Xavi: “Ja soc aquí”

Xavi

Xavi fue recibido por miles de culés en el Camp Nou. Le faltó decir como Josep Tarradellas: “Ja soc aquì”. El Barça que está en clara crisis, en profunda depresión, ha recibido la buena nueva con la vuelta de Xavi. La aparición de éste ha creado las ilusiones que había perdido la afición. Miles de barcelonistas le recibieron con entusiasmos indescriptibles. Ahora, cabría preguntarse cuántos estarán en las gradas gritando el “Xavi vete ya”. Los entrenadores, dicen los cronicones, viajan con maletas de ruedas, En el caso del hijo pródigo no son precisas. Está en casa y en el peor de los casos su traslado no requiere valijas.

Ha regresado a casa, pero en el peor momento. Económica y deportivamente el club está en ruina. Le faltan posibles para remendar la plantilla, cuestión más que necesaria. Le faltan puntos para estar clasificado donde su historia requiere. Xavi acude al rescate de un equipo que precisa mucha ayuda para que pueda pervivir dentro de lo que se le supone.

El nuevo entrenador se encuentra con una nómina de jugadores en los que hay mucha juventud y, probablemente, mucho futuro. Sin embargo, construir un conjunto ganador, sobre la base de lo que hay en casa, solo es posible si se le da tiempo, si club y seguidores aceptan larga espera. En el vestuario hay más problemas de los que afloran. Alguien tendrá que inspeccionar las razones por las cuales hay tantas lesiones musculares y tantos días de espera para que los lisiados recuperen la forma física adecuada.

El Barça vive ahora una secuencia melancólica. Se ha volcado en el liderazgo de Ansu Fati, que es muy joven y ha de cuajar con el tiempo. Los barcelonistas suelen ser adictos a sus grandes figuras y si un tiempo fueron kubalistas y en otros declararon amor eterno a Johan Cruyff, el sucesor parece el joven canterano.

Con el elenco actual Xavi podrá mejorar, pero recibe un equipo que, salvo que en Liga de Campeones haga la hazaña inesperada, está muy lejos del título nacional. Y los más fieles siguen pensando en ser campeón en España. Sobre todo, porque ello es superar al Madrid que en este momento le saca tantos puntos de ventaja que ya no es posible el mano a mano.

Posdata. El Valencia hizo la machada de empatar con el Atlético en los minutos de prolongación. La gente lo celebró, pero ello no fue óbice para remarcar con sus gritos su disgusto con Peter Lim. Es protesta inútil, El singapurense es un perro del hortelano.