Biden acusa por primera vez a Putin de cometer un "genocidio" en Ucrania y Macron pide evitar esa palabra para lograr la paz

El presidente de EEUU precisa que "cada vez es más claro" que su homólogo ruso "está tratando de eliminar la idea de ser ucraniano", mientras que el mandatario francés se limita a hablar solo de "crímenes de guerra"

Joe Biden

EFEJoe Biden

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha acusado este martes a su homólogo ruso, Vladimir Putin, de estar perpetrando un "genocidio" en Ucrania, un término que hasta ahora la Administración estadounidense había evitado. Horas más tarde, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha evitado usar esa palabra porque le parece que una escalada verbal no contribuye al objetivo de detener la guerra y buscar la paz, pero insistió en que el Ejército ruso ha cometido "crímenes de guerra".

"Estoy haciendo todo lo que está en mi poder a través de órdenes ejecutivas para que baje el precio y afrontar la subida de precios de Putin. Vuestro presupuesto familiar, vuestras opciones para llenar el depósito, no deberían depender de si un dictador declara una guerra y perpetra un genocidio a medio mundo de distancia", ha afirmado Biden durante un acto en Menlo, Iowa, según recoge el periódico 'The Hill'.

La Administración Biden ha acusado a Putin de crímenes de guerra, pero hasta ahora no se había referido a sus acciones en Ucrania como "genocidio", un término que sí ha empleado el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Más tarde, en comentarios ante la prensa, Biden ha confirmado que sí que ha usado esa palabra de forma intencionada y ha precisado que "cada vez es más claro que Putin está tratando de eliminar la idea de ser ucraniano".

"Las evidencias están aumentando. Se ve diferente a la semana pasada. Más evidencias están saliendo literalmente de las cosas horribles que los rusos han hecho en Ucrania", ha dicho el mandatario estadounidense, agregando que "aprenderemos más y más sobre la devastación".

En este sentido, ha dejado claro que los abogados internacionales decidirán si se califican estas acciones como "genocidio". "Así nos parece a nosotros", ha reiterado Biden en un encuentro con periodistas posterior a la rueda de prensa en el estado de Iowa.

Esta escalada semántica se produce tras las masacres de Bucha, donde han aparecido más de 400 cadáveres, muchos de ellos de civiles maniatados, y en la estación de Kramatorsk, donde misiles rusos acabaron con la vida de más de 50 personas.

Hace una semana, cuando la prensa preguntó a Biden si creía que lo ocurrido en Bucha era un genocidio, el mandatario respondió que no. "No, creo que es un crimen de guerra", dijo.

Macron habla de una "guerra brutalísima"

Por su parte, Macron pide evitar directamente palabras gruesas como "genocidio", como lo ha hecho Biden, porque le parece que una escalada verbal no contribuye a frenar el conflicto.

"Rusia ha desencadenado de forma unilateral una guerra brutalísima. Está establecido que el Ejército ruso ha cometido crímenes de guerra. Ahora hay que encontrar a los responsables e ir a la justicia, que es lo que estamos haciendo en cooperación con los ucranianos", explicó Macron en una entrevista al canal France 2.

Respondía así a una pregunta sobre si considera que hay que hablar de genocidio en Ucrania, igual que lo ha hecho el presidente estadounidense.

El jefe del Estado francés dijo que el va a ser "prudente con las palabras" porque "el pueblo ucraniano y el pueblo ruso son pueblos hermanos", la guerra "es una locura" y "de una brutalidad increíble", y el término de genocidio "tiene un sentido".

Por eso añadió que, por su parte, va a seguir "intentando detener esta guerra y construir la paz. De forma que no creo que la escalada de las palabras sea útil. Lo que podemos decir es que la situación es inaceptable y que hay crímenes de guerra".

Macron avanzó que en los próximos días va a seguir hablando tanto con Zelenski como con Putin.

Francia está trabajando con la Corte Penal Internacional (CPI) para establecer de forma precisa las acusaciones de crímenes de guerra cometidos en zonas que han estado ocupadas por las tropas rusas y ha enviado forenses y gendarmes expecialistas en criminalística para ayudar a las autoridades ucranianas en las pesquisas sobre matanzas.

Sobre el autor de esta publicación