La nueva generación ilusiona

En el Bernabéu crecen las ilusiones puestas en Vinicius. En el Camp Nou la euforia por Ansu Fati no ha acabado, pero como sucedió mucho tiempo con Vinicius es recomendable esperar. El brasileño dio muestras de gran jugador desde el primer día, pero vivió constantes alternativas. Tras partidos en los que sugería el olé, hubo encuentros en los que creó indiferencias. Los jóvenes que aparecen en el fútbol de manera espectacular necesitan tiempo para que su fútbol tenga consistencia.

En el Camp Nou no hubo que aguardar mucho tiempo para ver como Ansu Fati estrenaba condiciones de goleador y las manifestaba incluso después de la larga lesión que padeció. La reaparición fue espectacular y la última aparición en el terreno de juego no estuvo a la altura de lo que de él se espera. Como es habitual, ahora será sometido a constantes exámenes para comprobar si lo que se soñó tenía consistencia o era simplemente muestra de calidad a pequeñas dosis.

Al brasileño se le aplaudió su manera de ir hacia el marco contrario, su habilidad para llegar al área en buenas condiciones de disparo y se le criticó constantemente su ausencia de tino para marcar. En la temporada actual da la impresión de que ha corregido lo que era su gran deficiencia. Vinicius no solo chuta a gol con más seguridad, sino que, además, corre a buscar la segunda jugada como no había hecho antes.

En Madrid hay entretenimiento promoviendo la candidatura de Benzema para el Balón de Oro. En Barcelona no hay corriente defensora de Messi, que aún está en condiciones incluso por los resultados internacionales, de ganar otra vez tan preciado galardón, porque su marcha le ha reatado gentes que le escriban. A fin de cuentas, ya no es de los nuestros que diría un culé.

Es interesante el nuevo paisaje del fútbol español. Tanto en el ámbito nacional como en el internacional cuenta con jugadores de cuya progresión, en principio no se puede dudar. En el Bernabéu ya cuentan con poder cantar las glorias de Vinicius y en el Barça además de Ansu Fati, que debe dar un paso adelante, tienen en Pedri y Gavi alicientes futuros.

La Liga española con la selección de Luis Enrique está aflorando algo más que promesas. Yeremy también entra en el cupo de la interesante nueva generación. Y no son los únicos.

Posdata. En las renovaciones de contrato a las jóvenes estrellas ya se les ponen cláusulas de 1.000 millones de euros. Y la pandemia aún no ha terminado.