Europa y la Liga, rotaciones peligrosas

El delantero del Real Madrid Vinicius Jr (d) lucha con Benjamin Henrichs, del Leipzig, durante el partido correspondiente al grupo F de la Liga de Campeones de la UEFA

EFEReal Madrid - RB Leipzig

Los siete entrenadores de los equipos españoles que participan en los torneos europeos viven al borde del ataque de nervios porque han de compatibilizar todas las competiciones con la plantilla de que disponen y ello no es tarea fácil. Componer la alineación del partido de Liga con el continental obliga a cambios, algo más que las rotaciones, para que el conjunto no pierda fortaleza y no se descuide ninguno de los torneos. En algunos casos se corre el peligro de que un tropiezo en la Liga se interprete como un error causado por el encuentro de entre semana. Un partido desgraciado en Europa es lógico que en algunos casos se llegue a pensar que se prefiere triunfar en casa. No es el caso de los partidos de Liga de Campeones, pero ello también afecta a los técnicos, porque el menor descuido siempre cuesta la vida del artista. Es el caso de Lopetegui que no goza del aplauso de su parroquia en la liga nacional ni en la europea. Cada partido sin ganar pone su nombre en la picota.

Ancelotti y Xavi pueden hacer grandes cambios, pero no aseguran brillantez. El Barça cometió errores en Munich y ello obliga a su entrenador a hace cambios para la Liga. En Europa no se pueden hacer experimentos porque, en ocasiones, solamente la fortuna te puede salvar. Es el caso de Ancelotti que puso un conjunto que las pasó moradas para ganar al Leipzig. El once sería muy discutible. Hasta el punto de que solamente el empuje de Valverde, que estuvo pletórico durante todo el encuentro y además marcó un golazo, solventó los problemas que sus compañeros no supieron resolver a tiempo. La salida de Asensio, jugador a quien han intentado vender todo el verano y no tiene garantías de titular en ningún caso apareció y se congració con su afición. Hubo varios jugadores a quienes faltó espíritu y ello fue causa fundamental para que el Leipzig mandara mucho tiempo. A Valverde tal vez se le reconozca ahora su valía, pero de ella había dejado constancia hace tiempo. Ciertamente, brilló mucho más cuando pudo integrarse en el centro del campo que cuando se le manda a la banda derecha desde la cual tiene menos capacidad de creación de juego.

Cholo Simeone, que ha fichado más jugadores que ningún entrenador anterior, no ha conseguido el once que le de grandes alegrías. El equipo ha perdido el espíritu combativo de otros años y el pleito de Griezmann acabará siendo un cáncer.

Posdata. A Lopetegui le han vendido a varios de los mejores jugadores de que disponía. No es culpable de las deficiencias de esta temporada, pero lo considerarán culpable. Y el presidente se llama andana.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.