Luis Enrique, siempre polémico

Luis Enrique

EFELa selección se entrena en Las Rozas

Luis Enrique siempre presenta selecciones en las que cabe la polémica. Casi siempre hay discusiones sobre los nombres elegidos. Habitualmente, se ha dicho que al equipo nacional deben acudir jugadores en plena forma y especialmente quienes son titulares en sus equipos. A Luis Enrique le importa una higa, un suponer, que Asensio sólo sea un recurso de última hora para el Real Madrid. A Eric García se le discute desde que comenzó a aparecer en la lista de los llamados. No es futbolista que guste en Barcelona, que es su territorio natural porque no se le tiene total confianza. Su mejor condición es la de la juventud, y consecuentemente, con el futuro. Ahora, sin el lesionado Laporte en el centro de la zaga, no existe otro central con mejor forma que Raúl Albiol. Desde el punto de vista del futuro, al que quiere aferrarse el seleccionador con los más jóvenes del mercado, Albiol no está para el mañana, pero si se quiere conquistar el hoy no cabe duda de que es muy superior a Eric García. El porvenir es una cuestión y otra muy distinta la necesidad de ganar.

Luis Enrique suele tener el buen gusto de no forzar las apariciones como ocurre en el caso de Ansu Fati y sorprende a muchos comentaristas que entre los elegidos no esté Yago Aspas, que suele ser uno de los dos delanteros españoles más goleadores y ponderados. Ya dijo el técnico en su día que el equipo eran Morata y diez más. Sin embargo, con las ausencias de Oyarzabal, Dani Olmo y Gerard Moeno, no parece que Ferrán Torres sea el jugador más apropiado para llenar el hueco de la delantera. En realidad, del valenciano y hoy barcelonista, no se sabe realmente cual es su verdadero puesto. En el Camp Nou da la impresión de que no le aprecian en demasía, pese al esfuerzo económico que hubo que hacer para conseguir su ficha. Según gentes del entorno culé, Ferrán tiene muy poco que hacer esta temporada y si ello es así, llevarle al Mundial tendrá como justificación el pasado más que el presente.

La llamada de Borja Iglesias está justificada por la gran campaña que está protagonizando en el Betis y la convocatoria de Nico Williams parece destinada a salvaguardar la posibilidad de que el muchacho siga creciendo y se corra el peligro de su salida hacia la selección de sus padres como ha hecho Iñaqui. Nico, en mi opinión, es mejor jugador que su hermano, y tal vez lo empiece a demostrar en la selección. Tiene desparpajo y no se arredra. Hay que concederle algo más que el beneficio de la duda.

Posdata. Lorenzo Brown ha sido gran motor en la selección campeona de Europa. Está en un club de Israel. Sería buena operación rescatarle para que como español también ayude en la liga nacional.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.