Ya se sabe lo que hay en el Barça

Barça Rayo

¿Qué es lo que hay? Después de la derrota en Vallecas tal vez muchos barcelonistas ya no tengan dudas, sino la cruda realidad de que su equipo no es ni parecido a lo que fue en otros tiempos, ni presenta muchas certezas sobre el futuro. ¿Qué es lo que hay”:  nada entre dos platos. Lo tradicional en estos casos es recurrir al despido del entrenador. Cuando hay que buscar un responsable no queda otra salida que la del técnico. A Koeman no lo echaron en su momento por razones puramente monetarias y darle ahora la boleta puede ser tan inútil como mantenerle. El problema del Barça no está en el banquillo. Sin duda está en la nefasta política que ha seguido la anterior directiva en los últimos años.

Los dirigentes barcelonistas optaron por mantener en la plantilla a Messi, cuando se podía presumir que acabaría pidiendo la salida. Habría sido gran solución venderlo y entre los cien millones de ahorro y los posibles 150 de venta, la economía de la entidad habría sido menos catastrófica que la actual.

Hubo un tiempo de fichajes sin la menor cordura. Se pagaron cientos de millones por jugadores que no han sido rentables en ningún monto. De Jong no pasa de ser uno más.  Dembelé ha pasado casi inadvertido. Coutinho ha vuelto porque nadie lo quiere adquirir y tampoco está para liderar al conjunto en el césped. Ningún técnico ha sabido ver la ausencia de un lateral derecho que pudiera parecerse a Dani Alves. Fijar todo el horizonte en Messi ha sido un grave error. El argentino era la solución en muchos partidos, pero se demostró en varias ocasiones, fundamentalmente en Liga de Campeones, que no bastaba. Ahora con Menphis, como el fichaje del año, se está demostrando que no es suficiente porque le falta el debido acompañamiento. Sacar de la chistera como un mago a varios jovencitos es acción bien intencionada, mas hay que ser consciente de que con ellos no es suficiente para un equipo con tantas pretensiones como el Barcelona.

En Vallecas bastó que Radamel Falcao demostrara que aún le quedan muchos goles por conseguir, para que el Barça fuera incapaz de equilibrar la balanza. Ni siquiera de penalti logró empatar. La jornada terminaba con el Madrid en el Bernabéu. Ni siquiera un despiste de los madridistas podía restar trascendencia a la gran crisis barcelonista. Del Madrid se sabe que aún tiene prestancia suficiente para aspirar a conquistar un título. Al menos, nacional. El Barça está para ganar el Gamper.

Posdata. El Valencia está en la cuesta abajo a pesar de que Bordalás obtuvo los refuerzos que pidió y el club no vendió a ningún jugador fundamental.