Crisis política en Italia

Draghi presenta su dimisión, pero Mattarella no la acepta

Después de comunicárselo a sus ministros, ha entregado su renuncia al presidente de la República, que le ha pedido que espere a su comparecencia el miércoles ante el Parlamento

El presidente de la República, Sergio Mattarella, y el primer ministro italiano Mario Draghi

Mario Draghi se quiere ir. Dimitir. No quiere seguir como primer ministro de Italia , como jefe de un Gobierno de coalición en el que considera que no cuenta con el apoyo de todos. Primero se lo ha dicho a sus ministros y después ha presentado su renuncia oficial ante el presidente de la República, Sergio Mattarella. Pero no será tan fácil. 

En una jornada política de infarto, Mattarella ha sorprendido al país con un comunicado oficial en el que no acepta la dimisión de Draghi y le pide que espere al próximo miércoles. Ese día, el primer ministro italiano tiene previsto explicarlo todo ante el Parlamento y Mattarella quiere que se someta de nuevo a una votación para ver si cuenta aún con el apoyo mayoritario de los diputados.  

Pero Draghi parece tenerlo muy claro (al menos de momento). “Ha fracasado el pacto de confianza que es la base de este Gobierno”, ha sentenciado en la reunión en el palacio Chigi, después de que el Movimiento 5 Estrellas hubiera provocado una grave crisis de Gobierno ausentándose en una importante votación en el Senado horas antes. 

La gravedad del gesto, entendida desde un primer momento como una traición en toda regla, se deriva de que la formación política es (era) socio de Gobierno y Draghi había convertido la votación de un decreto sobre ayudas a familias y empresas en una moción de confianza al mismo Ejecutivo.

“Compromiso máximo”

“Las votaciones de hoy en el Parlamento son un hecho muy significativo desde el punto de vista político”, ha subrayado Draghi en el Consejo de Ministros. “En estos días, mi compromiso ha sido máximo para intentar continuar por el camino común, incluso intentando satisfacer las exigencias que me avanzaban las fuerzas políticas. Como es evidente después del debate y el voto de hoy, este esfuerzo no ha sido suficiente”.

“Siempre he dicho que este Gobierno avanzaría solo si se daba una perspectiva clara de poder implementar el programa de Gobierno, que había sido votado por las fuerzas políticas”, ha añadido. “Esta unión ha sido fundamental para abordar los desafíos de los últimos meses. Pero estas condiciones han desaparecido hoy”. 

Antes de dejar el Palacio Chigi para dirigirse al Palacio del Quirinal, Draghi ha agradecido a sus ministros el trabajo y los resultados alcanzados. “Debemos estar orgullosos de lo que hemos conseguido en un momento muy difícil y en el interés de todos los italianos”.

La Bolsa y la prima de riesgo

Draghi, antes banquero que político, ha calculado todo hasta el final. En un intento de evitar un desastre económico ha retrasado la reunión del Consejo de Ministros hasta las 18.15 horas, después del cierre de las Bolsas. En vano. Pocas horas después de la votación en el Senado, se ha disparado la prima de riesgo italiano sobre los 220 puntos y la bolsa de Milán ha caído más de 3 puntos. En números, se calculan pérdidas por encima de los 17.000 millones de euros. 

Draghi necesitaba 106 votos para el decreto de ayudas a familias y empresas, de algo más de 15.000 millones de euros. Ha obtenido 172, que avalaban también la confianza de la mayoría del Senado hacia su Gobierno. Pero no ha sido suficiente para el primer ministro italiano.

A pesar de todo, son muchos los analistas y políticos que no dan por perdida la causa para mantener vivo el Gobierno de Draghi. Es con lo que cuenta Mattarella.

“Draghi bis”

“Nosotros trabajamos ya por un Draghi bis”, ha insistido Matteo Renzi, el líder de Italia Viva y responsable de haber hecho caer el Gobierno de Giuseppe Conte, el líder del Movimiento 5 Estrellas. Comparte postura a favor de mantener el Gobierno de unidad nacional, Enrico Letta, el líder del Partido Democrático. “Tenemos que seguir adelante con el mismo formato”, ha dicho.

“Nada de bromas. La Legislatura ha terminado. Hay que ir a las urnas”, ha declarado la líder de Fratelli d’Italia, Giorgia Meloni, la gran beneficiada de la actual crisis. El gran perdedor, señalado como culpable de todo lo ocurrido, sería Giuseppe Conte, el líder del Movimiento 5 Estrellas que ha intentado poner a Draghi contra las cuerdas. 

Esta misma semana Mario Draghi bromeaba ante los periodistas: “un enfermo recibe la noticia de que puede elegir entre dos corazones para su trasplante, el de un joven en magnífica forma física y el de un banquero de 82 años. El paciente elige el del banquero y cuando le preguntan por qué, responde que el del banquero está sin usar”. 

El miércoles se verá si es más banquero o más político. 

Sobre el autor de esta publicación

Isabel Longhi-Bracaglia

Isabel Longhi-Bracaglia (Madrid, 1968) es periodista. Comenzó a ejercer convencida de la importancia de la información local en varios medios hace más de 30 años (Efe, Onda Cero, Telemadrid y El Mundo). En este diario, se especializó primero en temas sociales, en temas de comunicación después y en información internacional al final, antes de decidir mudarse a vivir a Italia. Desde allí, observa y cuenta en Republica.com lo que ocurre en este país, que la fascina.