Barça y Madrid, en caída

El Barcelona está en caída vertical. El Madrid no acaba de convencer porque tampoco gana los partidos que se supone que son para puntuar. El Atlético parece ser el único de los tres que mantiene sus aspiraciones a revalidar el título. Las crisis de los grandes suelen alcanzar niveles a veces extraordinarios. Por su condición los malos momentos suelen ser fenómenos tan polémicos que tapan parte de su grandeza. En el Camp Nou viven una de las situaciones más dramáticas de su historia. No sólo por las cuestiones económicas, que son de primerísimo orden, sino porque, además, la vida deportiva y la societaria no viven mejores momentos.

El presidente de la entidad Joan Laporta ha tenido que aceptar la continuidad del entrenador. Koeman estaba condenado y ha habido argumentos suficientes para que le mantenga en el cargo. No hay dinero para pagarle la indemnización y al tiempo contratar a su sucesor. De momento, la directiva se ha dado una prórroga para aguardar al instante más idóneo.

Fichar a Koeman no fue la medida más acertada. Lo primero que se le ocurrió fue decirle a Luis Suárez que se buscara la salida. La respuesta fue el gol que le marcó el sábado y que fue la sentencia de la derrota. El Barça ha perdido en dos años a Suárez, Messi y Griezmann. Demasiada pérdida.

El Madrid se ha quedado sin Sergio Ramos, que por cierto aún no se ha recuperado y de ahí que no haya debutado en el PSG, y Rafael Varane. Contra el Espanyol se mostró una día más su debilidad defensiva. Ancelotti probó equipo con Kroos y Modric y posteriormente alineó a Casemiro y Jovic. Los jóvenes Vinicius y Rodrygo no son siempre la salvación. Lo mejor del equipo sigue siendo Benzema. No sólo por su goles sino también por su juego que está muy por encima del resto de futbolistas. Es, sin duda, el faro que alumbra a todo delantero.

En Cornellá, el Madrid perdió por 2-1, pero estuvo a punto de recibir goleada porque Darder y Melamed perdieron dos oportunidades claras de gol. En ambos casos el marcador ya señalaba dos tantos de ventaja para los pericos. Darder y Embarba fueron suficientes para manejar el juego. Raúl de Tomás y Aleix Vidal los goleadores. Benzema salvó el honor madridista e intentó llegar a la igualada, pero no habría sido justo.

El Atlético no es el equipo que practica el mejor fútbol, pero de momento se mantiene en los puestos de cabeza. Simeone disfruta este año de una plantilla en la que puede hacer rotaciones sin que con ello se pierda fortaleza. Contra el Barça, Joao Félix, que no mantiene regularidad, esta vez fue el jugador al que se espera desde que fue fichado.

Posdata. El defensa del Valencia Diakhaby. en la pasada temporada, denunció al cadista Cala por una frase de tipo racista. No se pudo comprar el hecho, con documentos, pero los testigos directos lo testificaron. En Cádiz el jugador del Valencia fue recibido con una miserable pita y cada vez que tocó el balón fue silbado. Fue actitud deplorable impropia de un club de Primera.