Terrorismo

EEUU mata al líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en un ataque con un dron en Kabul

Biden asegura que "se ha hecho justicia" y advierte: "No importa el tiempo que tome, no importa dónde te escondas, si eres una amenaza para nuestra gente, Estados Unidos te encontrará"

Ayman al-Zawahiri junto a Bin Laden

EFEAyman al-Zawahiri junto a Bin LadenAyman al-Zawahiri junto a Bin Laden

El líder de la organización terrorista Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, ha muerto en un ataque de un dron en Afganistán, según ha informado este lunes a última hora el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en un comunicado. "Mis compatriotas americanos, el sábado, bajo mi dirección, Estados Unidos concluyó con éxito un ataque aéreo en Kabul, Afganistán, que mató al líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri", ha anunciado el mandatario estadounidense en una rueda de prensa a las 1.30 hora peninsular española.

Biden ha explicado que el líder de Al Qaeda fue el número dos del entonces dirigente del "grupo terrorista" Osama Bin Laden. "Al Zawahiri fue su  número dos durante los ataques terroristas del 11-S, estuvo profundamente implicado en organizar el atentado en el que murieron 2.977 personas hace un par de décadas", ha detallado el presidente estadounidense.

"Desde que Estados Unidos impartió justicia contra Bin Laden hace 11 años, Al Zawahiri ha sido el líder de Al Qaeda, el encargado de coordinar todas las ramas del grupo terrorista alrededor del mundo", ha agregado Biden.

En este sentido, el inquilino de la Casa Blanca ha advertido a "aquellos que intenten hacer daño" al país norteamericano que, "no importa el tiempo que tome, no importa dónde te escondas, si eres una amenaza para nuestra gente, Estados Unidos te encontrará".

"Después de buscar incansablemente a Al Zawahiri durante años bajo los mandatos del los presidentes Bush, Obama y Trump, nuestra comunidad de inteligencia localizó a Zawahiri a principios de este año. Se había mudado al centro de Kabul para reunirse con miembros de su familia cercana", ha detallado el jefe de estado de Estados Unidos, que autorizó "un ataque de precisión que lo sacaría del campo de batalla de una vez por todas".

La comparecencia del mandatario de Estados Unidos se había anunciado con motivo de compartir información sobre "una operación antiterrorista exitosa" contra Al Qaeda en Afganistán, según ha informado la Casa Blanca. "Este fin de semana Estados Unidos ha desarrollado una operación antiterrorista en Afganistán contra un importante objetivo de Al Qaeda. La operación ha tenido éxito y no hay víctimas civiles", ha indicado minutos antes del anuncio de Biden un alto cargo gubernamental citado por la CNN.

Segundo en la lista de los terroristas más buscados tras Bin Landen

El líder de Al Qaeda se trasladó a la capital afgana junto a su familia a principios de este año procedente de Pakistán y, de acuerdo con la Casa Blanca, el septuagenario todavía constituía una amenaza para los ciudadanos, intereses y seguridad nacional de Estados Unidos.

Nacido en Egipto en 1951, al Zawahiri era un médico al que sus compañeros de facultad calificaban de tímido, pero que llegó a convertirse en uno de los terroristas más buscados del mundo como líder de la red Al Qaeda tras la muerte de Bin Laden.

Una de las últimas veces que Al Zawahiri apareció en un vídeo antes de su muerte fue en una grabación difundida por la organización terrorista con motivo del vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU.

En ese vídeo, titulado "Jerusalén nunca será judaizado", se veía a Al Zawahiri vestido con una túnica y una larga barba blanca hablando durante más de una hora sobre una amplia diversidad de temas, en especial de la causa palestina.

Tras los atentados del 11 de septiembre en EEUU, la Interpol ordenó su busca y captura -Al Zawahiri era entonces la mano derecha de Bin Laden-, bajo la acusación de acciones terroristas en Egipto y de ser "una de las cabezas de Al Qaeda", y el FBI lo puso en su lista de más buscados con una recompensa de 25 millones de dólares por información que llevara a su arresto.

Desde entonces, ha vivido escondido presumiblemente en alguno o varios lugares entre Afganistán y Pakistán y ha aparecido en vídeos y grabaciones difundidas por páginas islamistas comentando la actualidad y recordando su permanente compromiso en la lucha contra los que consideran enemigos del islam.

Durante sus años de liderazgo, Al Zawahiri ha visto cómo Al Qaeda se ha ido alejando cada vez más de sus objetivos y le ha surgido un gran rival, el grupo Estado Islámico (EI), nacido de una escisión de su organización.

Una violación grave del Acuerdo de Doha

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha asegurado que la presencia de Ayman al Zawahiri en Kabul supone una violación grave del Acuerdo de Doha, que estipulaba la retirada de todas las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán, a cambio de que los talibán evitasen que Al Qaeda operase bajo sus zonas de control.

"Al albergar al líder de Al Qaeda en Kabul, los talibán han violado gravemente el Acuerdo de Doha en el que reiteraron sus garantías al mundo de que no permitirían que los terroristas utilizaran el territorio afgano para amenazar la seguridad de otros países", ha expresado Blinken en un comunicado compartido por el Departamento de Estado.

Asimismo, el secretario de Estado ha sostenido que los talibán también han traicionado al pueblo afgano, así como su propio deseo de reconocimiento y normalización con la comunidad internacional. "Ante la falta de voluntad o la incapacidad de los talibán para cumplir con sus compromisos, continuaremos apoyando al pueblo afgano con una sólida asistencia humanitaria y abogando por la protección de sus Derechos Humanos, especialmente los de las mujeres y las niñas", ha advertido.

Por otra parte, Blinken ha afirmado que, con la muerte de Al Zawahiri, el Gobierno ha cumplido su compromiso de continuar protegiendo el país.

El secretario de Estado ha subrayado que la Administración Biden ha podido hacerlo en este caso y estará en condiciones de seguir haciéndolo en el futuro. "El mundo es un lugar más seguro tras la muerte de Al Zawahiri, y Estados Unidos seguirá actuando con determinación contra quienes amenazan a nuestro país, a nuestro pueblo o a nuestros aliados y socios", ha añadido.

Un alto funcionario consultado por CNN ha asegurado que figuras importantes entre el Ejecutivo talibán estaban al tanto de la presencia de Al Zawahiri e incluso tomaron medidas para ocultar su presencia después del ataque exitoso del sábado, reubicando rápidamente a la familia --incluidos su hija y sus hijos--.

El Acuerdo de Doha, firmado el 29 de febrero de 2020, se enmarca tras los atentados del 11 de septiembre de 2021, puesto que el Afganistán de los talibán era una de las bases de Al Qaeda.

Los talibán condenan el ataque

El portavoz del Gobierno talibán de Afganistán, Zabihullah Mujahid, ha condenado este lunes el ataque llevado a cabo por drones estadounidenses, y lo ha calificado como una "clara violación" del Acuerdo de Doha. "Las agencias de seguridad e inteligencia del Emirato Islámico han investigado el incidente y han encontrado que el ataque fue realizado por drones estadounidenses. El Emirato Islámico de Afganistán condena enérgicamente este ataque con cualquier pretexto y lo califica como una clara violación de los principios internacionales y del Acuerdo de Doha", ha declarado Mujahid, según un comunicado del Gobierno afgano.

En este sentido, el portavoz talibán ha insinuado que "tales acciones son una repetición de las experiencias fallidas de los últimos 20 años", y ha asegurado que repercuten negativamente a los intereses de Estados Unidos, Afganistán y la región. "Repetir tales acciones dañará las oportunidades disponibles", ha dicho Mujahid.