Europa no permite más errores

La Liga de Campeones ha llegado al momento en que el menor error cuesta la vida del artista. Apenas quedan posibilidades para rectificar. El torneo europeo tiene dos fundamentos: la gloria deportiva y los ingresos económicos. Seguir en la competición es ganar un puesto de honor en la fase siguiente. Continuar en octavos de final es razón suficiente para que los emolumentos establecidos por la UEFA satisfagan parte del presupuesto.

Ocurre, sin embargo, que para los aficionados lo que cuenta son los resultados deportivos. Bastante menos los económicos porque se piensa que siempre habrá que acomodarse. Lo que aguarda a nuestros representantes es bastante distinto porque la clasificación no es para todos medianamente satisfactoria y no en todos los casos se puede apostar por la permanencia. Hay situaciones muy distintas.

La peor situación es la del Barcelona porque arrastra unos resultados nacionales e internacionales que no tienen nada que ver con las aspiraciones con las que arranca cada temporada. Las últimas noticias, en vísperas del importante partido en Kiev, anuncian mejoría en la enfermería y con ello la posibilidad de que Sergi Barjuan mientras aguardan en el Camp Nou el fichaje de Xavi, pueda mejorar la clasificación. Para Kiev están disponibles Ansu Fati, Araujo, Dembelé y De Jong. El Barça ya no tiene otra oportunidad. Para salir de la crisis necesita ganar en Kiev. Ello llevaría a sus seguidores la idea de que aún es reconocible.

El Sevilla que también juega el martes es equipo reconocible en todas sus virtuales. Sobre todo porque la expresa en cada ocasión. El Villarreal, que venció al Youg Boys en Suiza de manera espectacular, juega el partido de vuelta y junto a la victoria precisa recuperar el espíritu que tuvo en algunos morenitos de la pasada campaña. En la actual Unai Emery no ha encontrado la fórmula que le dé esperanzas en la Liga. En Europa es posible que siga adelante, pero en España empieza a estar más cerca de los puestos de abajo que de los de arriba por los que debería luchar al haber construido una plantilla muy superior a la del año pasado.

Por lo que respecta al Madrid y Atlético ambos merecen confianza. El miércoles será su día y apuntan a salir con buena nota.

Posdata. En Qatar se han puesto serios. Si el Barça quiere a Xavi, Laporta tendrá que ir allí a negociar. No aceptan intermediarios.