Pablo Laso, ruptura polémica

Pablo Laso deja de entrenar al Real Madrid "por razones médicas"

EFEPablo Laso

Pablo Laso fue un base de reconocidas cualidades en el baloncesto nacional. En la cacha y en el banquillo superó con creces a su padre de quien heredó la fiebre baloncestística. En el Real Madrid era muy difícil superar a los dos grandes genios que ha tenido el club en la dirección, Pedro Ferrándiz fue casi el inventor del Madrid europeísta, el primero que consiguió que el equipo jugara en la Unión Soviética para lo cual tuvo que prometer al ministro de Asuntos Exteriores que en Moscú ganarían. Y así fue. Con Pedro Ferrándiz creció la afición por este deporte. En la vieja Cancha de Fiesta Alegre se vieron las maravillas de Emiliano y los primeros jugadores norteamericanos que fue adquiriendo la entidad. (Allí tomaban asiento Juan Carlos de Borbón y su primo Alfonso). El Madrid consiguió incluso que los extranjeros acabaran siendo unos españoles más como fue la vida de Luyk y Brabender. Pedro Ferrándiz ganó campeonatos e internacionalizó el nombre del club en esta disciplina.

Lolo Sáinz, que había sido notable jugador, siguió la estela de Pedro y con él llegaron nuevos títulos al desaparecido pabellón de la Ciudad Deportiva, Con los historiales de Pedro y Lolo era casi imposible pasar a la historia brillantemente. Y lo consiguió Pablo Laso, que ha dejado el club con un número casi inigualable de títulos nacionales e internacionales. Pablo Laso ha sido el número uno en lo que a conquistas se refiere. Y el club le ha dado la baja.

Pablo padeció un infarto del que salió con las bendiciones de los médicos que le atendieron. Pablo quería continuar con su labor, pero en el Bernabéu consideraron que era peligroso, dado su carácter tan visceral, que continuara al mando del equipo. El Madrid le aseguró el año más de contrato que tenía y le ofreció un puesto en la dirección técnica hasta que dentro de unos meses se certificara médicamente que podía volver al banquillo. Pablo no se ha resignado a un año sabático y no ha aceptado la propuesta de la entidad. Se ha desvinculado con una salida que no puede calificarse de amistosa.

Pablo sostiene que tiene certificados médicos que avalan su buena salud, o lo que es lo mismo, la opinión de que puede seguir ejerciendo su labor como si el infarto no fuera algo considerado como antecedente peligroso para su salud.

Se ha roto la mejor relación que ha existido entre un entrenador y el club. En el Madrid no querían correr riesgos de padecer un drama en pleno partido. Fuentes próximas al entrenador han dejado correr la especie de que la ruptura ha sido cosa de alguien que no lo quería ver en el banquillo y que ya hacía tiempo que le tenía ojeriza. El término del contrato profesional no ha sido la mejor salida.

Posdata. Wimbledon anuncia final con dos gigantes. Nadal está en buen momento y Djokovic ha asido capaz de remontar un partido en el que perdía por dos sets a cero con el joven Sinner.

Sobre el autor de esta publicación