La Liga comienza con parches

EUROPA PRESSKarim Benzema y Sergio Busquets durante el Clásico del Camp Nou de LaLiga Santander 2021-2022

Sería exagerado afirmar que la Liga que comenzó con el Osasuna-Sevilla está condicionada por el Mundial. Es cierto que jugar un Mundial en noviembre y diciembre es caso singular. Que se dispute en un país como Qatar, más todavía. Pero no es todo lo que condiciona el campeonato. Cuando ya ha empezado el torneo todavía no sabemos quienes somos. La mayor parte de los clubes no han fijado sus plantillas. Estamos con los primeros encuentros y no sabemos que alineaciones presentarán los participantes. El Barça es el más destacado en este sentido y si fuera solo su ejemplo aplaudiríamos. Más no es así porque estamos a falta de los que han de salir y entrar, la Liga todavía no ha dado el plácet a las peticiones de fichajes e incluso de renovaciones de contratos.

No sabemos quienes somos. Estamos en ascuas porque nuestro equipo no tiene el color que le deseamos. Empieza a ser de coña que cuando estamos en los tres primeros días de campeonato los periódicos no puedan recurrir a esas crónicas previas en las que se anuncian las alineaciones.

En todas las épocas de fichajes, es costumbre aguardar a a las doce de la noche cuando se acaba el plazo para saber finalmente quienes han entrado, salido o cambiado de casa. Esta año aún queda todo el mes de agosto para rellenar los cromos.

En todas las ocasiones precedentes de cierre de mercado se ha llegado al minuto final para confirmar un contrato. Esta vez no se trata de eso. Estamos en realidad en el peor de los problemas económicos que han vivido los clubes profesionales. Es casi vergonzoso comprobar que la mayoría aún no ha cumplido con la normas establecidas. Ya se ha do el caso de entidades que han gastado los dineros de la CVL, que es prestado para años de intereses, no están en condiciones de echar mano de tal auxilio porque ya lo fundieron.

Los resultados comenzarán a tapar la gangrena de la economía de las sociedades deportivas españolas y presumiblemente ello seguirá aplazando el drama de una Liga que quiere se lo que no puede.

Posdata. Que el Betis anunciara la prolongación del contrato de su gran ídolo, Joaquín, no haya podido inscribirlo es para llorar. Se sea bético o simplemente aficionado admirador del simpar Joaquín nos lleva a repudiar el manque pierda.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.