En una subasta

El barco que dio la primera vuelta al mundo se vendió por un tercio de lo que costó

La nao Victoria, que hizo historia al mando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, acabó hundida, después de ser subastada, con toda su tripulación y carga a su regreso de la isla La Española

Réplica de la Nao Victoria con motivo del V centenario de la proeza de Magallanes y Juan Sebastián Elcano

FUNDACIÓN NAO VICTORIARéplica de la Nao Victoria con motivo del V centenario de la proeza de Magallanes y Juan Sebastián Elcano

La nao Victoria, la primera embarcación que dio la primera vuelta al mundo hace 500 años, se compró por 300.000 maravedíes y se vendió en subasta por 106.875 maravedíes, por lo que solo se recuperó el 36 % de su coste.

Así se recoge en los documentos que desde este jueves se exponen en el Archivo Histórico Provincial de Sevilla, ciudad de la que salió el barco en 1519 y regresó en 1522 al mando de Juan Sebastián Elcano.

El primero de los documentos es el reconocimiento que a finales de 1518 hicieron los primeros propietarios del pago que les hizo la corona por la compra del barco y, el segundo, la escritura que testimonia el proceso de subasta de la Victoria poco después de su regreso, entre finales de 1522 y principios del año siguiente.

Por el primero de los documentos, una carta de 23 de septiembre de 1518, Pedro Arizmendi, hijo de Domingo de Apallúa, vecino de Odárroa (Vizcaya), reconoce en nombre de su padre haber recibido 800 ducados (300.000 maravedís) de Sancho de Matienzo, tesorero de la Casa de la Contratación, en pago de la expropiación de una nao suya, nombrada Santa María.

El navío, que entró a formar parte de la Armada de la Especiería, salió en septiembre de 1519 hacia el Maluco a las órdenes de Magallanes, adoptaría el nombre de Santa María de Victoria, y luego, simplemente, Victoria, precisa el Archivo.

En cuanto a sus características, era un navío de tres palos, con velas cuadradas en el palo mayor y un trinquete, y latina en el de mesana, con unos 21 metros de eslora y una capacidad de aproximadamente 180 toneladas métricas.

El segundo de los documentos que se exhibe, perteneciente también al fondo documental de Protocolos Notariales de Sevilla, ofrece información sobre la subasta de la nao vieja.

La nave, tras una animada puja, fue adquirida en subasta por el mercader genovés afincado en Sevilla Esteban Centurión a Diego Díaz, factor de Cristóbal de Haro (financiero de la expedición), por la cantidad de 285 ducados, equivalentes a 106.875 maravedís.

Esa cifra indica que se recuperó apenas un 36 % de lo que había costado originariamente la nao, sin contar el carenado y reparaciones y dotación de aparejos previas al gran viaje alrededor del mundo.

El nuevo armador debió de someterla a reparaciones con la intención de emprender una nueva aventura. Por otro documento conservado en el Archivo se tiene constancia que en 1525 se preparaba la Victoria para viajar a la ciudad de Santo Domingo, en la isla caribeña nombrada entonces La Española.

Según cuenta Gonzalo Fernández de Oviedo en Historia general y natural de las Indias, islas y tierra firma del mar Océano, la nao Victoria haría un viaje de ida y vuelta a aquel puerto, pero en el transcurso del segundo se perdió con toda su carga y tripulación.