El Madrid se enmendó ante el Sheriff

El Real Madrid necesitó el siempre eficaz soporte de sus centrocampistas, Modric, Kroos y Casemiro para obtener la clasificación para octavos de final en solo medio partido. El Sheriff, que sorprendió en el Bernabéu no fue esta vez enemigo. Era necesaria la victoria para tener superada la primera fase de Liga de Campeones y un gol de Alaba en libre directo, con ayuda de un defensor que desvió el balón y un certero remate de Kroos desde el borde del área, quedó sentenciado el partido y la clasificación. El tanto de Benzema, la guinda. En el Metropolitano, el Atlético perdió el partido con el Milán, en el minuto 87 y ello le obliga a ganar en Oporto, equipo derrotado por el Liverpool. En casa perdió la gran ocasión para obtener el pase. El Madrid fue muy superior al Sheriff y en Madrid, el Milán no fue inferior al Atlético y de ahí que fuera justa su victoria.

El martes, tres equipos españoles, Barcelona, Villarreal y Sevilla se dejaron pendientes los deberes y agarrados a la última jornada. Como el Atlético. El Madrid, que comenzó tan deficientemente con la derrota ante el equipo moldavo, ha sabido reaccionar y ya no tiene que preocuparse por el último partido. En Tiraspol, Ancelotti volvió a dejar la responsabilidad a los tres centrocampistas. Cabe preguntarse qué puede ocurrir en el Bernabéu el día que desparezca el trío. Zidane hizo intentos por cambiar el conjunto y siempre que quiso regresar al camino del triunfo echó mano de los tres. Ancelotti puede cambiar a Asensio por Rodrygo y nadie más, salvo motivos de lesión. El once lo tiene claro.

En las últimas jornadas ha sido elevado a los altares balompédicos Vinicius que está en magnífica forma y sus incursiones por la banda izquierda producen situaciones de peligro. Sin embargo, la fortaleza del equipo no está en éste ni en Benzema que también ha llegado a ciertos aspectos sublimes, porque lo que manda es el grupo de los centrocampistas.

El Atlético careció de juego ordenado. Marcos Llorente y Carrasco, de laterales medio extremos, no contribuyeron excesivamente al control del fútbol de ataque. Solo Llorente, en la segunda parte, se dejó ver en sus carreras con centros peligrosos al área. Griezmann falló la primera gran oportunidad para marcar y en la parte final del encuentro, Simeone hizo cambios un tanto raros puesto que con la necesidad de vencer prescindió de Luis Suárez y hasta trató de cubrirse con Kondogbia que es gran defensor. Sus histerismos tratando de levantar a las masas no justifican el fútbol que practica su equipo.