Luis Enrique rompe con el falso nueve

La selección española de fútbol inventó lo del falso nueve y a la vista de que Ferrán Torres, Oyarzábal Gerard Moreno, por lesión, no pueden estar en el equipo, Luis Enrique ha llamado para los partidos contra Grecia y Suecia a dos delanteros centro con rodaje: Morata y Raúl de Tomás e incluso ha recurrido a Rodrigo Moreno, que también había desaparecido de las últimas convocatorias. No hace mucho tiempo, el seleccionador llegó a justificar la presencia de Morata con aquello de que el equipo eran éste y diez más. El jugador, que sigue en Italia, desapareció de las últimas llamadas y ciertamente no se le echó en falta. Tampoco ha vuelto al equipo Paco Alcácer al que las lesiones dejaron fuera incluso del Villarreal. A Luis Enrique se le han criticado diversas fórmulas y una de ellas era precisamente la ausencia de jugadores con clara vocación de área. La llamada de Raúl de Tomas, que sigue acreditando en el Espanyol su facilidad goleadora, ha sido tan justificada como lo habría sido si en su lugar hubiera preferido a Yago Aspas, que continúa siendo la mejor referencia atacante de su equipo, el Celta, y de la generalidad de la Primera.

No era fácil para el míster la composición de un conjunto que saliera al campo convencido de que puede ganar los dos partidos. Lo fundamental, a mi entender, es el primero. De vencer, la visita de Suecia cambiaría totalmente el escenario. Los suecos estarían obligados a ganar en Sevilla y ello daría más facilidades al equipo español, que en esas condiciones no se toparía con una muy poblada defensa.

La selección que prepara y mima Luis Erique no estará en Atenas ni Sevilla. Las ausencias de Pedri, Ansu Fati y Eric García cortan la tendencia a la construcción de nueva Roja. La presencia de Gavi es muestra de lo que pretende el seleccionador. Pero para llevar a cabo su proyecto son precisas las victorias. Caer y tener que jugar la repesca sería grave tropiezo emocional. A Luis Enrique no se le perdonaría. No tiene mano izquierda para tratar con los medios informativos. Y menos sin madridistas en la alineación.

Posdata. En Madrid cargaron contra Luis Enrique porque no llamó a Sergio Ramos, desaparecido en combate en París. La alienación del Madrid de la que debía echar mano el seleccionador la formaban Courtois, Carvajal, Militao, Alaba, Mendy, Modric, Casemiro, Kroos, Rodrygo, Benzema y Vinicius. En la suplencia Asensio, Nacho y Lucas Vázquez.