Messi cantó el aria de París

Era noche de zapeo. Era noche que invitaba a ir saltando del Bernabéu a San Siro y de este al Parque de los Príncipes. Invitaba la sesión a presenciar la primera gran aparición en escena de los tres tenores del PSG. El aria principal la acabó cantando Messi, que hizo un gol fantástico en jugada en que también participó Mbpee. Con este tanto y el triunfo ante el Manchester City, los parisienses han visto más que justificada la contratación del argentino. Dominó el City y fue más eficaz el conjunto francés. En el Bernabéu. El Madrid cantó un requiem. Perdió con el Sheriff que en este caso no era siquiera John Wayne.

Era noche para comprobar hasta que punto era anecdótica la aparición en el estadio madridista de un equipo moldavo que ha inventado un exmiembro del KGB soviético. La transmisión de partidos invitaba a ver en París a Neymar. Mbpee y Messi juntos. Era preciso comprobar si el Atlético era capaz de marcar nuevas sensaciones.

De los tres encuentros el mas interesante, sin duda, era el de París. Se enfrentaban los dos clubes de millonarios y, sobre todo, había morbo porque de un lado estaba Pep Guardiola y de otro Messi. Era el momento de comprobar si los del City mantenían su fórmula de toque frente a un conjunto que al contragolpe le podía matar.

Y ocurrió que el equipo inglés no perdió un instante el espíritu de Guardiola. Todo por el balón. Todo por la posesión. Todo por arrinconar al adversario en su parcela y no fiar la victoria a un contraataque que es lo que empezó pasando a los nueve minutos con una jugada en la que en el arranque participó Messi y que Gueyé transformó en gol. Para el City no cabía jugar a la desesperada. Stirling, De Bruyne y sobre todo Marhez por la banda derecha trataron de acogotar al PSG, que no acababa de poner a maniobrar a sus tres estrellas. En la mejor ocasión Ander Herrera remató alto. La gran ocasión para los ingleses estuvo en la jugada en la que dos de sus jugadores estrellaron la pelota en el larguero.

El Madrid se topó con un gol inesperadamente. El Sheriff antes de la media hora tuvo la osadía de batir a Courtois, que instantes antes, habia cometido un error impropio. Ir la descanso con desventaja el día que se había vuelto al Bernabéu con la Liga de Campeones era improcedente y se caía en la indignidad porque perder con un equipo moldavo con ese nombre era posibilitar chistes de toda índole. Y ocurrió a pesar de que Benzema logró el empate de penalti. Thill hizo un tanto que se recordará en las páginas negras del madridismo.

El Atlético tuvo ventaja por la expulsión de un contrario, pero para entonces Leao ya le había marcador un gol en jugaba en que participó Brahim. La aparición de este nombre español se unió a los varios que sonaron en los seis equipos participantes. Incluido el de Del Cerro Grande árbitro en París. Los colchoneros lograron el empate con Griezmann y en el minuto 97 Luis Suárez logró la victoria. Los rojiblancos fueron de menos a más y consiguieron un triunfo de peso.