Alerta sanitaria

Alerta por ébola en Uganda: aumentan los casos y hay 21 muertes en estudio

El país africano ha registrado un brote de la poco habitual cepa sudanesa del virus, para la que no existe vacuna aprobada

Imagen de archivo de trabajadores de salud de Uganda

EFEImagen de archivo de trabajadores de salud de Uganda

Las autoridades de Uganda han anunciado que ha aumentado la cifra de casos sospechosos de ébola hasta superar una treintena de contagiados. El Ministerio de Salud, según ha recogido la cadena BBC, ha comunicado que han registrado 34 casos sospechosos. Además, está analizando 21 muertes, que consideran que han sido causadas por el virus.

Los equipos de salud continúan rastreando a las personas que han estado en contacto con los casos, ya que el brote, que comenzó en el distrito central de Mubende, se ha extendido a distritos vecinos.

Uganda declaró este pasado martes un brote de ébola, correspondiente a la poco habitual cepa de Sudán, tras confirmar un caso en el distrito de Mubende (centro), donde un hombre de 24 años murió por la enfermedad que causa ese virus.

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) instaló poco después un centro de tratamiento de ébola en ese lugar en aras de responder al brote en apoyo al Ministerio de Sanidad de Uganda. La organización, además, valora abrir un segundo centro en Madudu, una ciudad 25 kilómetros más al norte y de donde procedía la primera persona fallecida por este brote, así como donde se han registrado varios casos sospechosos, según ha informado en un comunicado.

Hasta ahora se han registrado siete brotes de la cepa de ébola de Sudán, cuatro en Uganda y tres en Sudán, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Uganda notificó por última vez en 2012 un brote de ébola de esta cepa, para la que no existe una vacuna aprobada, a diferencia de la cepa de Zaire, registrada en epidemias de la enfermedad en la vecina República Democrática del Congo (RDC).

En 2019, Uganda experimentó un brote de la cepa de Zaire en el que el virus fue importado de la RDC, que luchaba entonces contra una gran epidemia en su región nororiental.

Existen diferencias entre ambas cepas: la de Sudán no solo es menos transmisible, sino que presenta una menor mortalidad (entre el 40 % y el 100 %) que la de Zaire (70 % - 100 %).

Países como Kenia, Tanzania, Ruanda y Somalia se encuentran en alerta para evitar una posible propagación del virus.

Seis cepas diferentes

Descubierto en 1976 en la RDC - entonces llamada Zaire -, el ébola es una enfermedad grave, a menudo mortal, que afecta a humanos y otros primates y se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados.

Esta fiebre causa hemorragias graves y sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

Tiene seis cepas diferentes, tres de las cuales (Bundibugyo, Sudán y Zaire) han causado previamente grandes epidemias, como la que asoló África occidental de 2014 a 2016, cuando murieron 11.300 personas y hubo más de 28.500 casos.