EN PLENA CRISIS ENERGÉTICA

Alemania asume que el Nord Stream quedará inutilizado para siempre tras el "acto de sabotaje"

Los daños no podrán repararse rápidamente y las aguas marinas se filtrarán en las tuberías, lo que provocará una corrosión irreversible

EFEImagen de la fuga de gas en el mar Báltico

Las autoridades alemanas consideran que las fugas detectadas en el Nord Stream 1 y 2 en aguas bálticas han dejado inutilizados para siempre el gasoducto ruso, informa el diario Der Tagesspiegel, que cita fuentes gubernamentales germanas.

De acuerdo con las valoraciones en curso, los daños no podrán repararse rápidamente y las aguas marinas se filtrarán en las tuberías, lo que provocará una corrosión irreversible, apunta ese medio.

El Ejecutivo danés advirtió ya este miércoles de que la investigación de las tres fugas en los gasoductos bálticos Nord Stream 1 y 2 puede demorarse varias semanas hasta que sea seguro llevar a cabo una inspección de la zona. Las tres fugas ocurrieron en aguas internacionales: dos en la zona económica exclusiva danesa y uno en la sueca.

Según ha informado asimismo este miércoles la Guardia Costera sueca, el flujo de gas en la zona continúa con la misma fuerza que el martes, al contrario de lo que afirma la Dirección General de Energía danesa.

La titular alemana de Defensa, Christine Lambrecht, atribuyó este miércoles a un "posible sabotaje" las fugas detectadas en el Nord-Stream 1 y 2.

Aún este martes, el titular alemán de Economía y Protección del Clima, Robert Habeck, había rehuido entrar en especulaciones sobre las causas de esas fugas, con el argumento de que era prematuro hacerlo.

Posteriormente, tanto la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, como su homóloga sueca, Magdalena Andersson, afirmaron en sendas comparecencias ante los medios que todo apuntaba a un "acto deliberado" y a un posible sabotaje.

La Unión Europea (UE) advirtió también este miércoles, por su parte, de que reaccionará con una "respuesta fuerte y unida" ante cualquier "interrupción deliberada de la infraestructura energética europea", tras las tres fugas detectadas ayer en aguas del Báltico.

Ambos gasoductos estaban fuera de servicio. El Nord Stream 1, que había entrado en funcionamiento en 2011, interrumpió los suministros hace semanas tras alegar Rusia una fuga de aceite en la única estación compresora rusa que aún operaba.

El Nord Stream 2, cuya construcción empezó en 2011, nunca entró funcionamiento, ya que Alemania suspendió el proceso de autorización a raíz del reconocimiento por Moscú de las autoproclamadas repúblicas separatistas del Donbás.

EFE | Barco en proceso de construcción del gasoducto Nord Stream 2

Reunión de urgencia del Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el próximo viernes a petición de Rusia para discutir las fugas en los gasoductos Nord Stream detectadas en el mar Báltico, según ha asegurado a EFE una fuente diplomática.

En medio de crecientes sospechas de un posible sabotaje, Moscú solicitó este miércoles una sesión urgente del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas.

Aunque Rusia confiaba en que la reunión tuviese lugar este jueves, Francia -que este mes ocupa la Presidencia de turno del Consejo de Seguridad- la ha convocado para el viernes por la tarde (hora de Nueva York), según esa fuente.

Suecia, Dinamarca, Alemania, la Unión Europea y la OTAN han afirmado que las fugas son causa de un "acto intencionado" y de un "sabotaje", mientras que el Kremlin calificó de "tontas y absurdas" las acusaciones europeas de que podría estar detrás de estos daños.

Desastre medioambiental

La piscina humeante de gas metano en el mar Báltico, fruto de un supuesto sabotaje en los gasoductos Nord Stream, amenaza con desencadenar un desastre medioambiental, como han comenzado a advertir ya expertos científicos y organizaciones ecologistas.

El metano está considerado como un emisor clave de gases de efecto invernadero, por lo que la comunidad científica se esfuerza por hacer algún tipo de previsión sobre los efectos de la triple fuga en el Nord Stream 1 y el Nord Stream 2. Ambas tuberías contienen gas a presión, pese a no estar actualmente en funcionamiento.

El científico David McCabe, experto de la organización Clean Air Task, advierte de que, a 20 años vista, "una tonelada de metano tiene un impacto climático que es más de 80 veces superior que el dióxido de carbono", lo que hace que la fuga actual sea "muy preocupante", según la agencia Bloomberg.

El director de estrategia energética en el Environmental Defense Fund, Andrew Baxter, ha estimado que ya se han emitido a la atmósfera unas 115.000 toneladas de metano, lo que equivale a 9,6 millones de toneladas de CO2 o a las emisiones de dos millones de coches de gasolina durante todo un año.

La ONG Greenpeace ha elevado esta estimación y la equipara ya a 30 millones de toneladas de dióxido de carbono, si bien el hecho de que las fugas sean submarinas y no al aire libre complica la elaboración de este tipo de estimaciones. En lo que sí coinciden todos los expertos es en su gravedad.

La mayor fuga de metano conocida hasta la fecha se produjo en el cañón de Aliso, en Los Angeles (Estados Unidos), y supuso en 2015 el escape a la atmósfera de unas 97.100 toneladas de metano, repartidas durante varios meses. En el caso del Nord Stream, habría sido en sólo unas horas.

El Ministerio de Medio Ambiente alemán, no obstante, ha afirmado que el escape no supone una amenaza significativa para la vida marina de la zona, ya que el mayor riesgo climático está en la atmósfera. Aun así, autoridades de Alemania, Dinamarca y Suecia intercambian información para determinar los posibles efectos.