El derbi se definió en media hora

Derbi madrileño

EFEATLÉTICO DE MADRID REAL MADRID

Ganó el Madrid por superioridad absoluta. La diferencia entre ambos conjuntos estuvo en el sistema de Ancelotti basado en el buen juego de Kroos y Modric y la polivalencia de Valverde tanto en ataque como en los repliegues. El tanto de Hermoso en el saque de un córner en las postrimerías del partido, con fallo de Courtois en el despeje, administró bálsamo a las gradas del Metropolitano.

Con el gol de Rodrygo en el minuto 18, se empezó a constatar que en el Metropolitano se jugaba un partido de fútbol, un derbi. Previamente todo había estado centrado en Vinicius, sus bailecitos y los gritos racistas que lanzaron unos seguidores rojiblancos. Y además, Simeone, para acabar de dar literatura al encuentro, alineó al principio a Griezmann, jugador que está en la pelea entre Barça y el club del Metropolitano por una cuenta cifrada en cuarenta millones.

Del juego del Atlético no se supo. En la segunda parte, al Madrid le bastó con contemporizar para adueñarse de los tres puntos. Simeone, que no ha conseguido que sepamos a qué juega su equipo acudió a un remedio a la desesperada y colocó cuatro delanteros, pero todo quedó en vana ilusión a pesar del tanto de Hermoso. Lo mejor del conjunto derrotado fue la incansable ayuda moral de los graderíos.

Los prolegómenos habían sido tan calientes que ello se trasladó al comienzo del encuentro, con algún rifirrafe absurdo. Y Vinicius, que para dar más aire a la contienda entró en el estadio bailando, no dudó en crear algunos momentos de provocación. Por el contrario se salió del papel de protagonista poco deportivo pasada la media hora recibió un balón adelantado para que llegara a la portería de Oblak. El remate dio en el poste y el siempre presente Valverde remató y marcó.

Dos goles en el primer tiempo pusieron el derbi tan a favor del Madrid que ya no seguía sintiendo el peso de la ausencia de Benzema porque con Rodrygo tiene suficiente presencia goleadora. Dos tantos conseguidos pese a que el conjunto de casa había salido con el equipo de gala era suficiente para que Ancelotti, que había cambiado la defensa para colocar a Alaba de central junto a Militao y Mendy en la izquierda, se sintiera tranquilo y confiado. Lo contrario de Simeone que había modificado sobre la marcha su estrategia y de tres centrales y dos laterales corredores de fondo se pasó a una zaga más protegida. Finalmente optó por cuatro delanteros.

El Madrid cobró gran ventaja en el tiempo en el que Courtois ya había ejercido como salvador en un par de ocasiones y el Atlético había disparado a puerta más veces, pero con menos eficacia, el Madrid le bastaron tres momentos para lograr dos dianas. Hubo minutos en que los madridistas jugaron a mantener la posesión del balón, pero sin tratar de molestar en exceso.

El entrenador madridista volvió a efectuar cambios para dar minutos a jugadores en los que cree, Asensio, Camavinga y Ceballos para posibles contingencias.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.