Al menos 50 muertos en un ataque contra una iglesia católica del sur de Nigeria

Hasta ahora ningún grupo ha asumido la responsabilidad del ataque, pero el diputado local ha acusado del asalto a pastores fulani

imagen de archivo de la policía de nigeria

EFEimagen de archivo de la policía de nigeria

Al menos 50 personas han muerto en un ataque perpetrado por hombres armados durante una misa en la iglesia católica de San Francisco Javier, en el estado de Ondo, en el sur de Nigeria, según han confirmado fuentes médicas al portal 'Nigerian Tribune'. Se trata del primer ataque contra una iglesia católica en el sur del país, donde la población es mayoritariamente cristiana.

El ataque contra la iglesia, situada en la localidad de Owo, ha dejado un número todavía indeterminado de heridos que han sido trasladados de urgencia al Centro Médico Federal de la ciudad. El hospital ha recibido los cuerpos sin vida de al menos medio centenar de personas.

Uno de los parroquianos, Kehinde Ogunkorode, ha explicado al diario nigeriano 'Vanguard' que el ataque fue efectuado por al menos cinco individuos y que hay niños y mujeres entre los fallecidos.

"Invadieron la iglesia y comenzaron a disparar", ha declarado Ogunkorode, coincidiendo con el relato de otros testigos de la filial de la cadena británica BBC, quienes han confirmado atacantes abrieron fuego indiscriminado contra los asistentes.

Asimismo, Ogunkorode ha confirmado que los atacantes detonaron un explosivo en el interior de la iglesia y dispararon a los transeúntes que se encontraban en las inmediaciones antes y después del asalto.

El párroco de la iglesia, Andrew Abayomi, ha relatado que él y varias personas más se encerraron en las dependencias de la iglesia y esperaron a que se fueran los atacantes, lo que ocurrió después de unos 20 minutos. "Estábamos a punto de terminar la misa. Ya había pedido a la gente que se marchar y empezamos a escuchar los disparos desde diferentes direcciones", ha explicado.

"Nos escondimos dentro de la iglesia. Nos encerramos durante 20 minutos y abrimos cuando se marcharon y llevamos a las víctimas al hospital", ha apuntado.

[av_video src='https://www.youtube.com/watch?v=ZUPaXuohuLM' format='16-9' width='16' height='9' custom_class='']

Sin reivindicación

Hasta ahora ningún grupo ha asumido la responsabilidad del ataque, pero el diputado local Olayemi Adeyemi ha acusado del asalto a pastores de la etnia fulani concebido como una represalia contra las restrictivas políticas ganaderas y de pastoreo establecidas por el gobernador del estado de Ondo, Rotimi Akeredolu, según declaraciones recogidas por el portal 'People's Gazette'.

El gobernador ha condenado el asalto, que ha descrito como un "ataque vil y satánico, calculado contra la gente pacífica de Owo que ha disfrutado de una relativa paz a lo largo de los años", según un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

También ha reaccionado el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, quien ha expresado su "conmoción y tristeza" por este "atroz" ataque y ha augurado "pena eterna" para los responsables "aquí en la tierra y en el más allá".

"Solo desalmados del inframundo pueden haber concebido y perpetrado este vil ataque", ha añadido Buhari en una nota oficial en la que ha trasladado sus condolencias a los fallecidos, sus familias, a la Iglesia Católica y al gobierno del estado de Ondo, al que ha instado a movilizarse para socorrer a los heridos.

"Pase lo que pase este país jamás se rendirá ante los malvados e infames. La oscuridad jamás ganará a la luz. Nigeria al final vencerá", ha remachado.

Mientras, el grupo musulmán nigeriano Fomento de los Derechos de los Musulmanes ha condenado el ataque y ha advertido de que supone la prueba de que Boko Haram está presente en el suroeste de Nigeria tras ganar presencia en los estados de Níger y Kogi.

"Es una agresión no provocada, un acto inhumano, atroz, terrorífico y horrendo", ha afirmado el director del organismo musulmán, Ishaq Akintola, que ha pedido la "detención y juicio inmediato de los atacantes" y la participación del Ejército en las labores de búsqueda e investigación.

Además ha advertido de que teniendo en cuenta el 'modus operandi' de Boko Haram, "alertamos a las mezquitas e iglesias que podrían ser atacadas". "Así es como empezaron en el norte", ha advertido.

Este sábado también ha sido atacada la Iglesia de Santa María Inmaculada de Aho, en Owukpa, estado de Benue, donde los asaltantes han secuestrado a la cocinera del sacerdote al no poder localizar al religioso en el templo, informa el diario de Nigeria 'Punch'.

Varios individuos armados irrumpieron en el lugar y se dirigieron directamente a la vivienda del sacerdote. "No le vieron y decidieron llevarse a una mujer que estaba en el lugar", ha relatado una fuente consultada por el periódico.

Sobre el autor de esta publicación