Guerra en Ucrania

Los líderes separatistas de Ucrania piden a Putin su anexión exprés tras los referéndums ilegales

El proceso podría concluir en 12 días, más tiempo que el que requirió la incorporación de la península de Crimea, porque antes Rusia tiene que reconocer la independencia de Jersón y Zaporiyia

El presidente ruso Vladimir Putin

EFEEl presidente ruso Vladimir Putin

Los líderes de cuatro regiones en el este y sur de Ucrania pidieron este miércoles al presidente ruso, Vladímir Putin, la incorporación de esos territorios a Rusia, con lo que se puso oficialmente en marcha el proceso de anexión tras la celebración de referendos considerados ilegales por la comunidad internacional y Kiev.

"Estimado Vladímir Vladímirovich (patronímico de Putin), me dirijo a usted en nombre del pueblo de Lugansk. Teniendo en cuenta la aprobación en el referéndum de la decisión (de ingresar en Rusia), le pido considerar ese asunto", dijo el dirigente separatista de Lugansk, Leonid Pásechnik, en una carta.

Pásechnik junto con el líder de Donetsk, Denís Pushilin, viajaron este miércoles a Moscú para pedir personalmente a Putin la incorporación de las regiones separatistas a Rusia.

"Tengo el documento, el protocolo (final de los referendos sobre la adhesión a Rusia) y ahora me dirijo a Moscú", dijo Pushilin antes de iniciar el viaje.

Los jefes de las administraciones prorrusas instaladas por Moscú en Jersón y Zaporiyia emitieron sendos comunicados en los que también abogaron por la "reunificación" con Rusia y destacaron el apoyo que recibió esta decisión en las consultas que se celebraron entre el 23 y el 27 de septiembre en medio de la campaña militar y que fueron calificadas de "farsa" por Kiev.

Según los resultados difundidos el miércoles por la autoridades prorrusas con el cien por cien de la papeletas escrutadas, entre el 87,05 y el 99,23 % de los votantes en los territorios controlados parcialmente por las fuerzas rusas en el este y sur de Ucrania apoyaron la anexión a Rusia.

Anexión exprés

Según el diario ruso Kommersant, el proceso de la anexión de los cuatro territorios ucranianos a Rusia puede concluir en 12 días.

Se trata de un procedimiento rápido, pero más prolongado en el tiempo que el que requirió la incorporación de la península ucraniana de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

De acuerdo con las leyes rusas, Putin, tiene que reconocer primero la independencia de Jersón y Zaporiyia antes de aprobar su adhesión a Rusia.

La independencia de Donetsk y Lugansk ya fue reconocida por Moscú el 21 de febrero, tres días antes del inicio de la campaña militar en Ucrania.

El Senado ruso planea debatir la anexión de los nuevos territorios el próximo 4 de octubre. Antes la incorporación tiene que recibir el visto bueno de la Duma o cámara baja rusa, que se reúne para una sesión extraordinaria un día antes.

Una vez ambas cámaras del Parlamento den su beneplácito, el respectivo documento será ratificado por Putin, lo que puede ocurrir el mismo día.

No obstante, de acuerdo con el Instituto para el Estudio de la Guerra y la inteligencia británica, la noticia sobre la anexión podría producirse este mismo viernes, 30 de septiembre.

Referéndums "a punta de pistola"

La anexión por parte de Rusia de los territorios que votaron su separación de Ucrania significará que "ya no hay nada que negociar con este presidente (ruso)", dijo este martes el mandatario ucraniano, Volodímir Zelenski, en una declaración por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

El Ministerio de Exteriores ucraniano llamó a su vez "a todos los Estados y organizaciones internacionales a condenar inmediatamente las acciones ilegales del Kremlin en los territorios temporalmente ocupados de Ucrania y a aumentar el aislamiento de Rusia".

Afirmó asimismo que "obligar a los habitantes de estos territorios a rellenar unos papeles a punto de pistola es un crimen más de Rusia en el curso de su agresión contra Ucrania" que viola las normas del derecho internacional y las obligaciones internacionales de Rusia.

La ONU a su vez dejó claro este martes que no reconocerá el resultado de los referendos, ya que "no pueden considerarse una expresión genuina de la voluntad popular".

Nueva fase bélica

El ingreso de las cuatro regiones ucranianas en Rusia no llevará al fin de la campaña militar anunciada en febrero, precisó el Kremlin.

"No todo el territorio de la república popular de Donetsk ha sido liberado. (...) Por eso, como mínimo, hay que liberar toda la república popular de Donetsk", dijo al respecto el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Peskov subrayó que en cuanto a la vecina Lugansk, las tropas rusas tienen el control sobre la totalidad de esa región en sus fronteras constitucionales.

A la vez, el portavoz del Kremlin no hizo referencia alguna a las regiones de Jersón y Zaporiyia, que las tropas rusas controlan parcialmente.

El líder de Donetsk afirmó a su vez que los combates entrarán en una nueva fase tras los referendos. Mientras, las autoridades prorrusas de Zaporiyia auguraron el inicio de una "operación antiterrorista" en las cuatro regiones ucranianas que sustituiría a la actual "operación militar especial".