El Barça pregona su decadencia

El Barça volvió a dar muestras de decadencia. En Cadiz acabó angustiosamente y Ter Stegen salvó el empate. De Jong y Koeman fueron expulsados. Ambos equipos intentaron ganar y fallaron las pocas ocasiones de gol que crearon. Al Barcelona actual solo le valen las paradas de Ter Stegen y lo qu pueda inventar Menphis Depay.

No están en el campo Pedri, Ansu Fati, ni Dembelé. No se sabe a qué están el presidente, Joan Laporta, y el entrenador, Ronald Koeman. El Barça actual, en el mejor de los casos, se relame las heridas. Para no sufrir en demasía la situación actual puede acogerse al hecho de que en dos años han desaparecido Luis Suárez, que marca goles con el Atlético, Griezmann que ha regresado al Metropolitano, donde tampoco parece hallarse y por supuesto el equipo ha perdido el encanto de Messi. Podría parecer que los debates y las polémicas fundamentales han de ser estrictamente deportivas y, sin embargo, lo que manda son los mensajes que se cruzan el presidente y el entrenador.

Laporta acude al mensaje de que todo mejorará y que hay que tener paciencia porque cree en el futuro. Koeman si tiene alguna ilusión es la de contradecir al presidente y, sobre todo, en hacer un equipo para el futuro. En Cádiz volvió a contar con Gavi y Demir. Es la fórmula para que, en años de tribulación, mande el mensaje de que su idea es la de crear un conjunto joven y que pueda recobrar la imagen de años pasados.

Es posible que Laporta esté condicionado por la situación económica que recibió de Bartomeu, pero en el Camp Nou comienzan a poner en duda sus esloganes. Ya nadie podrá quitarle de encima la salida de Messi. En el Camp Nou las derrotas como la padecida frente al Bayern duelen más porque se comprueba la debilidad de la plantilla. El Barça da la sensación de que es conjunto que no puede estar a la altura de lo que sus socios desean. Los cambios que introduce Koeman son soluciones casi a la desesperada.

Lo peor que le puede suceder al presidente es que cunda la insidiosa frase de Javier Tebas, según la cual, Laporta está dominado por Florentino Pérez. El Barça a la sombra del Madrid es mensaje que hiere las conciencias culés.

Posdata. David Albelda, que jugó en el Valencia que destrozó Koeman, al conocer el fichaje de éste por el Barça dijo que se alegraba porque con ello la Liga estaría mas igualada.