Crece la tensión: Taiwán denuncia que aviones y barcos chinos cruzaron línea media del Estrecho

El Ministerio de Defensa de la isla calificó de "fuerte provocación" las maniobras desencadenadas tras la visita de Nancy Pelosi

Crece la tensión en Taiwán

EFECrece la tensión en Taiwán

Buques y aviones de guerra del Ejército Popular de Liberación (EPL, Ejército chino) cruzaron este viernes la línea media del Estrecho de Taiwán, lo que el Ministerio de Defensa de la isla calificó de "fuerte provocación".

La cartera castrense informó en un comunicado difundido por la agencia oficial CNA que a las 11.00 hora local (03.00 GMT) "varios" aviones y barcos chinos fueron avistados en aguas cercanas a Taiwán, algunos de ellos "cruzando la línea media".

Esta división funciona como una frontera no oficial pero tácitamente respetada por China y Taiwán, que viven uno de sus momentos más tensos tras la visita a la isla el miércoles de la presidenta del Legislativo de EEUU, Nancy Pelosi, a la que Pekín advirtió de que respondería con contundencia.

Los movimientos del Ejército chino se enmarcan en las maniobras militares que el EPL lleva a cabo desde ayer y hasta el próximo domingo alrededor de Taiwán a consecuencia del viaje de la funcionaria estadounidense, y que han incluido hasta ahora fuego real y lanzamiento de misiles de largo alcance.

El Ministerio taiwanés ya denunció ayer jueves que 22 aviones militares chinos cruzaron la línea media en esa jornada, pero de momento no ha detallado cuántos buques y aeronaves lo hicieron hoy.

En respuesta a las "altamente provocadoras" maniobras chinas, el Ejército taiwanés aseguró que aumentará su capacidad y preparación para salvaguardar la soberanía de la isla "sin escalar las tensiones o provocar conflictos que puedan conducir a una guerra".

Los ejercicios de ayer, que supusieron en cierre del espacio aéreo y marítimo de seis zonas alrededor de la isla, incluyeron prácticas de tiro con artillería de largo alcance, con "múltiples tipos de misiles convencionales", así como el despliegue aéreo de decenas de aviones militares entre cazas y bombarderos.

Se trata de la primera vez que se registran lanzamientos de este tipo en las inmediaciones de Taiwán desde la tercera crisis del Estrecho entre 1995 y 1997.

Analistas citados por el diario hongkonés South China Morning Post aventuraron que el Ejército Popular de Liberación (EPL, Ejército chino) podría emplear hoy aviones bombarderos con misiles crucero de largo alcance como los CJ-20.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, calificó en las últimas horas las maniobras chinas como un "acto irresponsable" que aviva las tensiones en el Indopacífico, reclamó contención a Pekín y pidió el apoyo de la comunidad internacional. También dijo que Taiwán no contribuirá a la escalada de tensiones pero defenderá su soberanía.

China, que calificó la visita de Pelosi como "farsa" y "traición deplorable", reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Precisamente Pelosi ha descartado este viernes que su visita haya perjudicado a la isla y ha calificado a la disputa como "ridícula", asegurando que Estados Unidos no pretende cambiar el 'status quo' de la región.

Preguntada en una rueda de prensa sobre si consideraba que su visita a Taiwán no había sido beneficiosa para la isla, la presidenta de la Cámara de Representantes ha dicho que es una disputa "ridícula", alegando que el país asiático es uno de "los más libres del mundo".

"Hemos dicho desde el principio que nuestra representación aquí no se trata de cambiar el 'status quo' aquí en Asia. Se trata nuevamente de la ley de relaciones con Taiwán y la política entre Estados Unidos y China", ha expresado Pelosi durante su visita a Japón en el último día de su gira asiática, según un comunicado de su oficina.

Por otra parte, Pelosi ha acordado con el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, que ambos países trabajen conjuntamente para mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán, ha informado la agencia nipona NHK.

"Confirmamos que Japón y Estados Unidos seguirán trabajando juntos de cerca para mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán", ha sostenido Kishida, que ha compartido con Pelosi la importancia de garantizar "un Indo-Pacífico libre y abierto".

Asimismo, el mandatario japonés ha pedido a China que ponga fin a los ejercicios militares en Taiwán: "Las acciones de la parte china tendrán graves consecuencias para la paz y la estabilidad de la región y la comunidad internacional".

El acuerdo entre ambas partes ha tenido lugar en el último día de la gira por Asia de Pelo, que ha elevado las tensiones de Estados Unidos con China por su visita a la isla de Taiwán, territorio que el Gobierno chino proclama como suyo.

En medio de esta visita oficial, el Gobierno japonés ha denunciado este jueves que cinco de los nueve misiles balísticos lanzados por el Ejército de China en el marco de una serie de maniobras militares han caído en aguas al suroeste de la isla de Hateruma, en Okinawa, dentro de la Zona Económica Exclusiva nipona.

Tras esto, Tokio ha presentado una propuesta diplomática a Pekín y ha mostrado su preocupación ante los entrenamientos militares chinos, anunciados tras la visita de Pelosi a Taiwán, adonde llegó el martes por la noche.

China convoca a diplomáticos europeos y de Japón por su postura hacia Taiwán

La Cancillería china convocó a representantes diplomáticos de países europeos y de la Unión Europea (UE) en protesta por las declaraciones realizadas por los ministros de Asuntos Exteriores del G7 y el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores en relación con Taiwán, recogen hoy medios chinos.

Los ministros de Exteriores del G7 pidieron este jueves a Pekín que se abstenga de usar la reciente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, como "un pretexto para llevar a cabo acciones militares agresivas en el Estrecho de Taiwán".

Por su parte, el alto representante de la UE, Josep Borrell, reiteró en las últimas horas lo dicho por los ministros del G7 y pidió "a todas las partes que mantengan la calma y actúen con transparencia".

La cartera de Exteriores china llamó a consultas al embajador japonés en China, Hideo Tarumi, por el mismo motivo.

Las declaraciones de los representantes de Exteriores "distorsionaron los hechos" y suponen una "injerencia flagrante en los asuntos internos de China", según el vicecanciller chino, Deng Li.

China declaró su "firme oposición" ante lo que considera un movimiento que "envía señales gravemente equivocadas".

En el caso de su vecino nipón, el vicecanciller explicó que la cuestión de Taiwán está relacionada "con los cimientos políticos de las relaciones entre China y Japón" y la "confianza básica entre ambas naciones".

Deng recordó que "Japón colonizó Taiwán durante un largo tiempo", lo que le hace tener "responsabilidades históricas criminales", y recomendó al país nipón que "sea más cauto en sus palabras y acciones".

Este martes, el día en que Pelosi arribó en Taiwán, el Ministerio chino de Exteriores ya convocó al embajador de EE.UU. en el país asiático, Nicholas Burns, a quien trasladó el malestar de Pekín por esa presencia en la isla, que recibió "una condena unánime por una provocación deliberada y por jugar con fuego", según un comunicado.

El alto funcionario insistió en que EE.UU. pagará por sus errores y urgió al país a rectificar y tomar medidas prácticas para revertir "los efectos adversos" provocados por la visita de Pelosi antes de que la situación en el Estrecho y las relaciones bilaterales sean "irreparables".

Borrell llama a evitar "situaciones graves" por la tensión en Taiwán

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, hizo este viernes en Nom Pen un llamamiento a todas las partes implicadas en la crisis del estrecho de Taiwán "para evitar una escalada de tensión que pueda producir situaciones más graves". Borrell recalcó que" nadie puede modificar el statu quo de forma unilateral y menos aún recurriendo a la fuerza", en referencia a las maniobras con fuego real de China como respuesta a la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi.

Borrell reconoció que "la tensión crece" en la región mientras tiene lugar estos días en la capital de Camboya la reunión ministerial de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, en la que el jefe de la diplomacia europea participa como invitado junto a sus homólogos de EEUU, China, Rusia y otras potencias.

En este sentido, Borrell confirmó que el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, no asistió en la noche del jueves a la cena de gala de todos los ministros, en la que estaba previsto que se sentaran al lado, pero mostró buena disposición a mantener un encuentro con él antes de que termine la reunión ministerial. "Estamos en un momento en que las oportunidades de hablar en persona tienen que aprovecharse. Todo el mundo debe intentar desempeñar un papel de moderación cuando cosas así ocurren", dijo en referencia a la tensión en el estrecho de Taiwán.

Sobre el autor de esta publicación