Afganistán

Los talibanes llevan a cabo la primera ejecución en público desde su vuelta al poder en Afganistán

Las autoridades realizaron cnvocatorias a la población residente en la zona para que acudieran a un polideportivo para presenciar la aplicación de la pena capital a un condenado por asesinato

Los talibanes llevan a cabo la primera ejecución en público desde su vuelta al poder en Afganistán

EUROPA PRESSMilicianos talibanes en Kabul

Los talibanes han anunciado este miércoles la ejecución en la provincia de Fará de un hombre condenado por asesinato, en la que supone la primera pena capital aplicada en público desde que los fundamentalistas regresaran al poder en agosto de 2021 tras la huida de Kabul del entonces presidente, Ashraf Ghani.

El portavoz del grupo y viceministro de Información y Cultura afgano, Zabihulá Muyahid, ha señalado en un comunicado publicado en su cuenta en Twitter que el ajusticiado, identificado como Tajmir, fue condenado por el asesinato de otro hombre en la localidad de Gang, en la provincia de Fará.

"Los familiares de la víctima identificaron a esta persona y la denunciaron ante las autoridades del Emirato Islámico en Fará de cara a su arresto", ha dicho, antes de agregar que "el asunto fue examinado por tres tribunales de forma muy detallada y repetida y todas las cortes confirmaron una sentencia de pena de muerte contra él".

Muyahid ha indicado que el viceprimer ministro afgano y cofundador de los talibanes, el mulá Abdulghani Baradar, y el ministro del Interior y líder de la Red Haqqani, Sirajudin Haqqani, han estado presentes en la ejecución junto a otros altos cargos del Emirato Islámico. "Tras el acto se han realizado rezos para la consolidación de la seguridad nacional en el país, prestar más atención a los derechos del pueblo y una mejor aplicación de la 'sharia'", ha zanjado.

Según las informaciones recogidas por la agencia afgana de noticias Jaama Press, antes de la ejecución se han realizado convocatorias a la población residente en la zona para que acudieran al polideportivo local para presenciar la ejecución, la primera desde la restauración del Estado Islámico de Afganistán, tal y como ha informado la agencia oficial Bajtar News.

En el anterior régimen de los talibanes entre 1996 y 2001, que acabó con la invasión estadounidense, las ejecuciones públicas eran una práctica habitual en Afganistán como un modo de concienciar a la población sobre el alto precio a pagar si cometían un crimen.

El antiguo estadio Ghazi de Kabul fue uno de esos espacios empleados para las ejecuciones públicas, donde todos los viernes, después del rezo en la mezquita, se congregaba una muchedumbre para asistir al macabro espectáculo.

Ante unas 20.000 personas al grito de "¡Allah-u-Akbar!" (dios es grande), los talibanes explicaban altavoz en mano el crimen por el que habían condenado al reo, exhibido ante un público entusiasta en el centro del terreno de juego, para a continuación ejecutarlo o, en el mejor de los casos, cortarle una mano.