Tratado de No Proliferación les permitió poseer armamento nuclear. Así junto a Rusia está Estados Unidos, Reino Unido, Francia y China: los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Fue en la década de los 70, coincidiendo con la entrada en vigor del citado Tratado de No Proliferación cuando Rusia, por entonces la Unión Soviética, inició la desescalada de almacenamiento nuclear, a la par que lo hacía Estados Unidos en la denominada época de la Guerra Fría.

El Nuevo START

Un año antes del inicio de la guerra en Ucrania, en febrero de 2021, el propio presidente Vladimir Putin y su homólogo estadounidense, Joe Biden, ampliaban su intención de continuar con la no proliferación de armas nucleares.

Estas intenciones se plasmaron en un nuevo tratado de desarme nuclear, el último vigente, por el que ambas naciones prorrogaban por cinco años su desescalada nuclear: se trata del Nuevo START, ampliación del firmado en el año 2010.

Con este nuevo tratado, con sistema de inspección incluido, se pretendía rebajar el número de cabezas nucleares en un 30%, hasta el tope de 1.550 por país.

Según informa la Agencia Efe, Putin mantiene que la carrera armamentista en el mundo "está en marcha" desde que EEUU abandonara en 2002 el tratado antimisiles y desde que Washington denunciara también otros documentos internacionales, como el de eliminación de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF) en 2019 o el de Cielos Abiertos en 2020.

Por ello, Putin hizo gala hace cuatro años de su nuevo armamento hipersónico. Con él, Rusia era capaz de burlar el aclamado Escudo Antimisiles de Estados Unidos y con él podía alcanzar cualquier punto del globo.

El Avangard

En este arsenal destaca el sistema Avangard es el primer misil hipersónico intercontinental, una de esas "súperarmas" con las que amenaza Putin. Equipados con unos cohetes balísticos y portan ojivas hipersónicas son capaces de maniobrar antes de alcanzar su objetivo. Llegan a las más densas capas de la atmósfera, superan en 20 veces la velocidad del sonido y pueden alcanzar en 15 minutos a territorio estadounidense, según recoge la Agencia Efe.

Putin ha llegado a comparar este sistema de misiles supersónicos con el avance científico y militar que supuso la creación y posterior desarrollo del primer satélite artificial de la Tierra", el Sputnik.

El misil Sarmat o Satán 2

El misil intercontinental pesado Sarmat o más conocido como Satán 2, es una arma capaz de llevar de 10 a 15 ojivas nucleares, cada una de ellas con posibilidad de ser guiadas de forma individual. Se trataría de un compomente para un ataque nuclear preventivo.

Pesa 208,1 toneladas y tiene una altura de 35,3 metros. Su diámetro es de 3 metros y puede tomar una velocidad de 24.500 kilómetros por hora, por lo que sería casi invisible para el Escudo Antimisiles de Estados Unidos.

Este misil Sarmat tiene una potencia destructiva de hasta 40 megatones. Comparado con la bomba nuclear de Hiroshima que dejó 150.000 muertos, el misil conocido como Satán 2 tiene una potencia 2.000 veces mayor.

Los Kinzhal, Poseidón y Zircon

Los Kinzhal (Daga en ruso) son misiles de lanzamiento aéreo con un alcance de más de 2.000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que el sonido. Permite su desplazamiento a 12.300 kilómetros a la hora. Este misisl supersónico, ya ha sido utilizado por Rusia en Ucrania en un ataque contra la población de Deliatin, en la región ucraniana de Ivano-Frankivsk.

Unidos a los Kinzhal, el Kremlin asegura que ha desarrollado una nueva y letal arma de destrucción masiva: un dron submarino, sin tripulación, capaz de lanzar misiles hipersónicos; su nombre, propio de una buena propaganda de guera:  Poseidón.

Otro misil hipersónico con gran apodo es el Zircon, que fue lanzado en octubre de 2021 -antes de la ofensiva en Ucrania- desde un submarino en el Ártico. Según el Kremlin, este misil puede desplazarse nueve veces más rápido que la velocidad del sonido. Su alcance es de 1.000 kilómetros.

Elemento disuasorio... ¿hasta ahora?

Hasta la guerra de Ucrania, la gran ofensiva de los últimos años por su repercusión interna y a nivel mundial, las armas nucleares eran vistas como un argumento más para evitar el ataque de otro país. Solo el hecho de disponer de la capacidad de destruir completamente al enemigo suponía la mejor defensa, el mejor elemento disuasorio.

Tiene hasta su propio término acuñado: MAD (mutual assured destruction) algo así como 'destrucción mutua asegurada'. O lo que coloquialmente sería "si yo caigo, tú caes conmigo" ("if I go down, you go down").

Lo cierto es que aunque se han documentado ensayos nucleares y cada vez con una tecnología más avances, nunca se han empleado armas nucleares desde el año 1945.

Y la propia política del Kremlin respecto a las mismas era ser empleada como elemento de disuasión. La BBC recoge una especie de decálogo por el que el Gobierno ruso se regiría a la hora de utilizar un arma nuclear.

  • El lanzamiento de misiles balísticos dirigidos contra el territorio de la Federación Rusa o aliados
  • El uso de armas nucleares contra Rusia o aliados
  • El ataque a instalaciones críticas gubernamentales o militares que supongan una ameaza a su capacidad nuclear
  • Y la agresión contra la Federación Rusa con el uso de armas convencionales cuando la existencia misma del Estado está en peligro.

Te interesará saber ...

  • ¿Cuál es la paradoja detrás del arsenal nuclear ruso?

    Detrás de todas las amenazas y de toda la propaganda armamentista hay una gran paradoja y es que gran parte del arsenal nuclear del que disponía Rusia estaba ubicado en territorio de Ucrania. Tras la desintegración y posterior desaparición de la Unión Soviética, Kiev renunció a dicho arsenal, entregándoselo a Moscú a cambio de garantías de seguridad: el Memorándum de Budapest de 1994.

    Con la firma del Memorándum, Ucrania cedía a Rusia unas 5.000 armas nucleares y 220 vehículos de largo alcance, 176 misiles balísticos intercontinentales y 44 aviones bombarderos con capacidad nuclear.