Luis Enrique apuesta por el futuro

Ronad Koeman está justificando su labor al frente de la plantilla del Barcelona con la alineación de jóvenes jugadores a quienes se supone el futuro. Luis Enrique ha optado por misión similar. Las llamadas son cada vez más propias de quien mira hacia adelante aunque en el presente sufra algunos problemas. Koeman ha sacado de la Masía a jugadores como Gavi y éste aunque no ha jugado cuatro partidos enteros en el Barça también está en la selección.

No se recuerdan jugadores seleccionados sin haber cuajado en Primera. Gavi aunque apunta grandes condiciones, las que Luis Enrique que le conoce desde hace varios años, en etapa juvenil ha comenzado a mostrar en sus poca apariciones como azulgrana. La historia del deporte está llena de récords y ahora se apunta cualquier circunstancia para alimentar las estadísticas. Durante años, quien marcó época por su juvenil debú internacional fue el vasco Ángel Zubieta.

El seleccionador se ha tomado esta fase final -estúpidamente le llaman final a cuatro hecho que no se ha producido nunca jamás ya que la final la juegan solo dos- como nuevo ensayo. La llamada de tanta juventud es muestra inequívoca de que su proyecto está en el cambio radical del equipo nacional. La propuesta puede llegar a ser ilusionante si se piensa que el futuro ha de depender de los muchachos cercanos a la veintena que son los que Luis Enrique tiene en sus pensamientos. Gavi está en la línea de los Pedri, Ansu Fati, Pau Torres, Ferrán y demás futbolistas que aún están lejos de la treintena. Contra Italia, semifinal del campeonato europeo que la UEFA se sacó de la manga para hacer caja, no habrá ventajas porque el adversario no renuncia ni en torneos como el actual a contar con la veteranía y de ahí que la defensa esté defendida por Chiellini y Bonucci, dos ilustres centrales, contra los que los jóvenes españoles, sin un delantero centro de oficio, se las verán y desearán para poder tirar a gol.

Posdata. Ancelotti tiene mucho que reflexionar para que el Madrid no sufra altibajos como los que acaba de padecer.