El Madrid, sin emocionar, gana

Real Madrid

El Madrid ni siquiera necesita jugar mejor que el contrarió para ganar el partido. Ante el Shakhtar tuvo un cuarto de hora de inspiración y en cuanto Benzema marcó el primer gol dio la impresión de que le bastaba. A partir del tanto hubo relajación y ello dio alas al equipo adversario para hacerse con el balón y llevar al Madrid a su terreno sin presencia intimidante. En el otro encuentro que afectaba a los madrileños, no hubo la menor concesión por parte atlética y en veinte minutos el Liverpool se hizo con el partido. A los goles de Jota y Mané sucedió la expulsión de Felipe pasada la media hora. Fue el golpe definitivo para que los colchoneros no pudieran levantar el partido pese al gran esfuerzo colectivo. Oblak tuvo que acudir al rescate con la parada que evitó el tercer tanto.

Al Madrid le pesan los partidos en la segunda parte y llega al momento del triunfo gracias a que Courtois hace las dos paradas de la noche y evita que el marcador se ponga preocupante. El Atlético, en inferioridad numérica, aguantó con varios cambios el dominio del Liverpool. Hubo incluso momento de alegría con el gol que marcó Luis Suárez, que fue anulado por fuera de juego de un compañero.

El Shakhtar empató en el minuto 39, en jugada en la que se pudo hablar de gol taurino porque Alan le dio un pase de pecho a Fernando que este remató de lo que podría considerarse estocada hasta la bola. Courtois en esta ocasión nada pudo hacer. Si intervino con acierto en el minuto 45, cuando detuvo un gran disparo de Fernando.

La primera parte aunque terminó con empate, es decir que no había llegado la victoria que se presentía y la consecuencia fue que el público mostrara sus discrepancias. Hubo pitos en la retirada al vestuario y ya no valió el hecho anecdótico de que Benzema, que acabó siendo bigoleador,  en combinación con Vinicius, marcara el gol 1.000 del Madrid en Liga de Campeones. Las estadísticas no son siempre balsámicas.

El equipo, que necesitaba mejorar en la segunda parte, volvió a estar dominado por el Shakhtar, pero cuando más aculado estaba llegó la contra en la que Benzema hizo el tanto victorioso. Lo que no había tenido vistosidad ni emociones se convirtió en nueva victoria. Más avance en la clasificación y de nuevo constancia de que al Madrid no se le puede perdonar porque al final encuentra el triunfo.

El Atlético trató de evitar la goleada que pretendió el Liverpool en los primeros minutos del segundo tiempo. Luego con la ventaja adquirida no apretó como al principio y los colchoneros, en esfuerzo solidario, evitaron los goles que pudieran tener importancia en la clasificación final del grupo.