El mercado, sin euros y atascado

WikipediaSantiago Bernabéu

Algunos jugadores que hace un par de años se consideraban grandes figuras y creían que su futuro estaba garantizado se están topando con una dura realidad: nadie da un euro por ellos y los traspasos son a la baja. Consecuentemente los salarios que se ofrecen son inferiores a los que están percibiendo en estos momentos. No hay club que no tenga en  el portal de salida de la entidad a jugadores con cierta importancia. En determinados casos los nombres están incluso en la lista de internacionales. En Primera División no hay clubes con dinero en caja y a lo que más aguardan es a obtener un contrato con jugador que haya quedado libre. En Segunda van a quedar libres mas de cien futbolistas y la mitad de ellos va a tener dificultades para encontrar nueva casa.

En lo últimos diez años las economías de los clubes han estado muy por encima de sus posibilidades. Todos tienen deudas importantes y tratan de aligerar la mochila de los contratos despidiendo a futbolistas a quienes los entrenadores ya no consideran imprescindibles. El cupo de los imprescindibles es tan corto que las operaciones de compro y vendo se están quedando como mucho en el cambio.

Los jugadores que pertenecen a grandes clubes, Madrid , Barcelona y Atlético pongamos por caso, tienen grandes problemas para cambiar de aires. La calidad es, en algunos casos de buena nota, pero el sueldo que perciben está por encima de todas las contabilidades. Algunos futbolistas, que se las han dado de grandes figuras, están en situación comercial muy precaria. Nadie los quiere recoger con el contrato que tiene firmado y ellos tampoco desean salir de la entidad a la que pertenecen porque rebajarse el salario lo entienden como humillación.

Se está dando el caso de jugadores a quienes se les ha pedido que se hagan a la idea de que han de cambiar de club, porque en el actual no van a tener protagonismo, y la respuesta ha sido muy simple; prefieren quedarse como está aunque sea sin jugar en espera de que termine el contrato actual y puedan salir sin la carga del traspaso. Algunos entrenadores van a tener dos plantillas que dirigir; la de los que van a estar en la pomada y los que han quedado para el muro de las lamentaciones.

Posdata. Todos los expertos coinciden en afirmar que el problema de Garbiñe Muguruza es mental. Necesita un tratamiento psicológico para que vuelva a ser lo que fue.

Sobre el autor de esta publicación