Sinner es tan bueno como Alcaraz

Campeonatos de Wimbledon 2022

EFECarlos Alcaraz

Carlos Alcaraz y Jannik Sinner están llamados a ser la gran pareja del inmediato futuro. Ayer jugaron en Wimbledon dos partidos. En el primero, el italiano demostró que es tan bueno como Alcaraz. Y por ello convirtió los dos primeros sets en casi paseo militar. Incomprensiblemente, el murciano que jugaba en casa, el público era como de La Condomina, dio la impresión de que por razones ocultas no había comparecido. Y de ello se benefició el italiano que ganó las dos primeras mangas sin que supiéramos si el murciano estaba o solo estaba por llegar.

El segundo partido comenzó a partir de tercer set. El italiano, que siempre fue un condotiero, en nada parecido a la elegancia de Nicola Pirtrangeli, jugador de la época de Santana, que parecía salido de un palacio de los Medici, está más cercano a Garibaldi y ello le llevó a casi amedrentar el murciano. Éste, cuando parecía que todo esta predeterminado, comenzó a reaccionar y consiguió entra en el segundo partido. Es decir, en el que tenía que demostrar que al menos iba a dar guerra.

Se tuvo que llegar al “tea break” para determinar la victoria. El italiano, que ante la nueva pujanza del español comenzó a fallar golpes de derecha que parecían propios de un infantil no supo aprovechar la ventaja que tuvo y perdió el set. En el cuarto no hubo mucho que rascar. Sinner se adelantó desde el comienzo y aunque continuaba fallando golpes inverosímiles, protagonizó junto a Alcaraz, en el emotivo juego del quinto juego del set, momentos de tenis más que brillantes. Fueron los instantes en que el público no se pudo contener y se puso en pie.

Hubo momentos en que pareció que la mayor pujanza de Alcaraz podía llevarnos al quinto set, pero no hubo tal. Casi fue espejismo. El murciano cometió errores con las dejadas de las que abusó cuando no estaba en las mejores condiciones para jugarlas. Es casi su golpe de muerte, pero ayer no le salieron todas a su modo.

El que será, probablemente, el gran dúo que llegará a las grandes finales, será la pareja que reemplazará a los actuales genios del tenis, Rafa Nadal y Novak Djokovic La pareja mostró en jornada dominical, algo que tiempo atrás estaba prohibido por la costumbre británica , escenificó momentos de enrome calidad tenística. Ganó quien esta vez fue mejor, pero tal calificación no la ha adquirido para siempre. Ambos, seguramente, se alternarán en los lugares de la elite. Apostar por alguno de los dos es prematuro. Sinner posee grandes virtudes, pero Alcaraz tiene el espíritu ganador que le permitirá remontar momentos adversos. Ayer casi lo hizo.

Posdata. Carlos Sáinz hijo, ganó en Silverstone. Desde los tiempos gloriosos de Fernando Alonso el automovilismo español no había vivido triunfo similar. Sáinz ya está en la elite de Ferrari.

Sobre el autor de esta publicación