Economía

Biden se apunta una nueva victoria al conseguir elevar el techo de deuda

Biden llega a un acuerdo junto a los Republicanos y consigue suspender el actual límite de deuda de 31,4 billones de dólares hasta el 1 de enero de 2025

Reunión entre el presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

EUROPA PRESSReunión entre el presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy., el pasado 23 de mayo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró este viernes el acuerdo con los republicanos para elevar el techo de deuda y anunció que lo ratificará el sábado, después de que las dos cámaras del Congreso le hayan dado el visto bueno durante esta pasada semana.

"Esto es vital. Es esencial para el progreso que hemos tenido en los últimos años", dijo el mandatario durante un discurso retransmitido desde la Casa Blanca.

Con la ratificación de Biden, el país evitará la suspensión de pagos que se hubiera producido tan pronto como el lunes de no haber alcanzado el Congreso un acuerdo para elevar el techo de deuda, que marca el límite al dinero que EE.UU. puede pedir prestado y solo puede elevarse o suspenderse mediante una acción legislativa.

A pesar de que la medida contempla algunos topes al gasto público en ámbitos como la sanidad, la educación, la justicia o la protección medioambiental, Biden aseguró que la suspensión de pagos "hubiera sido catastrófica", y hubiera enviado al país a "una recesión".

Además, el demócrata se congratuló por haber logrado un acuerdo bipartidista cuando muchos en Washington dudaban de que fuera posible por la división entre los bloques, y aseguró que los pilares sociales de su Administración, como la Seguridad Social o las prestaciones médicas para mayores, se mantendrán intactos.

A pesar de ello, el presidente ha recordado los intentos republicanos de recortar los gastos sociales y sanitarios, y ha asegurado que "se asegurará de que los ricos paguen su parte justa" aunque a los republicanos "no les guste".

"Ninguno consiguió todo lo que quería, pero el pueblo estadounidense consiguió lo que necesitaba", aseguró el demócrata.

El acuerdo para elevar el techo de deuda a cambio de algunos topes al gasto público se logró el fin de semana, en una negociación contrarreloj entre la Casa Blanca y los republicanos de la Cámara Baja, liderados por Kevin McCarthy.

La ley, que incluye topes de gasto y algunos cambios en los permisos de energía y programas sociales, fue aprobada por una amplia mayoría de ambos partidos, aunque algunos demócratas progresistas votaron en contra por considerar el acuerdo como "un chantaje" y por realizar cambios en programas sociales; los miembros de Freedom Caucus, de extrema derecha, también se opusieron por no recortar lo suficiente el gasto público.

"Sé que el bipartidismo es difícil y que la unidad es difícil, pero nunca podemos dejar de intentarlo. Unir fuerzas como estadounidenses es dejar de gritar, bajar la temperatura y trabajar juntos para lograr el progreso", ha declarado Biden durante su discurso.

A pesar de que finalmente pudo aprobarse con rapidez en las dos cámaras, algunos senadores republicanos amenazaron ayer con retrasar el proceso por considerar que el acuerdo no hacía suficiente por asegurar un presupuesto suficiente para Defensa.

Finalmente, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, se comprometió a permitir que el presupuesto de Defensa pueda aumentarse más de lo que contempla el propio acuerdo a cambio de proceder con la votación.

Tanto el expresidente Donald Trump como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se han opuesto rotundamente al acuerdo. Mientras Trump ha asegurado que habría permitido el incumplimiento de pagos antes de dar las concesiones de su partido, DeSantis ha afirmado que el acuerdo llevará al país a la "bancarrota".

La medida suspende el techo de deuda para los próximos dos años, hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre de 2024. En concreto, suspende el actual límite de deuda de 31,4 billones de dólares hasta el 1 de enero de 2025.